(ABI).- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó el martes el proyecto de Ley de los derechos de la Madre Tierra que crea una inédita Defensoría del Medioambiente, para proteger el ecosistema de toda actividad humana que la contamine o mercantilice.

“Es parte de una política de Estado”, aseguró la diputada del gobiernista Movimiento Al Socialismo (MAS), Rebeca Delgado, quien endilgó a los movimientos indígenas originarios campesinos de Bolivia el origen de esa iniciativa. “Se trata de proteger a la Madre Tierra, por eso creamos esa instancia para evitar que se vulneren sus derechos ni su vida, como sucede con cualquier otro ser humano”, justificó. Delgado explicó que la creación de esa oficina de defensa de la naturaleza y del medioambiente está establecida en el artículo 10 del proyecto de Ley de los Derechos del Madre Tierra, que fue aprobado el martes en la Cámara Baja. La legisladora subrayó que la idea es asegurar un mecanismo para “blindar” a la naturaleza, de los daños causados por la mano del hombre y afrontar los efectos del calentamiento global. En esa dirección, el presidente de la Cámara de Diputados, Héctor Arce, consideró que el proyecto de Ley de los Derechos de la Madre Tierra y la Defensoría sirven para “dar ejemplo” a otros países, particularmente los industrializados, para frenar la contaminación del planeta. Según ese documento, la Madre Tierra es un bien colectivo que tiene derecho a la vida, al agua, al aire limpio, al equilibrio, a la restauración y vivir libre de contaminación. Entre las obligaciones del Estado y los deberes de la sociedad boliviana, ese proyecto de ley manda a desarrollar políticas públicas y acciones sistemáticas de prevención, alerta temprana y protección para evitar que las actividades humanas conduzcan a la extinción de formas de vida. Asimismo, señala que se deben desarrollar formas de producción y patrones de consumo equilibrado, salvaguardando las capacidades regenerativas y los procesos vitales de la Madre Tierra. Por otro lado, el proyecto de ley pide a las autoridades bolivianas demandar en el ámbito internacional el reconocimiento de la deuda ambiental a través de financiamiento y transferencia de tecnologías limpias, efectivas y compatibles con los derechos de la Madre tierra. También manda a promover la paz y a eliminar de todas las armas nucleares, químicas, biológicas y de destrucción masiva.