(ABI).- Las revelaciones conocidas por el mundo en el sitio digital Wilkileaks sobre las Acciones de Estados Unidos en el mundo, muestra que “el imperio va hacia su gradual, acelerada y rápida decadencia política”, dijo el miércoles el presidente en ejercicio de Bolivia, Alvaro García Linera

En una conferencia de prensa en el palacio de Gobierno, García Linera anotó que la apertura de un sitio digital en la Vicepresidencia con información sobre los informes en Wilkileaks “es para que la población conozca las barbaridades y groserías de la infiltración intervencionista conspirativa y de espionaje permanente del Gobierno de Estados Unidos en Bolivia y en el mundo”. Subrayó que en Bolivia, “la diplomacia estadounidense, al menos durante los gobiernos neoliberales, era de espionaje a cargo de los funcionarios de su misión diplomática”. Señaló que lo informado en ese sitio digital muestra la decadencia del Estados Unidos y sus mecanismos de espionaje, “que es lamentable por la calidad de sus datos que están basados en chismes, rumores, suposiciones y lecturas afiebradas de la realidad”. “El imperio hace de la diplomacia acciones de espionaje y encima de tercera categoría. Es una actitud decadente para un país desarrollado como Estados Unidos y su poder imperial”, anotó el Mandatario. “El imperio arma tramas con interpretaciones y chismes dip0lomáticos que los han llevado a decisiones equivocadas”, enfatizó. Hizo patente su convencimiento de que lo informado deja al desnudo los alcances y prácticas de la democracia estadounidense que se presenta cada vez más como un “proceso imperial decadente que muestra su miseria moral”. Agregó que el mundo entero se ha dado cuenta de que detrás del discurso amable y generoso se esconden acciones de espionaje y de intromisión en los asuntos internos de los países sin respetar su soberanía y autodeterminación con el fin de controlar un país. Dijo que tras la asunción del Gobierno del presidente Evo Morales en enero de 2006 se han fijado reglas claras en las relaciones con Estados Unidos que deben estar imbuidas del respeto y de no intromisión en los asuntos internos. “Cuando hemos identificado la intervención directa estadounidense en nuestra política interna, el Gobierno ha adoptado decisiones soberanas y contundentes, como expulsar al embajador Philip Goldberg en octubre de 2008 cuando se comprobó su involucramiento en actividades políticas directas contra el Estado”, recalcó. Goldberg fue expulsado tras producirse un proceso de desestabilización contra el Gobierno por parte de políticos y cívicos de algunas regiones autodenominadas como de la Media Luna, tras la determinación del pueblo de dar su pleno aval al mandato en el referéndum revocatorio realizado en agosto de 2008. Las acciones desestabilizadoras derivaron en acciones de violencia en los departamentos de Tarija, Santa Cruz, Beni, Pando y Sucre y finalmente en la masacre de más de una decena de campesinos por parte de grupos paramilitares que respondían al mando del entonces prefecto de Pando, Leopoldo Fernández. Fernández está detenido en la cárcel de San Pedro de La Paz en el marco de un proceso que lo imputa como autor intelectual de la muerte de campesinos en la localidad pandina de Porvenir. . Las autoridades informaron que Goldberg y los agentes de la Oficina anti Drogas (DEA) de Estados Unidos apoyaron las acciones de desestabilización, por lo que fueron expulsados. “El Gobierno ha adoptado esa determinación patriótico y lo harás veces que sea necesario en defensa de la soberanía de Bolivia”, puntualizó García Linera.