(Prensa Latina).- Cientos de voluntarios y “hackers” favorables a la piratería en Internet realizan ataques cibernéticos masivos en apoyo a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, detenido actualmente Londres. Este grupo, que se hace llamar “Anónimos”, atacó los servidores de las empresas trasnacionales de tarjetas de crédito MasterCard y Visa así como el sitio en Internet de la ex candidata republicana extremista a la vicepresidencia Sarah Palin. Con anterioridad atacó a la Iglesia de la Cientología y a varios sitios de la industria musical disquera, según el New York Times.

Los sitios atacados hasta ahora en todos los casos han emprendido acciones que afectan de una u otra manera las operaciones de WikiLeaks.

Los portales del fiscal sueco que lleva el caso y del abogado que defiende a las dos mujeres que acusan al australiano Assange, fueron desactivados también conjuntamente con el del senador estadounidense Joe Lieberman, quien es un recalcitrante enemigo de WikiLeaks.

El grupo además clonó cientos de sitios espejos para que WikiLeaks pueda seguir revelando documentos secretos sin ser sacada del aire por sus actuales enemigos.

La Operación Revancha está compuesta por miles de usuarios que se ofrecen voluntariamente para integrarse en una red clandestina controlada remotamente, que adopta el nombre de “botnet”.

Y a través de la misma logran inhabilitar servidores en distintos países con total impunidad según el sitio The poet bench.com.

Además fueron atacados masivamente: el sitio de pagos PayPal, el de venta de libros por Internet “Amazon”, el de un banco suizo, así como el principal portal del gobierno sueco, según la misma fuente.

Los ataques de los piratas rebeldes del ciberespacio afectaron seriamente todas las compras navideñas en diversos países y desataron una ola de pánico entre diversos sectores de la vida política, comercial y militar asegura la lista actionla@lists.riseup.net.

El virus de la libertad de Internet

Los voluntarios facilitan una herramienta o software que se puede bajar a cada computadora y que provoca el envío de mensajes simultáneos que literalmente hacen que los servidores colapsen durante un tiempo.

Si las autoridades policiales revisan las computadoras de los simpatizantes estos pueden alegar que fueron infestados por un virus informático de manera casual y no pueden ser penados legalmente por sus ataques.

La herramienta cibernética que utilizan anuncia una vez que es instalada que “ahora deben sentarse cómodamente y mirar el show de los efectos que va a provocar”.

Las posibilidades de que alguien sea detenido por tenerla instalada son nulas hasta ahora, publica la lista austinagainstwar@yahoogroups.com.

Muchos usuarios opinan que el próximo sitio que eventualmente será atacado es Twitter, ya que clausuró unilateralmente la cuenta que tenía el grupo “Anónimos” con ellos denominada “Operación Anon”.

Uno de los representantes de los hackers que utilizaba el seudónimo de “Sangre Fría”, o “Coldblood” en inglés, se identificó ante los medios de prensa como un programador de 22 años que trabaja en Londres.

Aseguró que “todos los portales que se plieguen a las presiones desatadas por Estados Unidos serán blancos de los próximos ataques informáticos”.

El mismo dijo que WikiLeaks es más que un sitio que revela documentos y denuncia, sino que es también un nuevo campo de batalla donde el pueblo se puede enfrentar a sus gobernantes.

En un comunicado que apareció en Twitter el grupo “Anónimos” colocó el siguiente mensaje: “Hola mundo, nosotros somos un grupo que opera en el anonimato y lo que sepan o ignoren de nosotros ahora es irrelevante”.

Queremos contactarlos a todos, a los medios de prensa para que conozcan nuestro mensaje, intenciones y blancos futuros en esta campaña pacifica por la libertad de expresión, añadió. Que la internet sea para los periodistas honestos y los ciudadanos de cualquier país independientemente de lo que piensen o digan, aseveró.

Este grupo lucha por ustedes y la Internet es el último bastión de la libertad en este mundo en acelerado desarrollo tecnológico donde todos podemos conectarnos y ser fuertes, explicó. “Por eso quieren aplastar a Wikileaks y temen nuestro poder cuando nos unimos. No somos una organización que quiera hacer justicia con sus propias manos, ni somos terroristas. Nunca olviden esto”, puntualizó.

