(ABI y agencias).- El Poder Ejecutivo proscribió mediante decreto 734 la circulación de pasaportes diplomáticos “para restringir los privilegios y evitar que ese documento sea utilizado para situaciones indebidas”, informó el ministro de Gobierno Sacha Llorenti. El cardenal Julio Terrazas, arzobispos y obispos, ex presidentes y ex vice presidentes tenían pasaporte diplomático de por vida, e incluso sus hijos y esposas gozaban de ese privilegio.

“En realidad, la emisión de ese decreto es una nueva muestra de la política de austeridad del Gobierno, que no sólo significa la reducción de salarios, sino la limitación de privilegios de algunas autoridades”, dijo Llorenti.El funcionario pareció reaccionar a los dichos del cardenal boliviano Julio Terrazas, que lamentó la supresión de documentos de paso internacional. “En el caso de la cabeza de la Iglesia Católica si nosotros le entregamos ese documento tendríamos que hacer lo mismo con otras las cabezas de todas las iglesias; cristiana evangélica, metodista, musulmanes, cristianos ortodoxos o de todas las fes”, replicó.Justificó que la adopción de la medida responde al uso inadecuado del pasaporte diplomático desplegado en el pasado.Dijo, en tono de denuncia, que ex presidentes y ex vice presidentes tenían pasaporte diplomáticos de por vida, y que, incluso, hijos y esposas de éstos gozaban de ese privilegio.”Ahora los familiares del Presidente, del Vicepresidente, Canciller y de los representantes diplomáticos no contarán con esos privilegios”, insistió Llorenti y aclaró que el presidente Evo Morales “nunca” solicitó un documento de ese orden.

Las ex autoridades de Estado y los jerarcas de la Iglesia Católica deben devolver sus pasaportes a la Cancillería en un plazo de 60 días.

A partir de ahora, contarán con pasaporte diplomático el Presidente, Vicepresidente, los diputados y senadores, el presidente de la Corte Suprema, los ministros, el Procurador y los presidentes de los tribunales Constitucional, Agroambiental, Electoral, Consejo de la Judicatura.

El decreto dispone además que los bolivianos que porten pasaporte diplomático están obligados a pasar revisión por la Aduana Nacional, “lo que antes no ocurría y el documento era utilizado para hacer pasar contrabando a título de valija diplomática”, enfatizó Llorenti.