INTRODUCCI0N.- La tarea primordial de las organizaciones políticas de la izquierda revolucionaria en este proceso histórico es la de organizar y unir a las fuerzas populares bajo una propuesta de transformaciones estructurales que afecten fundamentalmente a los medios de producción estratégicos en manos de las transnacionales, el reordenamiento de la propiedad de la tierra, el despegue en la industrialización logrando valores agregados a nuestros recursos naturales, para cambiar nuestra condición de país atrasado por la codicia capitalista y dependiente, de crear las condiciones necesarias para la construcción de una sociedad solidaria, participativa, incluyente, pluricultural con plenitud de autonomías.

El logro de este objetivo solo puede ser alcanzado con la unidad de acción de las fuerzas y organizaciones revolucionarias que tengan una coincidencia ideológica sobre la base de un básico acuerdo programático.

La unidad de acción de las fuerzas democráticas revolucionarias de Bolivia plantea, como requisito esencial, el reconocimiento del papel dirigente de la clase obrera en alianza indisoluble con las fuerzas insurgentes del campesinado, clases medias, empresarios progresistas medianos y pequeños sobre cuya base se forjará una vanguardia con claridad ideológica y estructuración orgánica.

NUESTRA DEPENDENCIA

Las contradicciones de intereses de clase del sistema capitalista y no haber resuelto la propiedad de los grandes medios de producción en manos de las transnacionales a favor del Estado, la dependencia de Bolivia no esta resuelta, por que la dependencia de Bolivia no es resultado de una circunstancia histórica, sino consecuencia de la conformación estructural, determinada, impuesta y conservadora desde fuera y dentro, para asegurar su condición de país dependiente, dicha condición es el resultado del régimen interno de explotación capitalista, esta, a su vez es una expresión del régimen impuesto por el sistema imperialista de explotación internacional.

1.- El modelo de desarrollo, los modos de producción no se modificaron con el gobierno del MAS, y la ausencia de planteamientos en este sentido mantendrán las particularidades de la dominación externa e interna que combinadas consolidan el tipo de desarrollo capitalista, atrasado y dependiente. Enfatizamos que nuestra dependencia no es efecto sino causa de la miseria popular a nivel nacional. No somos dependientes por ser pobres. Somos pobres porque somos dependientes.

2. La condición dependiente de nuestro país no se mide solamente por la proporción de capital extranjero invertido en nuestro territorio sino por los nexos y mecanismos de sometimiento que impiden un desarrollo liberador de nuestra economía, tal es el caso de las transnacionales que anulan o limitan la autonomía de decisión estatal y condicionan la política empresarial de los grandes medios de producción en el marco de sujeción de la soberanía popular y nacional a la voluntad extranjera, dejando a YPFB estatal como un monstruo maniatado debido a su burocracia inoperante.

3. Como expresión de la división internacional del trabajo, Bolivia se sitúa como país monoproductor y monoexportador de recursos naturales primarios no renovables como la minería e hidrocarburos, al estar impedido de desarrollar su industria, los valores agregados generados por la intervención y el empleo de la mano de obra nacional en el proceso de transformación industrial, son transferidos y absorbidos por los países industrializados; negándonos el beneficio del Valor Agregado (VA) de nuestros recursos, consolidando nuestra condición de nación proletaria, extractora y dependiente..

4. Por otro lado, la explotación de recursos primarios no renovables sin retención nacional del excedente económico generado, descapitaliza progresiva e incesantemente al país. El incumplimiento de las transnacionales de reinversión de utilidades con finalidades reproductivas en acuerdo con una planificación centralizada que fije prioridades industriales, prueba la complicidad de hecho entre los detentadores del poder político, las transnacionales y el imperialismo; de este modo la transformación industrial de nuestros recursos minerales en el exterior, su consecuente efecto multiplicador, enriquece más a los monopolios extranjeros empobreciendo cada día más a nuestra nación explotada.

5. La conservación del poder económico en manos de las transnacionales, y el mantenimiento de las empresas económicas del estado como YPFB, bajo control de la burocracia y débil tecnocracia desarrollista, debilitan el efecto liberador de la economía nacional y contribuyen a preservar la relación de dependencia externa.

6. La prédica anticapitalista del gobierno actual se desmorona con la explotación inhumana imponiendo políticas antiobreras, con la indiferencia social del poder político personalista del gobierno, con políticas y conductas que repercuten en beneficio de las transnacionales, y las oligarquías feudales, exportadoras, asegurando bajos costos de producción a expensas del trabajador y la poca o ninguna inversión para incorporar nuevas tecnologías en los procesos de producción.; con el injusto y miserable incremento de salarios a la clase obrera, magisterio, empleados públicos, salud y otros sectores forzados a percibir menos para producir mas en beneficio del sistemas capitalista de explotación del hombre por el hombre.

7. Las características financieras e inversiones de las transnacionales, determinan la conversión de Bolivia en un país campamento, limitado y obligado a satisfacer, a costa de su propio desarrollo económico, la creciente demanda externa de hidrocarburos y minerales. La extracción y la comercialización de los mismos supeditados a los intereses transnacionales hacen posible la generación y expatriación de grandes utilidades. La reinversión de esas utilidades en el área metropolitana, en un complejo integrado, hace posible la internacionalización del capital originado en la explotación humana y económica de Bolivia. De este modo, la incorporación del país en el ámbito del capitalismo financiero internacional, se da desde dentro hacia fuera y no por la vía de la inversión privada extranjera.

8. La limitada visión antioligárquica del populismo y su verbalismo anticapitalista se desmorona frente a la naturaleza de explotación nacional mediante la convivencia con las transnacionales que operan asociados al gobierno, se detuvo traidoramente el proceso liberador con la simple incorporación al patrimonio del Estado de los entes reguladores de YPFB y COMIBOL, anulando todo proyecto destinado a la organización de la industrialización petroquímica y la metalurgia estatal. Solo la decisión revolucionaria de los pueblos como el Potosino puede poner sobre el tapete la actualización de proyectos de industrialización metalúrgica, tal el caso del complejo Karachi pampa, este objetivo de carácter desarrollista no será efectivo en manos de las burocracias ineficientes de COMIBOL supeditadas a las vacilaciones del poder central, salvo una administración directa por parte de las instituciones cívicas.

9. La progresiva ineficiencia de las empresas productivas del Estado YPFB y COMIBOL; limitadas a la fase elemental de la extracción y comercialización de materias primas, constituyen escollos a toda demanda o proyecto para el establecimiento de la industria metalúrgica y petroquímica, prolongando de este modo el sometimiento del país al régimen de explotación capitalista en beneficio del imperialismo.

