Beijing, (PL).- China despide el 2010 con una nueva credencial que reafirma su continuo avance: el país clasifica hoy como la segunda economía del mundo. En el segundo trimestre del año, el valor de la producción de bienes y servicios del gigante asiático llegó a un billón 330 (millón de millones) mil millones de dólares, superior en 50 mil millones de dólares al de Japón, hasta entonces en la citada posición. Nada sorprendente en ese cambio si se recuerda que el crecimiento de la economía china de 1978 a 2009 fue de 9,9 por ciento.

El año pasado, cuando se sentían con fuerzas los efectos de la crisis desatada en 2008, su Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 9,1 por ciento, luego de ser revisado al alza.

Para 2010, último año del XI Plan Quinquenal, el país se propuso nuevamente una expansión en torno al ocho por ciento, consciente del difícil escenario internacional por el mencionado fenómeno.

Ese propósito también se correspondía con el objetivo de favorecer la calidad del crecimiento económico mediante la transformación de su modelo, o sea, reducir la dependencia de las exportaciones y promover una mayor eficiencia energética como requisito para un desarrollo sostenible. A juzgar por las estadísticas, la meta se alcanzará.

En los tres primeros trimestres, la expansión interanual del PIB fue de 11,9 por ciento, 10,3 y 9,6, por ese orden. De enero a septiembre, el referido indicador se amplió 10,6 por ciento respecto a igual etapa del año pasado.

La solidez de la economía china puede verse también en su comercio. Según los datos de noviembre, las exportaciones e importaciones crecieron 34,9 y 37,7 por ciento al compararlos con los del mismo período anterior.

Ese mes, los envíos a mercados foráneos sumaron 153 mil 330 millones de dólares, mientras las compras llegaron a 130 mil 430 millones de dólares, con un saldo favorable de 22 mil 890 millones de dólares. Las compras y ventas alcanzaron 283 mil 760 millones de dólares, cifra récord.

De enero a noviembre, el comercio chino llegó a dos billones (en el sentido de millón de millones) 680 mil millones de dólares, con un alza interanual de 36,3 por ciento. En buena medida esos resultados se deben a la estrategia diseñada para hacer frente a la mencionada crisis, incluidos un plan de estímulo de 586 mil millones de dólares y una política fiscal proactiva y una monetaria moderadamente flexible.

Otro indicador del buen comportamiento de la economía china es la inversión extranjera directa, que en noviembre sumó su decimosexto mes consecutivo con alza, de 38,17 por ciento sobre la de igual etapa anterior.

Hasta ese momento, el total alcanzaba 91 mil 707 millones de dólares, superior en 17,73 a la del mismo período de 2009, con lo que la segunda economía del mundo se ratificó como uno de los mercados más atractivos para esos flujos de recursos.

En medio de esa relación de éxitos, algunos problemas, uno de ellos, la inflación, que se sintió con más fuerza en el último trimestre. Octubre registró un aumento en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 4,4 por ciento, la más alta en 25 meses, y en noviembre, la situación se agravó al elevarse a 5,1 por ciento, el mayor en 28 meses, mientras la meta oficial es mantener el alza en los precios en torno al tres por ciento.

Esa tendencia obligó al gobierno a aplicar varias medidas para controlar la marcha negativa del principal barómetro de la inflación. Las disposiciones incluyeron un reforzamiento del combate contra la especulación, con elevadas multas para los acaparadores, la liberación de reservas de productos como azúcar, granos y aceite a fin de garantizar el suministro y estabilizar las cotizaciones.

También se incrementaron las tasas de referencia de préstamo y depósito a un año a fin de absorber la liquidez en el mercado y ya se anunció que para 2011 la política monetaria relativamente flexible será sustituida por una prudente.

Cabe recordar que solo en noviembre los nuevos préstamos llegaron a 564 mil millones de yuanes (85 mil 450 millones de dólares), por lo que se prevé un total por encima del tope de siete billones (millones de millones) 500 mil millones de yuanes fijado para el año.

Al IPC del mes pasado contribuyeron de manera significativa los alimentos, con alza de 11,7 por ciento. Esos productos constituyen una tercera parte de los que se toman para calcular el citado indicador.

Uno de los factores asociados a este problema son los desastres naturales que golpearon al país en el año, incluidas sequías, lluvias con niveles históricos e inundaciones, todos responsables de enormes daños al sector agrícola, entre otros.

Otro tema preocupante fueron los precios de los bienes raíces, que en noviembre subieron 0,3 por ciento respecto al mes precedente y 7,7 por ciento interanual en las 70 principales ciudades del país.

Ese fue el tercer período consecutivo con aumento, luego de los registrados en octubre y septiembre, de 0,2 y 0,5, respectivamente.

Las estadísticas reflejan una baja si se recuerda que el crecimiento anual se situó en 12,8 por ciento en abril, cuando el gobierno aplicó medidas para contener esa tendencia. En octubre el incremento fue de 8,6.

