Buenos Aires, (PL y Telam).- El gobierno de esta Ciudad Autónoma deberá responsabilizarse con la vida interna en el Parque Indoamericano, ocupado desde la pasada semana por más de 13 mil personas que demandan solución a sus problemas de vivienda, dispuso la jueza Elena Liberatore después de considerar cumplido el “proceso de pacificación” del predio, donde un violento desalojo y enfrentamientos entre ocupantes y vecinos dejó un saldo de tres muertos.

A partir de ahora, “el gobierno porteño tiene que hacerse cargo de lo que hace a la vida interna” del parque, mientras el gobierno nacional se ocupará de la contención y pacificación externa de la zona, anticipó la víspera Alicia Kirchner. La ministra de Desarrollo Social de la Nación hizo el anuncio al dar a conocer los resultados de un censo realizado entre los ocupantes, según el cual hay allí 13 mil 333 personas, el 95 por ciento de las cuales son vecinos de la Ciudad de Buenos Aires.

El conteo, que se realizó en 40 horas de trabajo continuo, reveló además que sólo 47 de los asentados en el predio poseen alguna propiedad en otra zona del país y 880 reciben subsidios del gobierno porteño.

Los incidentes en torno al Parque Indoamericano, localizado en la zona sur de esta urbe, comenzaron el martes último estimulados por las promesas de campaña electoral del partido Propuesta Republicana (PRO), señaló el jefe de Gabinete argentino Aníbal Fernández.

“Esta fue la consecuencia de la promesa del PRO. Hay una importante cantidad de denuncias de los ocupantes de haber sido motivados a tomar el predio, previo pago de 700 pesos” (unos 175 dólares), apuntó el alto funcionario gubernamental.

Fernández y el ministro de Justicia Julio Alak ofrecieron también ayer una conferencia de prensa sobre los ataques a efectivos de la Prefectura Naval que custodian el Parque Iberoamericano y sus alrededores, con un saldo de 14 heridos.

No es casualidad lo que está sucediendo, sostuvo Fernández, quien responsabilizó a “punteros políticos de la Capital Federal y dirigentes políticos de la provincia de Buenos Aires” por estos hechos.

El jefe de Gabinete negó que fueran vecinos enojados quienes cometieron los desmanes en el Parque Indoamericano, en los cuales murieron tres personas. Se trata, dijo, de “activistas” que buscan sembrar desconcierto y preocupación.

La explosiva situación del Parque Indoamericano no es sólo el fracaso de la política habitacional del gobierno que encabeza Mauricio Macri, sino la consecuencia de la absoluta ausencia de gastos de infraestructura, opinó el ministro argentino de Economía Amado Boudou.

Boudou señaló que el Instituto de Vivienda porteño contaba para este año con un presupuesto de más de 103 millones de dólares, del cual sólo gastó hasta noviembre 18,9 por ciento. El problema que tiene el gobierno de Macri es una combinación de desidia e incapacidad, de desinterés y discriminación, evaluó el Ministro.

Recordó que la pasada semana el partido Propuesta Republicana (PRO) de Macri comenzó su campaña anunciando la entrega de títulos de propiedad de los terrenos donde se habían construido casas en una decena de villas.

Esta fue la consecuencia de la promesa del PRO. Hay una importante cantidad de denuncias de los ocupantes de haber sido motivados a tomar el predio, previo pago de unos 175 dólares, apuntó Fernández en un artículo escrito para la agencia de noticias Télam.

En agosto pasado, la administración de Macri afrontó la toma de más de una veintena de colegios secundarios, cuyos alumnos reclamaban al gobierno porteño mejoras edilicias y la ejecución del presupuesto educativo.

Días después, los sucesivos derrumbes de un gimnasio y de una discoteca, con saldo de cinco muertos, motivaron que legisladores de la oposición denunciaran la presunta corrupción existente en los sistemas de controles e inspección del gobierno porteño.

Por añadidura, los violentos disturbios ocurridos la pasada semana en el Parque Indoamericano fueron atribuidos por Macri a una presunta “inmigración descontrolada” y al avance de la delincuencia y el narcotráfico.

Los dichos del jefe de Gobierno capitalino provocaron la inmediata reacción de la embajada de Bolivia, que rechazó “enfáticamente las desaprensivas declaraciones” de Macri y exigió disculpas.

Tales expresiones, subrayó la misión diplomática, generan un clima de xenofobia en contra de la comunidad boliviana, estigmatizando a quienes, como en este caso, aportan al desarrollo y economía de este país que los acoge con una Ley Migratoria respetuosa de los Derechos Humanos.

La embajada de Bolivia en Argentina enfatizó que “no se puede vincular la migración con actos delincuenciales”. A pesar de ello, la embajada boliviana exhortó a los migrantes bolivianos a ser “respetuosos de las leyes y normas del país donde se encuentren”. “Nuestros compatriotas no han venido a usurpar tierras, sino a construir sueños conjuntamente con los argentinos”.

“La Embajada de Bolivia hace saber que la comunidad boliviana en Argentina se caracteriza por su esfuerzo y vocación de trabajo, demostrada a través de emprendimientos productivos que contribuyen al desarrollo de la economía regional y nacional”, expresa un comunicado de la embajada.

Asimismo, en el documento también agradece y destaca “las palabras de la señora Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que ha tomado acciones para una salida pacífica a esta situación”.