10. Los organismos del crédito internacional, como el Banco Mundial, el BID, FMI, agencias de financiamiento condicionados, inspiradas en la doctrina obediente a la consigna del imperialismo son renuentes al concurso financiero para cualquier proyecto de desarrollo industrial liberador coaccionan al poder político, para canalizar el flujo de dólares que desembolsan, en beneficio de las financieras internacionales. Cuando, excepcionalmente, el crédito se destina a una empresa económica del Estado, los términos acordados anulan los esperados efectos positivos del financiamiento convirtiendo el préstamo en un nuevo mecanismo de control indirecto que agudiza el- régimen de explotación nacional. De este modo, nuestro país somete sus planes y programas, sus necesidades y objetivos económicos fundamentales a la opresión imperial extranjera, en condiciones que constituyen una forma de agresión disimulada.

Desgraciadamente nuestras riquezas naturales hasta hoy nos trajeron maldiciones, su industrialización en manos bolivianas nos salvara de otras desgracias.

11. La insuficiente infraestructura de comunicaciones y servicios, factor articulante de un desarrollo hacia adentro y la irracional distribución demográfica, su insuficiencia numérica, conforman un mercado interno cuantitativa y cualitativamente restringido, factores negativos para el desarrollo nacional que no podrán ser resueltos por el “populismo desarrollista” que tiene las características de una variantes del capitalismo.

Ante esta realidad, es imperativa la planificación centralizada previo consenso con las autonomías de las regiones para lograr un desarrollo económico, solidario y liberador de la dependencia.

El imperialismo afín a las transnacionales no cooperara jamás a la industrialización del país. Industrialización y dependencia son términos antagónicos e irreconciliables en el proceso de creación de riqueza y desarrollo de las bases económicas de nuestro país. Sólo el triunfo de la lucha nacional liberadora y el aniquilamiento del poder extranjero en nuestro país materializado en las transnacionales, sentaran las bases de nuestra independencia económica.

12. La evidencia de que los precios de los bienes subieron en mas del cincuenta por ciento en los últimos cinco años, respecto a los vigentes en 2005, y que los sueldos y salarios no aumentaron en más del veinte por ciento en ese mismo periodo, prueba que el plan de estabilización del gobierno se basa en una sobreestimación de la importancia de la preservación del tipo de cambio, y en el menosprecio de la capacidad adquisitiva de los sectores populares que sufren una objetiva disminución de sus remuneraciones.

13. El gobierno declara que estamos en un momento de alto ahorro interno con una reserva de 9 mil millones de dólares, y logramos una disminución de la deuda externa: Si esto es así por que no se ve inversiones para el desarrollo acelerado de nuestra economía, mas por el contrario el gasto público parece tener prioridad en el manejo económico del país, esto se evidencia cuando el presidente adquiere un avión de 39 millones de dólares para sus viajes con el argumento de la política exterior del presidente que tiene la misión de salvar al mundo, cruda ironía si consideramos que el gobierno no puede salvarnos del hambre, de la falta de techo, de educación restringida solo al analfabetismo, de salud incrementando beneficiarios sin incrementar recursos e infraestructura hospitalaria, finalmente salvar a los miles de bolivianos que emigran al exterior en busca de fuentes de trabajo donde soportan humillaciones y sufrimientos físicos y morales..

14. Bolivia esperaba que su gobierno depositario de la confianza ciudadana resuelva estos problemas vitales, creando fuentes de trabajo, rescatando a los hermanos bolivianos que esperan con ansias retornar a la patria.

15. En Bolivia antes del neoliberalismo no existía una burguesía con las características económicas y políticas propias del desarrollo histórico de los países capitalistas de mayor grado de industrialización. Por ello se dieron dos etapas del ejercicio capitalista claramente diferenciadas:

a).- Luego de la liquidación formal de la oligarquía minera y de la clase terrateniente occidental por efecto de la nacionalización de minas y la reforma agraria en la década del 50, se idealizó un proyecto nacionalista para crear una burguesía nacional que heredando los medios industriales y comerciales debía realizar la tarea de la industrialización y desarrollo de la economía.

Como era de esperar se produjo el fracaso de tal proyecto nacionalista por no comprender que ningún país puede liberarse si no rompe con las estructuras políticas, económicas y sociales del sistema capitalista que por esencia es dependiente, subsidiaria de la explotación extranjera..

LA DOMINACION SOCIAL

16. A pesar de que el gobierno popular se atribuye como campesino originario, el proceso de formación clasista y la subsiguiente lucha de clases mantiene la sociedad dividida dentro los marcos de una sociedad escindida entre la mayoría campesina autóctona, económicamente postergada; una ínfima minoría campesina favorecida por los beneficios de la civilización y acceso a cargos burocráticos en instituciones estatales. Esta condición del país dual se preservo a lo largo de la vida republicana, acentuado en las últimas décadas, determinando entre ambos conjuntos un marcado desnivel que afecta a todos los órdenes de la estructura social

17. La Ley contra la discriminación aprobada por el parlamento plurinacional no resuelve en los hechos estas dualidades sociales, en lugar de resolverlas y superar la discriminación dicha ley pareciera estar dirigida a controlar a los oponentes del actual régimen penalizando toda expresión antigubernamental. La verdadera lucha contra la discriminación se dará modificando los aspectos estructurales en educación: Mediante la formación escolar, secundaria, técnica y universitaria, creando una doctrina social dirigida a la niñez y juventud rechazando las vanidades humanas en todos los sentidos sean raciales, niveles económicos, creencias religiosas o culturales, insertando en sus conciencias nuevos valores que los califique como a los nuevos hombres y mujeres del presente siglo. Los resultados serán sin duda alguna la integración social sustituyendo definitivamente a la discriminación.

18. Como consecuencia de la liquidación parcial del latifundio, la supresión relativa del régimen de servidumbre feudal y la falta de redistribución de la tierra, se observa en el seno de la gran masa campesina, la formación de tres sectores sociales distintos: El de una pequeña minoría campesina, aledaña a los centros poblados, que compra fuerza de trabajo; el del pequeño propietario dotado de un área de subsistencia familiar, parcialmente satisfecho en su necesidad de tierra propia, pero burlado en su justa aspiración a mejores niveles de vida compatible con su condición humana y, por último, el del proletariado campesino de “los sin tierra”, fruto de la subdivisión incesante de la mini sayaña agrícola originada en la reforma agraria de 1953 sin opción de sobrevivir, hoy se ven obligados a vender su fuerza de trabajo a la moderna agroindustria, la cual, bajo nuevas formas prolonga el régimen de explotación interrumpido por la reforma agraria, y como variante emigran a los centros urbanos incrementando el ya crecido contingente de desocupados. Finalmente como reducido estrato social que por su escaso numero no se cataloga como sector, están los que ocupan cargos públicos y representaciones en el Parlamento y concejos Municipales, donde no tienen poder de decisión, solo les corresponde aprobar lo que los mestizos planifican y disponen desde el poder ejecutivo con la venia del Presidente indígena.