Si bien es cierto que los avances económicos son sostenidos, China continúa enfrentando como reto superior la reducción de la brecha en los ingresos, sobre todo entre las zonas urbanas y rurales, un tema de preocupación nacional cuya solución impone una mejor distribución de la riqueza, de lo que las autoridades están conscientes.

Aun así, el país más poblado del mundo sigue sacando a millones de personas de la pobreza, sin negar su condición de nación en desarrollo.

* El autor es corresponsal jefe de Prensa Latina en China.

************

China opera la mayor red de trenes rápidos del mundo

China dispone de la red de trenes rápidos más larga del mundo, con siete mil 531 kilómetros, comentó el ministro del ramo Liu Zhijun, durante el VII congreso internacional sobre el tema. Este tipo de vehículo opera a una velocidad de hasta 350 Kilómetros por hora (Km/h) de manera confiable y segura.

Para 2020 la longitud total de vías férreas en funcionamiento en China superará los 120 mil Km, de las cuales más de 16 mil Km corresponderán a las de alta velocidad.

China encamina sus esfuerzos hacia el desarrollo de una nueva tecnología de trenes rápidos de velocidades de más de 500 Km/h, con la cual liderará la construcción de esos medios de transporte.

El pasado día 3 de diciembre un tren bala del gigante asiático llegó a desplazarse durante una prueba a 486,1 Km/h en un tramo de la línea Beijing-Shanghai, que se estima comience a prestar servicio en 2011.

El tren bala chino estableció un récord mundial de velocidad. La marca de 486,1 kilómetros por hora (Km/h) fue alcanzada en un tramo de la ciudad de Zaozhuang a la de Bengdu, en las provincias orientales de Shandong y Anhui, respectivamente, que pertenece a la línea Beijing-Shanghai, la más larga del orbe entre las de alta velocidad.

Este nuevo logro representa el avance de la innovación tecnológica china, indicó Wang Yongping, portavoz del Ministerio de Ferrocarriles, citado por la prensa local. Con fines comerciales, estos trenes del modelo CRH380A se conocen en el país como CRH (China Railway High Speed, por sus siglas en inglés).

El récord anterior, de 416.6 Km/h, se impuso en septiembre pasado durante otra prueba realizada en un tramo de una línea similar entre la municipalidad de Shanghai y la de Hangzhou, capital de la provincia vecina de Zhejiang, inaugurada en octubre último.

El sistema ferroviario chino inauguró el 22 de diciembre un tramo de 377 kilómetros que pasa a la historia como una hazaña, al incluir 159 túneles y 253 puentes entre montañas escabrosas.

Construida por 50 mil trabajadores, la línea Yichang-Wanzhou fue la más costosa y difícil de montar por discurrir a lo largo del borde oriental de la meseta Yunnan-Guizhou, en el suroeste del país, y costar tres mil 410 millones de dólares, es decir, unos nueve millones de dólares por cada kilómetro de vía, según fuentes del sector.

El viaje inaugural se realizó desde la ciudad de Enshi a la de Yichang, ambas en la provincia central de Hubei, con 900 pasajeros.

Con la apertura de esta nueva vía la duración del recorrido entre el distrito de Wanzhou, en la municipalidad suroccidental de Chongqing, y Wuhan, capital de Hubei, se acortará de 22 a cinco horas. Ello facilitará los desplazamientos entre las regiones del centro y este y las zonas montañosas de suroeste, menos desarrolladas económicamente.

También se espera que sectores como la agricultura, industria, comercio y turismo se fortalezcan, afirmó el subdirector de la Comisión de Desarrollo y Reforma de Hubei, Wang Jianzu, citado por la prensa local.

Uno de los mayores desafíos de esta ruta fue el túnel de 10 mil 528 metros que atraviesa la montaña Qiyue, el cual requirió casi seis años de trabajo debido a las complejas y peligrosas condiciones geológicas, de acuerdo con participantes en el proyecto.

— —

Crece inversión extranjera en octubre por decimoquinto mes

China recibió siete mil 663 millones de dólares en inversión extranjera directa (IED) en octubre, decimoquinto mes con alza en ese indicador. Ese total supera en 7,9 por ciento al de igual etapa anterior, precisó el Ministerio de Comercio.
De enero a octubre China captó IED por valor de algo más de 82 mil millones de dólares, con un aumento de 15,71 por ciento al comparar el dato con el del mismo período de 2009.
La segunda economía del mundo se ratifica así como uno de los mercados más atractivos para esos flujos de recursos
El país estuvo entre los primeros en recuperarse de los efectos de la crisis económica internacional en este sector. A las compañías con inversión de ese tipo se les reconoce como una de las principales fuentes de empleo. Se espera que al cierre del plan quinquenal 2006-10 las plazas creadas por esas entidades se aproximen a los 45 millones, según estadísticas oficiales.