Una acusación risible

Assange no ha sido formalmente acusado de ningún delito, pero está requerido por INTERPOL por haber presuntamente mantenido contacto sexual con dos mujeres de dudoso pasado, pero que están vinculadas según diversos medios de prensa a los servicios especiales estadounidenses.

El sigue declarandose inocente y calificó este caso como una cacería de brujas que se ha intensificado desde que WikiLeaks divulgara internacionalmente miles de los más sensibles cables diplomáticos secretos del gobierno de Estados Unidos.

Uno de los abogados del equipo de defensa de Assange, Mark Stephens, dijo según Democracy Now: “El juez del caso no vio ninguna evidencia contra su cliente y se aprobó una orden de captura solamente por supuestamente practicar el sexo sin protección entre adultos, lo que es una burla al sistema judicial sueco y a toda la comunidad internacional”.

Stephens expresó que: “En estas circunstancias, creo que veremos otra nueva solicitud de fianza para mi cliente y eso será solamente la punta del iceberg del conjunto de acciones internacionales que planeamos ejecutar en los próximos días” .

Y aseguró:”Esto se va a generalizar muy pronto, muchas personas se van a presentar para servir de garantes al señor Assange. Hay muchos que están convencidos de que es inocente y la mayoría piensa que esta acusación se debe a una vendetta por motivos netamente políticos”.

El New York Times informó que el Departamento de Justicia investiga distintos variantes para encausar a Assange no sólo con la Ley de Espionaje, sino también por conspiración y tráfico de documentos secretos hurtados.

* El autor es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.

— —

Crece red internacional de apoyo a Wikileaks

Londres, (PL).- La embestida contra el portal Wikileaks y su fundador, Julian Assange encuentra rechazo de una creciente red de ciudadanos en diversos países del mundo que, a través de diversas acciones, expresan su respaldo al sitio web. El grupo de activistas cibernéticos denominado Anonymous (Anónimo) reivindicó un ataque contra las páginas web de MasterCard y Visa. También asumieron la responsabilidad de otras acciones, entre ellas, un reciente bloqueo digital al banco suizo que congeló las cuentas de Assange. El australiano de 39 años de edad fue arrestado el pasado martes en Londres tras la emisión de una orden europea de detención a solicitud de la fiscalía sueca, interesada en interrogarlo por supuestos delitos de acoso y violación sexual. Al respecto, agrupaciones civiles y políticas en diversas latitudes del planeta comenzaron a movilizarse para pedir la inmediata libertad de Assange. Tras su arresto, varias decenas de activista protestó frente al tribunal de Westminster, encargado del proceso en Londres. Entre quienes apoyan a Wikileaks y a su fundador figuran varias personalidades que ofrecieron conjuntamente hasta 213 mil euros para la fianza de Assange, entre ellos el cineasta británico Ken Loach. También integra la campaña de solidaridad el renombrado lingüista, filósofo y activista estadounidense Noam Chomsky, quien se unió a una petición de intelectuales australianos para que el gobierno de Canberra interceda frente a la retórica cada vez más violenta contra su ciudadano. El periodista español Ignacio Ramonet, presidente honorario de la revista francesa Le Monde Diplomatique, denunció también en Ecuador que Assange es víctima de una persecución para silenciarlo, y llamó a la ciudadanía a movilizarse.

El portal Wikileaks continuará la revelación de documentos confidenciales del gobierno de Estados Unidos, pese a la detención de su fundador. Aunque parezca un chiste surrealista, Interpol (Policía Internacional) persigue a Assange por el delito de no usar condón, y no por sexo sin consentimiento, o sea, violación, de acuerdo con reportes de prensa. Según indica el diario británico The Guardian, Wikileaks tiene previsto seguir con la publicación de documentos clasificados, algo que ha provocado la indignación de Washington. Desde Suecia, Kristinn Hrafnsson, el portavoz del grupo, aseguró que este continuará operativo. Wikileaks está activo. Seguimos el mismo ritmo que se había fijado antes”, subrayó Hrafnsson.