19. Nuestro escaso e incipiente desarrollo industrial explica el reducido número del proletariado nacional. La diferencia de grado relativa a la toma de conciencia de clase, es consecuencia de los diferentes niveles de remuneración y condiciones de vida determinados por la mayor o menor rentabilidad de las diferentes actividades industriales. A la cabeza del proletariado nacional por su significativa concentración, por la inmemorial explotación de que fue objeto, por su heroica tradición de lucha, esta el proletariado minero. Su intima relación de dependencia social con el medio y modo de explotación capitalista e imperialista del país, le ha permitido adquirir su extraordinaria conciencia de clase y una cabal concepción del problema nacional. El proletariado, independiente de su número tiene su valor específico constituyéndose en vanguardia de los oprimidos y explotados.

Como consecuencia del agotamiento de las vetas se produjeron paralizaciones de actividades en muchos centros mineros, en la mayoría de los casos la falta de trabajo dio origen a la creación de cooperativas como modalidad de actividad autogestionaria. Esta modalidad trae consigo dos efectos negativos:

a).- La condición de socio de las cooperativas mineras es mediante la adquisición de acciones, implica que el socio cooperativista que cuenta con mayor numero de acciones generalmente no es obrero minero, constituyéndose en cuasi patrón de la cooperativa, con frecuencia estos accionistas mayoritarios son designados dirigentes del sindicato, en representación de los trabajadores mineros, muchos de ellos están sentados en el parlamento luciendo como disfraz “guarda tojos” representando al partido de gobierno, desnaturalizando la condición clasista del trabajador minero.

b).- Los “socios” minoritarios que además de ejercer los trabajos durísimos de los mineros, reciben míseros dividendos por su una o media acción, trabajando mas de ocho horas sin seguridad industrial, sin beneficios sociales, sin seguro de salud, sin posibilidades de lograr una jubilación segura y digna.

20. Diversas capas medias de la pequeña burguesía, indefinidas y oscilantes en su conducta política, unas veces aliadas a la clase trabajadora, otras con la opresión oligárquica de que también son víctimas, constituyen un sector de clase indeterminado, de difícil orientación, reacio al compromiso partidario o cambiante en su filiación política; sin embargo, importantes sectores de la clase media empobrecida y acosada por las medidas del gobierno toman conciencia de lucha alineándose junto a sectores combativos como fabriles, magisterio y trabajadores de salud.

FRACASO NEOLIBERAL Y FRUSTRACION DEL POPULISMO

21.- En la segunda etapa del capitalismo, luego del derrumbe del estado soviético supuestamente “Socialista” el sistema capitalista creyó haber logrado liberarse de la “dictadura del proletariado y les correspondía instaurar la etapa de la dictadura del mercado” implementando el Neoliberalismo y su correspondiente Globalización. En Bolivia nos impusieron esta renovada versión del capitalismo mediante el DS 21060, cuyos resultados son la crisis económica global que produjo serias quiebras a la banca mundial, descalificando una vez mas a la economía del sistema capitalista.

22. Mediante la aplicación del Neoliberalismo, el predominio político de la oligarquía y la privatización de las empresas estratégicas se consolidó el servilismo de las instituciones y un orden jurídico protagonizado por distintos partidos de ideología neoliberal. Ellos se diferenciaron sólo adjetivalmente en menudas disputas por el predominio burocrático, pero se identificaron en su composición social y en el servicio común, incondicional que prestaron a la oligarquía beneficiando a intereses transnacionales que son instrumentos del imperialismo.

23. En los últimos 20 años, los partidos de ideología neoliberal en ejercicio del poder cumplieron el papel que le asignaron las clases explotadoras y las transnacionales, cuyos intereses representaban y representan. Al fortalecer los lazos de dependencia respecto del imperialismo, crearon las bases de un falso Estado “nacional” esencialmente supeditado al extranjero, entregaron irrestrictamente nuestras riquezas al saqueo de los consorcios capitalistas e hipotecaron la economía estatal mediante la negociación de empréstitos onerosos. La concreción de dichos créditos fue negativa por los términos en que éstos se acordaron, por el condicionamiento político que obligaba a la utilización de estos recursos en áreas secundarias de la economía, diluyendo las posibilidades de obtener valores agregados a nuestros recursos mediante proyectos de industrialización en los sectores estratégicos mineros e hidrocarburíferos. Este cuadro del pasado aun se refleja y se prolonga en el presente en muchos aspectos, mostrando el sello imborrable antinacional del desarrollo capitalista, atrasado y dependiente.

24. Con el Neoliberalismo se acentuó las crecientes diferencias de desarrollo económico entre las naciones industrializadas y subdesarrolladas, determinadas dialécticamente por la existencia de nuevos términos de oposición histórica: nación explotadora y nación explotada. El antagonismo irreconciliable de estos términos, no elimina la lucha de clases en el seno de ninguna de ambas, pero determina una diferencia cualitativa. La clase trabajadora de los países explotadores lucha por arrebatar a los grupos dominantes detentadores del capital financiero internacional, una parte de la utilidad que estos obtienen en la explotación de esas clases de los países sometidos a su dominio. La clase trabajadora de los países explotados, lucha por recuperar el fruto de su esfuerzo que es usurpado por los grupos oligárquicos nativos y, lucha también por rescatar, de las manos transnacionales subsidiarias del sistema imperial del capitalismo, a la nación sometida al régimen de explotación internacional. La diferencia cualitativa que se señala en la lucha de clases en los países dominados y dominantes, no inválida la consigna de la realidad del internacionalismo proletario; así como el imperialismo no invalida el saqueo venciendo todos los límites nacionales.

EL POPULISMO DEL MAS

25. El Neoliberalismo agotado como versión renovada del capitalismo, originó su correspondiente adversario con el rechazo popular mediante acciones revolucionarias de los habitantes de la ciudad mas empobrecida del país mas sometido al atraso y la dependencia, la valerosa ciudad andina de El Alto boliviano. En octubre del 2003 se registra otra página de lucha en la valerosa ciudad proletaria con la firme decisión de romper con el sistema capitalista causante de su subdesarrollo, marcando una agenda de cambios estructurales.

26. Las incipientes organizaciones de la izquierda tradicional no tuvieron la capacidad para suplir el vacio de una vanguardia revolucionaria organizada del proceso que apuntaba a cambios profundos en las estructuras de la sociedad boliviana.

