Mar del Plata y La Paz (ABI).- Al concluir el sábado en Mar del Plata la XX Cumbre Iberoamericana, el Vicepresidente de Bolivia Alvaro García Linera invocó la unidad de Latinoamérica, en la mira de “la diplomacia imperial” y frente la serie extensa de informes secretos del Departamento de Estado de Estados Unidos desvelada en medio de un escándalo mundial por el sitio web Wikileaks. El Presidente Evo Morales denunció el viernes en La Paz maniobras del “imperialismo norteamericano” para enfrentar y crear desconfianza entre los presidentes progresistas de la región, y aseguró que jamás desconfiará de su colega argentina Cristina Kirchner.

La XX Cumbre Iberoamericana concluyó el sábado en esta ciudad argentina con la firma de la declaración final y otros documentos. Cedida por Argentina, Paraguay asumió la presidencia pro témpore la comunidad iberoamericana. La XXI Cumbre se celebrará entre el 28 y 29 de octubre de 2011 en Asunción.

“Decirle a usted presidenta (Cristina Fernández) y presidentes de América: no permitamos que estas informaciones, esta manera de proceder llamada diplomacia imperial, genere distancias entre nosotros. No puede ser, no nos pueden dividir. Esas insidias buscan también separarnos, dividirnos, generar susceptibilidades entre nosotros”, afirmó García Linera que reemplazó al presidente de su país Evo Morales, que convalece de una operación traumatológica en La Paz.Al significar la mayor filtración de información secreta de la historia, cuyo fondo y objetivo Morales y el mismo García Linera han puesto en duda, el destacado boliviano dijo que las actuales relaciones entre La Paz y Buenos Aires y con otros gobiernos no pueden deteriorarse a causa de trascendidos y espías.”América Latina no va a caer en ese tipo de provocaciones. Sabremos remontar ese tipo de espionajes y de intrigas y pondremos, por sobre todo, la confianza mutua, la hermandad y el trabajo conjunto para convertir a nuestro continente en un continente que se haga respetar en el mundo”, apuntó en el tramo final de la Cumbre.El Vicepresidente boliviano aludió una de las miles de notas divulgadas por Wikileaks, que reveló un entramado de informes en base de espías y rumores elaborado por diplomáticos estadounidenses en más de un centenar de países y concernido con presuntos diálogos entre la presidenta Fernández y la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, en los que la primera se compromete persuadir la posición invariable del Presidente de Bolivia con respecto a EEUU.Morales sembró dudas el viernes en La Paz sobre los informes y dijo que nada socavaría su estrecha relación política con la gobernante argentina. En el foro de Mar del Plata García Linera pidió anotar a los presidentes y jefes de Estado y de gobierno de los países iberoamericanos, entre ellos Juan Carlos, Rey de España, que “tenemos una diplomacia imperial de espionaje y conspiración permanentes”.

Quieren dividirnos

El Presidente Morales dijo el viernes en La Paz que las informaciones referidas al presunto interés iraní en el uranio boliviano son un “invento”, que sólo busca crear susceptibilidades en la comunidad internacional.”Yo me he reunido por lo menos cinco veces con el presidente de Irán (Mahmoud Ahmadinejad). En ninguna reunión me ha pedido ni me preguntó sobre uranio. ¿De dónde se inventan esas clase de informaciones”, dijo en un rueda de prensa en La Paz.Según los informes secretos de la diplomacia estadounidense filtrados por la web Wikileaks, el gobierno de Ahmadinejad está detrás de los yacimientos de uranio que el país andino amazónico tendría en un área de 100.000 hectáreas, según una investigación realizada por ingenieros mineros norteamericanos, con apoyo de la NASA.El mandatario boliviano dijo que confía en que ese tipo de informaciones no logre confundir los alcances reales de la relación bilateral entre La Paz y Teherán, basados en la transferencia de conocimiento y tecnología iraní para el desarrollo e industrialización de los recursos naturales del país andino amazónico.

Irán y Bolivia inauguraron su alianza en septiembre de 2007, cuando Ahmadinejad visitó Bolivia por primera vez, donde se inauguró un plan de cooperación industrial de cinco años por un monto de 1.000 millones de dólares.En septiembre de 2008, Morales viajó a Teherán y acordó con su par iraní acelerar la ejecución de proyectos conjuntos para incrementar el desarrollo y bienestar económico en ambas naciones.La segunda visita del Presidente iraní a Bolivia fue en 2009 para firmar nuevos acuerdos e inaugurar obras financiadas con el apoyo del país islámico, como una planta industrializadora de leche en Ivirgarzama (Cochabamba), un hospital de segundo nivel en la ciudad de El Alto (La Paz) y una sucursal de la Compañía Petróleos Irán en Santa Cruz.En su último viaje a Teherán, en octubre pasado, Morales logró un préstamo rotativo de 200 millones de euros para Bolivia destinado a la ejecución de proyectos vinculados con el desarrollo de la industria textil, la expansión de plantas de leche, mecanización del agro y la industrialización del litio, entre otros.

Versiones difundidas en el portal Wikileaks, que filtró documentos del departamento de Estado, en los que se asegura que la mandataria argentina se comprometió a conversar con Morales sobre las deterioradas relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Pero Morales aseguró que “jamás tendrá desconfianza de la Presidenta Cristina”, al recordar su cooperación con Bolivia en momentos difíciles.

“Yo diría es para causar malestar, desconfianza para hacernos enfrentar entre presidentes es para crear una susceptibilidad. Si la compañera Cristina esta informado sobre Evo Morales a EEUU debo tener cierto cuidado. No lo voy a hacer yo tengo confianza y hemos construido una confianza entre presidentes respetando lo diverso que somos”, remarcó.

“Tenemos mucha confianza, la confianza va a continuar. Estamos hablando del imperio, el imperio norteamericano. Tal vez esa información que viene este bien preparada para enfrentar a los presidentes, crear desconfianza”, puntualizó.

El gobernante boliviano aseguró que esas intenciones no tendrán éxito y que se equivocan si piensan que van a fragmentar la unidad lograda hasta el momento. “Más bien esa forma de operación que hacen desde el Departamento de Estado nos fortalece, para unirnos mejor todavía”, matizó.

A su juicio, entre los países y presidente de la región hay una claridad de políticas, programas, proyectos, ideologías, cultura, principios, “lo que nunca había”.

Dijo que jamás se habría imaginado que los países sudamericanos estarían gobernados con un presidente empresario, como en Chile; por mujeres como Cristiana Kirchner en Argentina, un militar como Hugo Chávez, un obrero como Lula, “un guerrillero como Mujica, un padre de la Iglesia como Lugo y un indígena campesino como Evo Morales.

“Yo siento que hay un temor y tejen, preparan espionajes para debilitar, para dividir, para confundir, para crear preocupación en la población”, insistió al revelar que se comunicó con “las fuerzas sociales” de Sudamérica para pedirles que no se dejen confundir “con esos mensajes”.