(ABI).- Grupos de políticos fracasados provenientes de partidos de derecha y del esquema neoliberal azuzaron las acciones de violencia suscitadas el pasado jueves en las ciudades de La Paz y El Alto, denunció el domingo el vicepresidente Álvaro García Linera.

En una entrevista en el programa el Pueblo es Noticia de la red estatal de medios de comunicación, García Linera dijo que “miristas, emenerristas, adenistas, enferistas, de Unidad Nacional y del MSM” alentaron las manifestaciones de protesta contra el gobierno a consecuencia del alza en el precio de los carburantes.

“Reaparecieron los derrotados y fracasados resabios del neoliberalismo y de la derecha extrema con el fin de desestabilizar al Gobierno”, anotó.

Indicó que de esa manera aparecieron en los medios de comunicación viejos políticos como el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, el ex diputado del MNR, Guillermo Richter, el cívico cruceño Luis Nuñez, el empresario y jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina y el ex alcalde de La Paz, Juan del Granado, entre otras personas, para criticar a las autoridades y exacerbar el ánimo de la población.

García Linera señaló que Del Granado llegó a exigir la convocatoria a un referéndum para que la población se manifieste sobre la nivelación de precios de los combustibles líquidos con relación a los vigentes en el mercado internacional.

“El presidente Evo Morales realiza un referéndum permanente al estar en contacto con la población y sus representantes a fin de conocer sus demandas y reivindicaciones con el fin de solucionarlas”, aseveró.

Dijo que el MSM de Del Granado organizó y pagó hasta a grupos de choque y pandillas para que se encarguen de provocar la violencia y el ataque a sedes de organizaciones sindicales y de empresas estatales.

“Atacaron las instalaciones de la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVE) y de la Central Obrera Regional (COR) de la ciudad de El Alto y de las empresas estatales Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Boliviana de Aviación (BoA) y otros”, enfatizó el segundo Mandatario de la Nación.

Lamentó igualmente que esa jornada de protesta se haya alentado desde esas agrupaciones neoliberales y de derecha que se queme la bandera de Venezuela, sin valorar la cooperación desinteresada que brinda esa nación a Bolivia.

Otro de los hechos que mostraron la virulencia derechista y fascista fue que estos grupos rentados por los frentes neoliberales deseosos por volver al poder intentaron quemar el monumento al comandante guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara que existe en la ciudad de El Alto.

Enfatizó que como una coincidencia en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra miembros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) pretendieron intervenir en las oficinas de YPFB.

El Vicepresidente se refirió específicamente al empresario cementero y jefe de UN, Samuel Doria Medina, de quien dijo que en su pasado como ministro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue un “privatizador de empresas estatales para dejarlas en manos de transnacionales que dilapidaron los recursos y el patrimonio nacionales”.

Manifestó que una noche antes de que el presidente Evo Morales emitiera su mensaje a la nación el miércoles, Doria Medina afirmaba en un canal de televisión de que el Gobierno iba a adoptar medidas como el cambio de cotización del dólar con relación al boliviano, al reducirla a cinco bolivianos por unidad.

“Ese terrorismo financiero desarrollado por Doria Medina hizo que al día siguiente miles de pobladores pugnaran en algunos bancos por sacar sus ahorros en dólares”, puntualizó.

Agregó que solamente ese día fueron sacados de las cuentas bancarias unos 200 millones de dólares ante la falsa información difundida por el empresario.

“En base a una mentira pretendían provoca r una corrida bancaria y una desestabilización de la economía y del propio Gobierno”, expresó el Vicepresidente.

“El pueblo no debe caer en esas trampas urdidas por frentes de derecha y fascistas que pretenden crear malestar y debilitar el proceso de cambio”, enfatizó.