Los partidos de raíz liberal, neoliberal, y sus variantes adscritas a la teoría del nacionalismo pequeño burgués resultan obsoletos, desubicados fuera del tiempo y espacio del siglo XXI, ellos desconocen o simularon desconocer la inobjetable validez de los principios de la lucha de clases teorizando sobre la conciliación de clases con intereses diametralmente opuestos, de tal manera que la rebeldía del pueblo Alteño y su agenda revolucionaria no les calzaba en absoluto

Recordemos que se producían cambios y recambios entre democracias burguesas y dictaduras militares, unos utilizaron la violencia institucionalizada para resolver la lucha de clases por la vía del sometimiento del proletariado y sectores oprimidos, otros postularon la tesis de la ideología “poli clasista”, como una fórmula demagógica, basada en la presunta conciliación de intereses esencialmente antagónicos y encubridora del proyecto pragmático de lograr una tregua de la clase trabajadora, en beneficio de la estabilidad de gobiernos populistas, claudicantes como la U.D.P. de los años ochenta.

Después del incumplimiento de la agenda de octubre y la crisis mundial de la economía capitalista, se plantean nuevos desafíos ideológicos y una lucha política para profundizar el proceso iniciado en octubre del 2003, rechazando ubicarse en la misma línea de la oposición derechista, más bien fortaleciendo las organizaciones del movimiento obrero y popular.

En esta coyuntura como resultado de los antagonismos de clases vigentes, surge la necesidad de fortalecer la ideología agresiva radicalizando un movimiento político verazmente antioligárquico, antiimperialista.

27. Los gobiernos populistas y las experiencias nacionalistas de la pequeña burguesía se caracterizan por la adopción de algunas medidas antioligárquicas y discursos anticapitalistas, para luego capitular posteriormente ante la oligarquía y el imperialismo, a la sombra de estas actitudes duales, vacilantes, someten a los trabajadores a niveles de salarios miserables, incrementando el poder económico de las transnacionales asegurando la explotación imperialista a un mayor grado de dependencia. Los gobiernos populistas suplantan a la clase trabajadora desplazándola de sus puestos de dirección administrativa y mando político. De esta manera el carácter progresista de estos movimientos son reemplazados por actos regresivos. Esta involución política divorcia a los núcleos de dirección de las masas populares, creando condiciones favorables para su reemplazo por un orden reaccionario y restaurador.

En resumen los gobiernos populistas como el M.A.S., en el ejercicio del poder no se diferencian de los gobiernos pequeños burgueses, no permiten el efectivo ejercicio del poder político a la clase obrera y a sectores campesinos con claridad ideológica, ni modifican substancialmente las relaciones capitalistas de producción, expresando así el carácter contradictorio y arribista propio del nacionalismo pequeño burgués.

28. Negando validez universal y científica a las leyes que rigen el tránsito del capitalismo al socialismo, los gobiernos populistas con la misma ideología pequeña burguesa, optan por modelos de “desarrollo limitado basado en los endeudamientos” El resultado de esa experiencia aparentemente progresista, es claudicante y afianzadora del sistema capitalista, demuestran la imposibilidad de lograr un desarrollo nacional revolucionario auténtico bajo la predica insincera de un antiimperialismo retórico. La misma experiencia probó, también, que la exclusión de la clase trabajadora del poder político, desvía las tareas revolucionarias de las masas da paso a la acción de camarillas usurpadoras de la voluntad popular, las que concluyen acentuando las formas neocolonialistas de dependencia

EL REFORMISMO

29. La clase trabajadora ha hecho conciencia del agotamiento histórico de la derecha ideológica en todas sus variantes, incluyendo las VARIANTES POPULISTAS. Sabe que es inevitable a corto plazo, la liquidación de todos aquellos partidos que el imperialismo y la derecha utilizaron para el servicio político de sus intereses económicos. El extraordinario dinamismo de nuestro desarrollo político, ha demostrado el carácter esencialmente reformista de toda posición ideológica que rechaza de igual modo el capitalismo y el socialismo como vías de desarrollo, e intenta dar vigencia a una tercera, no como forma de transición que haga posible el paso del sistema capitalista al socialista, sino como un “modelo de desarrollo” distinto y como respuesta final al ansia de liberación nacional y popular. Nuestra propia realidad política esta desenmascarado las posiciones centristas que la derecha adopta en el intento de sobrevivir, incluso suplantando a la clase trabajadora utilizando a la burocracia sindical, y confundiendo el cambio revolucionario con el reformismo populista.

30. Las masas trabajadoras, protagonistas de la historia, han desahuciado, no sólo al nacionalismo populista de ideología pequeño burguesa, sino también a la “izquierda” incorporada al sistema, a esa izquierda que propone la sustitución de las estructuras de dependencia, pero rechaza la Revolución como el único medio de realizar esa tarea de cambio. La radicalización ideológica de las fuerzas revolucionarias como consecuencia del fracaso de las experiencias nacionalistas y populistas, el victorioso desarrollo de la lucha liberadora en Latinoamérica, tiene su expresión teórica en la adaptación de la ideología de la clase trabajadora, en la elección de la vía revolucionaria, en la determinación de sumarse a la gran tarea de la construcción del socialismo.

Es la lucha obrera y popular de liberación la que ha impuesto los principios del marxismo leninismo y su aceptación científica y antidogmática. Es esa heroica batalla del pueblo boliviano, sus triunfos y sus derrotas, la conquista parcial de sus grandes objetivos de independencia y la amarga frustración de su proyecto liberador, lo que le esta enseñando que la culminación del proceso revolucionario, el paso de la miseria al bienestar, del subdesarrollo a la industrialización de los sectores básicos de la economía, de la dependencia a la autodeterminación nacional, de la semicolonia a la conducción de país libre, no se dará sino mediante la sustitución del sistema capitalista por el socialista, y que esto no será posible sino mediante el reemplazo en el poder político de la nación de la conducción populista y pequeño burguesa por la de la clase trabajadora y sus aliados naturales los trabajadores del campo y clases medias empobrecidas.

SITUACION ACTUAL

31. El derrocamiento de Sánchez de Losada en octubre del 2003, fue producto de la explosión del descontento generalizado en todo el país por el fracaso del neoliberalismo doctrina con intensión GLOBALIZADORA mundial surgida después del derrumbe de la burocracia soviética. En Bolivia, en 20 años de ejercicio agudizo la pobreza ahondando las diferencias sociales entre pocos ricos y muchos pobres.

