México, (PL).- El ozono, famoso por formar en la atmósfera una capa que protege a los seres humanos de los rayos ultravioletas, es un gas de olor acre y generalmente azul o incoloro, que también es empleado por la medicina. La ozonoterapia, nombre que recibe este tratamiento médico, tiene sus antecedentes en la primera Guerra Mundial, cuando galenos alemanes lo utilizaron para atender las heridas de los mutilados de guerra. Pero, no es hasta los años 1980 que se comienzan a realizar estudios más amplios en este campo.

Desde la creación, en 1985 del Centro de Investigaciones del Ozono, Cuba ha atendido con ese procedimiento a más de un millón de pacientes nacionales y extranjeros.

La doctora cubana Irina Wilkins Pérez, colaboradora de esa institución científica y directora de la Clínica de Ozonoterapia Cubana en México (COC), afirma que este gas posee una serie de propiedades que lo hacen muy útil en la medicina.

“Regula el estrés oxidativo y el sistema inmune, estimula los procesos metabólicos del oxígeno, además de poseer efectos bactericidas y antivirales”, acotó.

Estas propiedades, unidas a los avances de Cuba en las Ciencias Biológicas, demuestran el impacto de la ozonoterapia en el tratamiento de la Diabetes Mellitus, una enfermedad crónica-degenerativa asociada a factores genéticos e inmunológicos.

“El aumento y acumulación en el cuerpo humano de radicales libres o sustancias oxidativas, y un pobre sistema celular antioxidante predisponen al organismo ante más de 250 enfermedades como cáncer, parkinson, artritis y el envejecimiento acelerado”, explicó.

De igual forma, este cúmulo de sustancias nocivas para las células pueden acelerar o incrementar las complicaciones de enfermedades como la diabetes, puntualizó la doctora.

Sin embargo, precisó, la ozonoterapia es sólo una herramienta complementaria para evitar complicaciones, en tanto no sustituye el tratamiento del paciente diabético, quien debe preocuparse por controlar el estrés y su alimentación, además de realizar ejercicios moderados.

En tal sentido, Wilkins subrayó que una de las complicaciones más frecuentes en esta enfermedad es el llamado pie diabético, una especie de lesión ulcerosa que puede llevar, en casos extremos, a la amputación del miembro inferior afectado.

No obstante, con la aplicación de la ozonoterapia se reducen las posibilidades de que el paciente desarrolle una gangrena y pierda el pie.

“Con el uso sistemático y local del ozono mediante bolsas especiales, colocadas alrededor de la zona afectada, se eliminan las bacterias y se regenera el tejido”, recalcó la especialista.

Un diagnóstico de vida

Otros hallazgos notables, asociados a los exámenes realizados en Cuba, se relacionan con la disminución del número de células hepáticas dañadas, y la tendencia a normalizar los niveles de glucosa y otros metabolitos sanguíneos, lo que reduce el consumo de medicamentos.

Previo al tratamiento, la medicina cubana ha puesto a disposición de todos los diabéticos un estudio bioquímico, que ya se encuentra en México y se aplica en la COC, el cual permite descubrir el daño celular y sus efectos negativos en la salud.

A través de este método diagnóstico, fruto de más de tres décadas de investigación por científicos cubanos, se pueden evaluar las condiciones óptimas en que deben estar las tres biomoléculas fundamentales en el trabajo celular: lípidos, proteínas y ADN.

Si estas se dañan u oxidan pueden comprometer el buen funcionamiento celular y precipitar en el diabético complicaciones vasculares, como poli-neuropatía, retinopatía y el daño renal, patologías que pueden predecirse a través de este método diagnostico, único en el mundo.

Mediante un sencillo análisis de sangre hoy se pueden identificar los niveles de estrés oxidativo celular y la capacidad antioxidante presentes en el organismo, reveló la doctora Wilkins en entrevista a Prensa Latina.

La especialista, quien que desde hace algunos años reside en México, también funge como representante del Centro Internacional de Restauración Neurológica en la nación azteca.

Otras aplicaciones médicas

Cuando el ozono penetra en el cuerpo se potencia la acción del oxígeno en los tejidos y favorece el metabolismo de las células a todos los niveles.

En dependencia del tipo de padecimiento, esta sustancia puede administrase por vía intramuscular, interarticular, rectal, atmosférica o sanguínea.

La ozonoterapia también se aplica para atacar un sinnúmero de enfermedades que van desde trastornos en el sueño y ansiedad, hasta la gastritis, la artrosis, accidentes cerebro-vasculares y problemas degenerativos en el sistema nervioso, la parálisis cerebral infantil, entre otras.

El ozono, denominación que proviene de la palabra griega “ozein” (oloroso), también resulta una excelente terapia para el control del colesterol, el glaucoma, la retinosis pigmentaria, las atrofias del nervio óptico y la insuficiencia renal.

Al decir de la doctora, la experiencia acumulada por Cuba en la utilización del ozono para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la circulación sanguínea y su efecto sobre la regulación metabólica y la activación de los sistemas de defensa antioxidante, abren uncamino de esperanza y vida para todos los enfermos.

* La autora es corresponsal de Prensa Latina en México.

— —

Disminuye agujero capa de ozono

Wellington, (PL).- El agujero de la capa de ozono alcanzó su menor tamaño en cinco años, comunicó el Instituto de Investigación Acuática y Atmosférica (NIWA) de Nueva Zelanda. En estos momentos, el desgaste de la capa de ozono tiene 22 millones de kilómetros cuadrados y su déficit de masa disminuyó a 27 millones de toneladas.
Comparado con el año pasado, esto es significa una mejoría. Durante el 2009 se calculó una reducción de 24 millones de kilómetros cuadrados, momento en que la pérdida de masa fue de 35 millones de toneladas. En el 2000 el agujero sobre la región antártica abarcaba 29 millones de kilómetros cuadrados y el déficit de masa entonces fue de 43 millones de toneladas.
“Hemos tenido unos cuantos años sucesivos con agujeros menos severos. Estos es una señal de que estaríamos empezando a ver una recuperación”, dijo indicó Stephen Wood, del Instituto Nacional del Agua e Investigación Atmosférica de Nueva Zelanda. Según el científico, las estrategias internacionales como el protocolo de Montreal han dado resultado.