32. El histórico acontecimiento de octubre del 2003 constituye un salto cualitativo de tal envergadura política que ubicándose justo en el núcleo andino con alta madurez de lucha por sus condiciones de extrema pobreza y olvido de los gobiernos liberales y neoliberales abrió las condiciones para profundos cambios estructurales; la izquierda tradicional haciendo honor a su papel también tradicional de retaguardia y oportunista se acomodó en la cola del MAS, movimiento popular que capitalizando el descontento logro llegar al poder sin claridad ideológica y sin proyecto socialista.

El MAS liderado por Don Evo Morales dirigente del sector cocalero no proletario, carecía y carece de una definida ideología. El grupo gobernante lanza “ideologías” que oscilan entre un Capitalismo Andino pasando por un supuesto Socialismo Comunitario y un anclaje de propuestas corporativistas, dibujando un proyecto populista con planes desarrollistas y discurso anticapitalista desviando el curso de la protesta popular y la Agenda de Octubre, aplicando políticas en una variante populista del sistema capitalista con marcada posición antimarxista. En ese contexto se instaura el gobierno popular del MAS aplicando políticas reformistas sin contenido clasista, reflejando mas bien una actitud de resentimiento social y una obsesión de continuismo en el poder.

Si el Decreto Supremo 28701 determina una simple reforma tributaria incrementando las imposiciones económicas a favor del Estado por parte de las transnacionales hidrocarburíferas, en los hechos no se modificaron la propiedad de esos medios de producción estratégicos, por consiguiente no hubo nacionalizaciones sino reformas tributarias, las transnacionales extranjeras continúan administrando y operando las empresas. Declarar que el suelo y subsuelo son nacionalizados no es nada novedoso, siempre fueron bolivianos, lo esencial es que la extracción de sus recursos y su comercialización sean propiedad del estado boliviano.

33. El gobierno del M.A.S. instaurado en enero 2005 con el 47 por ciento del electorado, y ratificado en las elecciones de abril del 2010 , caracteriza su gestión priorizando la politización y el simbolismo de valores prehistóricos, condimentadas con discursos anticapitalistas, evidenciando incoherencias entre el discurso revolucionario y la practica gubernamental que no guarda relación con la Agenda de Octubre, agenda que por sus postulados proyecta ideológica y alternativa de gobierno, cuyo incumplimiento imposibilita superar las contradicciones de clase, que en definitiva es la que caracteriza la naturaleza de un Estado

34. El gobierno en su afán de controlar las organizaciones sociales no se diferencia de las practicas reformistas de la pequeña burguesía, interfiriendo en la independencia sindical; alentando el sindicalismo amarillo; calificando de derechistas a las organizaciones combativas como el de fabriles, magisterio urbano y organizaciones campesinas que manifiestan críticas al gobierno desde visiones revolucionarias. El incremento de la desocupación y la disminución de salarios agudizan la crisis de la economía familiar; las disposiciones antidemocráticas y antiobreras como las propuestas oficiales del nuevo Código del Trabajo pro patronal aprobado por la burocracia desclasada de la C.O.B., una Ley de pensiones supuestamente solidaria que carga la responsabilidad económica en las espaldas de los mismos trabajadores soslayando el Estado su obligación de aportar al fondo de pensiones. Violando derechos relativos al régimen de garantías y libertades de libre expresión, el gobierno del M.A.S. se identifica como reformista del sistema capitalista, con prácticas agravantes, contrarrevolucionarias acercándose a las obsoletas dictaduras neofascistas del pasado.

35. En los últimos años el gobierno desvirtuó progresiva e incesantemente la practica del sindicalismo obrero y con la culpable complicidad de la burocracia sindical desclasada, sustituyo el poder político de la clase trabajadora, por el apoyo al gobierno so pretexto de “apoyo al proceso“ y el mal entendido del “Control Social” en la gestión administrativa de algunas empresas del Estado. Durante ese mismo tiempo, la costra sindical burocratizada de la COB imprimió al movimiento obrero una doble sumisión negativa. Desde el punto de vista de la obediente a una concepción puramente simbólica de socialismo se paralizo las reivindicaciones salariales; y desde el punto de vista de lucha de clases, fue despojado de su independencia de clase y se subasto como fuerza de sustentación del gobierno sometido a la variante populista del capitalismo.

La tesis del “control social del gobierno” ofrecida falazmente como un medio de control ciudadano sobre la administración de instituciones del gobierno, sirvió para que el gobierno controlara el movimiento sindical anulando su independencia de clase. La conducta de la dirección sindical amarilla, jamás podrá superar las limitaciones ideológicas del populista procapitalista, probando una vez más, que los procesos de la revolución democrática y cultural que no culminan con el reconocimiento del proletariado como clase conductora del poder, están destinados al retroceso y recaída en la reacción, favoreciendo y reforzando la colonización imperialista. Así como el sometimiento del sindicalismo a la organización política de la pequeña burguesía, en el periodo 1952-1964, impidió la maduración de una alternativa proletaria para llevar el proceso revolucionario a sus últimas metas, del mismo modo el populismo sin ideología de clase encontró una dirección sindical elitista, corrompida por los gobiernos neoliberales de turno al que controla confundiendo el control social con cargos burocráticos para presionar destituciones y designaciones de funcionarios públicos.

36. La desarticulación del movimiento obrero, la desorganización, en muchos casos, la extinción de los partidos políticos populares, la atonía cívica, la consolidación de las transnacionales que tienen en sus manos la economía del país, determinaron y explican la ausencia de condiciones para la profundización del proceso por parte del gobierno. Es por esto que la gesta octubrista de El Alto de La Paz y la apertura democrática consecuente, no lograron la culminación de un proceso revolucionario, sino un cambio pragmático para la conservación del poder en un proceso contradictorio. Es en esta etapa donde la conciencia revolucionaria debe ser retomada por la clase obrera, cuya radicalización ideológica esta determinada por su conciencia de clase y la asimilación combatiente del sindicalismo revolucionario frente al fracaso del populismo y pasar a los niveles superiores de lucha por la construcción del Socialismo.

La insurrección popular del pueblo alteño el 17 de octubre del 2003 significo la primera resistencia política cuestionadora al sistema capitalista en su última versión neoliberal, marcando de hecho la discrepancia ideológica esencial con el sistema. Este cuestionamiento directo, masivo y revolucionario de los trabajadores y demás sectores populares logró derrotar al Gonismo. La in organicidad de la acción popular y la carencia de una vanguardia política y revolucionaria, impidieron que la clase trabajadora y los sectores populares reclamaran y obtuvieran, por acción propia, el poder político., y ante tal ausencia surgió el MAS sin haber dirigido la insurrección popular, ni por constituir vanguardia política alguna, sino por el vació político y orgánico de una izquierda revolucionaria

RAZON DE SER DEL PARTIDO SOCIALISTA -1

38. Mas de cincuenta años de extraordinaria experiencia popular, dada por el excepcional dinamismo de cambios políticos, cinco décadas de cruenta y heroica lucha popular, protagonizadas por la clase trabajadora y frustraciones por la intervención claudicante de la pequeña burguesía, han demostrado que la clase obrera y el pueblo no tienen otra posibilidad de desarrollo histórico que no sea el Socialismo, ni otra vía de alcanzarlo que no sea la Revolución.. La clase trabajadora en su conciencia de clase sabe que no puede darse la consumación de las tareas democráticas de liberación sin una vanguardia política, ni su transformación en tareas socialistas, sin un PARTIDO SOCIALISTA. Para cumplir esta necesidad histórica el líder político revolucionario Marcelo Quiroga Santa Cruz ha organizado el PARTIDO SOCIALISTA – 1 en base a definiciones ideológicas de liberación social y nacional.

39. Cada periodo de la historia nacional expresa concretamente los diferentes intereses de clase, dando lugar a la formación de instrumentos políticos determinados. En el área de la dependencia, la fuerza política de vanguardia expresa la ideología del sector social de avanzada y surge como el instrumento de liberación de las clases oprimidas y sectores radicalizados. Hace cincuenta y ocho años, la teoría del nacionalismo revolucionario, como fundamento teórico de la ideología pequeño-burguesa progresista, se impuso frente al liberalismo que, por un siglo sirvió políticamente al predominio de la oligarquía minera y al feudalismo terrateniente. Pero ese nacionalismo frustro la esperanza de liberación de la clase trabajadora y los sectores oprimidos, pactó con la oligarquía nativa y claudicó ante el imperialismo. Descalificado su instrumento político, agotada su teoría, esclarecida ante la conciencia popular su incapacidad objetiva para transformar estructuralmente a una sociedad explotada y dependiente, de este nuevo periodo de nuestra historia surge una nueva ideología, la de la clase trabajadora; un nuevo protagonista, el movimiento obrero; un nuevo proyecto liberador, el socialismo; y un nuevo instrumento de lucha y realización revolucionaria, el Partido Socialista – 1.

EL PARTIDO SOCIALISTA EN LA LUCHA DE LIBERACION NACIONAL

40. El Partido Socialista -1 MQSC, mantiene una absoluta independencia del gobierno actual, al que considera una manifestación, contradictoria a un proceso revolucionario que compromete el interés de la clase trabajadora. Las causas, procedimientos y finalidades de un proceso revolucionario, exceden al régimen de gobierno que, a pesar de haber adoptado medidas coyunturales bajo la presión de las masas, como el incremento de obligaciones tributarias a las empresas petroleras transnacionales, la devolución de la autoestima a los hermanos indígenas de las naciones originarias, reposición simbólica de los valores ancestrales, la consolidación de las relaciones continentales en el marco de la unidad de acción contestataria al imperio, y otras, por la naturaleza populista del gobierno; pese a ello su falta de claridad ideología y su base exclusiva e institucional de sustentación inorgánica, está orientado al agotamiento dentro del marco del reformismo populista.. El Partido Socialista-1 apoya y apoyara toda medida progresista y popular que el gobierno adopta y pudiera adoptar, exigirá la adopción de nuevas medidas antiimperialistas y antioligárquicas que afecten al sistema capitalista y al régimen de dependencia, que den profundidad al proceso, aseguren su continuidad, le den contenido de clase y, sobre todo, contribuyan a crear condiciones para el establecimiento de un Gobierno Popular revolucionario dirigido por el proletariado que culmine las tareas democráticas y de liberación. Por ello el Partido Socialista – 1 MQSC combate y combatirá todo intento de detener y revertir el proceso, censuramos con franqueza revolucionaria toda amenaza de retroceso o amago de claudicación del gobierno. Luchamos y lucharemos contra toda maniobra divisionista de la clase trabajadora y todo proyecto que tienda a la anulación de la independencia de clase del movimiento obrero, bajo el pretexto del apoyo requerido por el gobierno, porque si bien se dan entre ambos ciertas coincidencias en algunas tareas democráticas, antiimperialistas y populares, y en la necesidad común de evitar una regresión reaccionaria, el gobierno no expresa la ideología de la clase obrera. El Partido Socialista-1 contribuirá a la lucha de resistencia popular junto a la clase trabajadora y a las fuerzas revolucionarias, cuando el imperialismo y la reacción desencadenen un golpe contrarrevolucionario. El objetivo final de la lucha del Partido Socialista – 1 MQSC, no será solamente la defensa del proceso revolucionario, en la medida de su desarrollo actual, sino en la medida de su profundización.

41. El Partido Socialista – 1 MQSC combate y combatirá a toda organización de ideología reaccionaria; rechaza y rechazará toda forma de relación con cualquier fuerza adscrita a la tesis engañosa de la “ideología poli clasista”; mantendrá relaciones de fraternidad revolucionaria con todas las organizaciones populares y políticas interesadas en contribuir a la unidad, para la formación de una alianza orgánica antiimperialista.

42. El Partido Socialista – 1 MQSC apoya al parlamento Plurinacional en su estructura y su independencia de poderes, rechazamos todo sometimiento al poder Ejecutivo porque es una manifestación del propósito que la clase trabajadora ha tomado de reemplazar al Poder Legislativo tradicional, que fue una forma residual de institucionalismo conservador y expresión anacrónica de la superestructura jurídica, conformada por los grupos dominantes para la perpetuar un orden interno oligárquico y una condición nacional dependiente.

Apoyamos al poder Legislativo Plurinacional en tanto y cuando sea el modo de elección directa y espontánea de sus miembros en pleno ejercicio de la democracia participativa y plena libertad de elegir y ser elegido rechazando toda imposición verticalista para no coartar el poder y capacidad de decisión que las mayorías nacionales les hayan conferido para cumplir con las tareas de los cambios revolucionarios estructurales. El parlamento Plurinacional debe ser elegido para superar el negativo carácter de vocero del poder ejecutivo para constituirse en poder independiente.

El Partido Socialista – 1 MQSC combatirá todo intento de utilización del Parlamento Plurinacional por grupos políticos, personalistas, y direcciones fuera de su contexto de poder autónomo.

El PS-1 MQSC luchará contra todo intento de apropiación política sectaria dentro del Parlamento Plurinacional, por que este órgano de poder es el escenario democrático donde se deben discutir los asuntos legislativos a la luz del pueblo.

43. El Partido Socialista – 1MQSC en la cuestión de las Autonomías define una posición marxista respecto al tema, respondiendo a la pregunta de ¿Qué hay que entender por autonomía?:

No demos respuesta en definiciones jurídicas deducidas de toda clase de conceptos generales, busquemos la respuesta en el estudio histórico-económico particular de los movimientos sociales y extraer un concepto objetivo y entendible.

Por autonomía se entiende: (y así lo entienden los pueblos originarios) la separación de colectividades de una nacionalidad, con una administración propia dentro de otro supranacional o PLURINACIONAL. Este concepto implica: Autonomías de gestión en lo económico, cultural, y administrativo de la nación autónoma. Si entendemos de este modo que es la correcta vemos que el gobierno tiene serias contradicciones, la Ley marco al reconocer autonomías departamentos, comunales, regionales y a 36 naciones originarias debe sentirse acorralado en sus propias redes, por que el MAS por cálculo político se acomodó a las demandas de autonomía de los departamentos, usando el termino de autonomía como recurso político y como discurso en las demandas regionales y naciones originarias. Pero en verdad, no esperaban una verdadera autonomía en el concepto correcto, y no saben como salir de ella, teniendo un proyecto de gobierno centralista, expansionista y autoritario.

Finalmente en el concepto socialista, las autonomías no interfieren en la condición de clases sociales, así como la expansión del capitalismo no reconoce fronteras la condición de clase social esta por encima de las nacionalidades y de los continentes.

44. El Partido Socialista – 1 MQSC, respalda los postulados de la autonomía universitaria, forjando nuestros cuadros universitarios en la profundización de un proceso de cambios estructurales, adoptando la línea de unidad de las fuerzas revolucionarias en el sistema universitario boliviano..

45. Frente al simultáneo desarrollo progresista, aunque con diferencias de grados y formas, en Bolivia, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Venezuela; se alcanzaron logros importantes en unidad de acción frente a las arremetidas y constantes conspiraciones del imperialismo. La constitución de la UNASUR pese a su falta de vigor en el objetivo de integración continental es el primer paso para lograr a futuro la construcción de la Patria Grande Latinoamericana.

El Partido Socialista – 1 MQSC sostiene la necesidad de consolidar el virtual eje político progresista del Pacífico, como un modo de defensa colectiva que disminuya la vulnerabilidad externa de nuestro desarrollo político nacional y determine una nueva correlación de fuerzas, en servicio de la revolución popular latinoamericana.

PARTIDO SOCIALISTA Y EL GOBIERNO POPULAR Y REVOLUCIONARIO

46. El Partido Socialista – 1MQSC proclama la necesidad de consolidar la formación de una vanguardia política revolucionaria dirigida a la construcción del Estado Socialista, democrático e incluyente en Bolivia donde los sectores populares trabajadores, campesinos y clases medias sean reales protagonistas de las políticas y conducción del nuevo Estado nacional.

PROPUESTA FRENTE A LA FRUSTRACION DEL POPULISMO

47. Declaramos que, nuestra organización política en alianza con partidos y organizaciones afines ideológicamente, aspira a construir el destacamento de avanzada de las mayorías, dicha vanguardia será posible, en las actuales circunstancias, sobre la base de coincidencias ideológicas y programáticas.

El Partido Socialista – 1MQSC afirma que la vanguardia política debe proponerse la construcción y fortalecimiento de un Frente Popular con solidez orgánica y claridad ideológica, cuya misión histórica debe ser el cumplimiento de las tareas democráticas y de liberación, preparatorias para la construcción del socialismo. Esta es la exigencia histórica inmediata frente a las políticas centralistas, autocráticas y confrontacionales ejercidas por el gobierno del presidente Morales. El Partido Socialista-1MQSC dedicará a este fin toda la capacidad de su organización nacional.

48. La conquista del poder por las fuerzas populares, bajo liderazgo de su vanguardia organizada, no se dará pacíficamente y dentro de las reglas del juego de la autocracia pro burguesa. En cuanto objetivo táctico fundamental del Partido Socialista–1 MQSC, la conquista del poder será resultado de la intervención masiva y revolucionaria de las masas, bajo la conducción de su vanguardia política. Como parte de ella, el Partido Socialista–1 MQSC adoptará todas las formas de lucha dialécticamente condicionadas por la rica experiencia insurreccional del movimiento obrero y campesino.

La evaluación correcta de la correlación de fuerzas de las clases antagónicas, determinará la elección de prioridades en el campo de la táctica. El Partido Socialista–1 MQSC no intenta convertir en dogma ninguno de las formas particulares de lucha popular ni desconocer la validez de los métodos que emplean las fuerzas revolucionarias en su conjunto.

49. El Partido socialista–1MQSC, como instrumento de la clase obrera y las masas populares, como parte de su vanguardia política, declara su adhesión al principio de la solidaridad internacional de los movimientos de liberación, pero afirma que no supeditará su teoría, organización y acción concreta, a ninguna organización, gobierno o país extranjero. Su línea política, sus formas orgánicas, sus métodos de lucha y sus objetivos estratégicos, están determinados por las condiciones propias de la realidad boliviana. Por tanto, el Partido Socialista–1MQSC plantea la necesidad de que la lucha de liberación, el establecimiento de un Gobierno Popular y revolucionario y el desarrollo de su acción liberadora y preparatoria para la construcción del socialismo en Bolivia, deben cumplirse en términos de solidaridad internacional y autonomía nacional

50. El Gobierno Popular, conquistado por la acción revolucionaria de los sectores populares, dirigido por su vanguardia revolucionaria con primacía de la clase obrera, e integrado por los campesinos, sectores de clase media e intelectuales revolucionarios, tendrá su razón de ser y se justificará históricamente, en la medida en que cumpla una etapa de transición entre el populismo al socialismo, caracterizado por: el siguiente

51.- PLAN DE LUCHA:

1.- EN ECONOMIA

Planificación centralizada orientada al desarrollo industrial de los sectores estratégicos de la economía nacional, aplicando las siguientes medidas:

a).- Derogación del D.S. 21060

b).-. Revertir al patrimonio nacional y la incorporación a la economía estatal de las riquezas naturales no renovables hoy en poder de socios transnacionales, estatizando todos los grandes medios de producción en minería e hidrocarburos.

c).- Nacionalización de la empresa minera San Cristóbal, Sinchi Huayra, previa verificación de daños económicos y ambientales al estado y a las poblaciones adyacentes.

d).- La efectiva monopolización estatal y no solo discursiva por parte de YPFB del comercio exterior de hidrocarburos y minerales de la COMIBOL

e).- La nacionalización de la banca extranjera

f).-. La revolución agraria liquidando el latifundio

f).- Apoyar con certeza y decisión las inversiones de la mediana pequeña y micro empresas nacionales.

NATURALEZA SOCIALISTA DE LA ECONOMIA NACIONAL SUPERANDO EL ABSOLUTISMO CAPITALISMO DE ESTADO FRUSTRADO EN SUS EXPERIMENTOS INTERNACIONALES

Medidas que deberán adoptarse en el marco de una política económica singularizada por el franco rechazo al distorsionado y difuso modelo de desarrollo populista, superar el absolutismo capitalismo de Estado frustrado en sus experimentos internacionales.

Las políticas para encauzar al país por la vía socialista del desarrollo económico del nuevo siglo, se traducen en:

1.- El predominio de la clase trabajadora, mediante su intervención en la conducción política del Poder Central.

2.- Priorizar la industrialización asegurando los valores agregados a nuestros recursos naturales.

3.- Las empresas estratégicas transnacionales estatizadas serán administradas por el Estado Plurinacional con participación COGESTIONARIA de los trabajadores.

4.- Esta modalidad será aplicable a las grandes empresas nacionales con la siguiente variante: Administración COGESTIONARIA entre los PROPIETARIOS nacionales y sus TRABAJADORES..

5.- En casos especiales de quiebras y cierres de empresas privadas por diferentes motivos será aplicada la AUTOGESTION OBRERA, impulsando el funcionamiento y desarrollo con apoyo técnico y financiero del Estado Plurinacional.

6.-. Las empresas privadas con categorías de medianas, pequeñas, microempresas se auto administraran recibiendo apoyo técnico financiero y aval del Estado Plurinacional.

El marco legal para la implementación de estos cambios económicos estructurales será mediante Ley de la nación, complementada en cada caso por adecuadas Reglamentaciones.

EN EDUCACION

1.- La supresión de la educación privada con objetivos de unificación del sistema pedagógico nacional fiscal y gratuito, no es viable por Decreto, es mejorando el sistema educativo fiscal gratuito mediante las siguientes acciones:

a).- Vigorosa inversión en la infraestructura con ampliaciones, y construcciones de establecimientos apropiados a los niveles de formación.

b).- Significativos incrementos al Presupuesto destinado a equipamiento moderno acorde con los avances de la tecnología, superando la alfabetización masiva hacia la formación técnica.

c).- Reconocimiento a los trabajadores del magisterio nacional con salarios dignos y consideraciones acordes con sus necesidades vitales y profesionales que les corresponde por el alto nivel de responsabilidad en la formación del hombre nuevo boliviano..

d).- En base al currículo profesional de los educadores y representación de padres de familia, conformar un ministerio encargado de revisar y modificar los textos de estudio acordes con la verdadera historia nacional para una real descolonización de la enseñanza rescatando lo positivo de nuestra ancestral cultura y los valores autóctonos, superando fanatismos fundamentalistas que desconocen los adelantos técnicos y científicos logrados por la humanidad en los últimos siglos.

e).- El respeto de la autonomía económica, administrativa y académica universitaria, en absoluta y orgánica vinculación con la política pedagógica nacional.

f).- Sin descuidar la parte espiritual del ser humano, el respeto absoluto a la libertad de cultos religiosos.

EN SALUD

1.- Socialización de la medicina mediante la instauración de servicios de salud con alcances de frontera a frontera, iniciando este objetivo socialista con infraestructuras hospitalarias y policlínicas con equipamientos modernos, elevando la calidad y número de los servidores de salud, para plasmar con hechos la filosofía de la vida.

INTEGRACION SOCIAL Y LIBERTAD DE EXPRESION

1.- La libertad de expresión conlleva el concepto esencial de toda filosofía cultural de los seres humanos, atentar contra ello debe considerarse acto discriminatorio y delito de lesa humanidad. La tolerancia del pluralismo ideológico en la práctica democrática de la libertad de pensamiento y expresión es parte de la vida en sociedad. El Estado Socialista en su política de favorecer a todos los bolivianos no tendrá por que temer a las críticas internas de los ciudadanos.

2.-Sustitución del institucionalismo populista de confrontación racial por una política de integración social mediante planes educativos iniciados desde los niveles básicos hasta la total formación del hombre nuevo boliviano preparado para enfrentar las nuevas relaciones sociales, económicas, técnicas del siglo presente y de los venideros.

EL PS-1 MQSC Y EL INDIGENISMO

La Tesis Política del Partido fundado por el adalid de las luchas sociales Marcelo Quiroga Santa Cruz no puede obviar el tema vital de nuestra nacionalidad que es el llamado erróneamente INDIGENISMO.

Los indios son y están en el continente Asiático en la gran nación de la India. El primer europeo que pisó el ABYA YALA hoy Latinoamérica nos bautizó con el erróneo nombre de indios. Lo correcto es reconocer su lugar preponderante como pueblos, naciones y etnias originarias dueños de estas regiones desde las alturas andinas, los valles y tierras bajas orientales. Tampoco corresponde nombrarlos como campesinos por que no todos los ciudadanos que se dedican al trabajo agrícola del campo son originarios, como no todos los citadinos que habitan los centros urbanos son blancos.

En nuestra historia los hermanos originarios fueron objeto de una doble explotación por parte de los detentadores del poder del Estado; Por un lado explotados sin reconocimiento de plenos derechos humanos por su condición étnica; y por otro, su condición de trabajadores sean agrarios, mineros, fabriles, constructores, etc. explotados por su condición de clase obrera en el sistema capitalista. El 75% de los trabajadores asalariados y no asalariados son originarios o mestizos explotados por un 10%, los 15% restantes corresponden a las clases medias constituidas por orden numérico de blancos, mestizos y originarios que oscilan entre el proletariado y la pequeña burguesía.

Bajo estos conceptos de ubicación social y clasista los hermanos originarios constituyen el grueso del proletariado boliviano, cuyos intereses de clase rebasan las diferencias étnicas. Si persiste el sistema capitalista, podrán existir 100 familias ricas dueños de los medios de producción entre los originarios, quienes necesariamente vivirán explotando a millones de familias originarias pobres constituyendo el ejercito de explotados cada vez mas numerosos. Por consiguiente:

LA LIBERACIÓN DE LOS ORIGINARIOS ESTA INDISOLUBLEMENTE LIGADA A LA LIBERACIÓN DE LA CLASE OBRERA QUE EN BOLIVIA RESULTA SER SU PROPIA CLASE.

POLITICA EXTERIOR

52.- Apoyamos toda política exterior antiimperialista e independiente fortaleciendo las iniciativas de integración latinoamericanas mediante la UNASUR, el MERCOSUR y la ALBA que deberán desarrollar sus políticas integracionistas hasta lograr la conformación de la PATRIA GRANDE LATINOAMERICANA O EL ABYA YALA representativa de los intereses comunes de nuestros países; al mismo tiempo consolidar las relaciones fraternales y solid