Montréal.- Wikileaks, dirigida por Julian Assange, y apoyada por un ejercito de activistas de la verdad y la transparencia, ha hecho públicos el 28 de noviembre de 2010, algo más de 250,000 cables provenientes de las distintas oficinas del departamento de estado y de las embajadas de los Estados Unidos en el mundo. Si suponemos que los 250 mil cables filtrados representan una muestra aleatoria de los mensajes que circulan en un período determinado entre el departamento de estado y sus oficinas diplomáticas dispersas en el mundo, entonces la cantidad de mensajes provenientes de un origen particular nos podría dar una idea de la importancia relativa de ese origen (o país por ejemplo) para el monstruo diplomático del imperio durante el período considerado.

Sería algo así como una proxy del interés relativo de los norteamericanos en el país donde se originan los cables. Por ejemplo, y tal como era de esperar, la principal fuente de los cables filtrados es el propio departamento de estado, con 8,017 cables. Le siguen en orden de importancia la embajada en Ankara (7,918 cables), la de Bagdad (6,677 cables), la de Tokio (5,697 cables), la de Amman con (4,312 cables).

La embajada de USA en un país latinoamericano que más cables ha originado es la de Colombia con 2,416 cables. Este dato sorprende a nadie, pues todos sabemos que, para mala suerte del noble pueblo colombiano, los gobiernos de Colombia se sienten cómodos con su papel de perros guardianes del imperio en nuestra América. En el segundo lugar del ranking está Venezuela, el “cuco” de los gringos al sur del rio grande; la embajada de USA en Venezuela ha originado 2,340 cables. Estamos hablando de la misma Venezuela cuyo pueblo frustró el golpe de estado de abril de 2002. A continuación, en los puestos tercero, cuarto y quinto, están la embajada en México (2,285 cables), la de Argentina (2,340 cables) y la de Honduras (1,950 cables). Si, Honduras. Y por delante del coloso del sur, Brasil, que con sus 1,947 cables se coloca en sexto lugar. Luego vienen Chile, Ecuador, Perú, Bolivia, Nicaragua, Guatemala, y un largo etc.

Uno se pregunta qué hace Honduras metida ahí entre Argentina y Brasil. ¿Qué podría explicar este dato estadístico aparentemente anómalo, pero muy real? Cómo explicar un supuesto mayor interés de los gringos por Honduras que por Brasil. Pues, valga la pena recordar que estamos hablando de la pobre Honduras condenada a fungir de “portaviones” norteamericano, la las bases militares estadounidenses, la Honduras del golpe de estado oligárquico-militar de junio de 2009. La Honduras cuyo pueblo reclamaba y reclama un proceso constituyente.

Los datos sobre los cables filtrados por Wikileaks se ponen aún más interesantes cuando tomamos en cuenta la clasificación de los cables según su contenido; hay tres tipos de cables: los no clasificados, los confidenciales y los secretos. Si sólo consideramos los cables de tipo confidencial y/o secreto, nuestro ranking se modifica de manera sorprendente. La embajada de USA que más cables confidenciales y/o secretos ha generado desde nuestra América es la de Venezuela (1,996 cables de un total de 2,340), desplazando a la embajada en Colombia a un segundo lugar (1,240 cables). La embajada de la Honduras sube interesantemente al tercer lugar (857 cables).

La embajada de USA en Bolivia aparece en el cuarto lugar (804 cables, de un total de 1,299), mientras que la de Ecuador se posiciona en el quinto (720 cables). Caramba! Bolivia! Quién diría? Estamos hablando de esa Bolivia cuyo rebelde pueblo que frustró un golpe de estado civico-prefectural auspiciado por la oligarquía de la media luna en septiembre de 2008 y cuyo gobierno desarticuló un plan secesionista en abril de 2009. La Bolivia del presidente indio Evo Morales, aquel que echó al embajador norteamericano Goldberg por injerencia en la política interna y por encabezar afanes desestabilizadores. Ni qué decir de Ecuador, esa querida tierra cuyo pueblo, y presidente Correa, pararon en seco la intentona golpista de hace apenas unas semanas. No en vano va la brevería esa que dice que el único país en el que no hay golpes de estado es yanquilandia por que allí no hay embajador de los unaitedesteits.

La cosa se pone aún más interesante, si comparamos la densidad de lo secreto y confidencial, es decir la cantidad de cables secretos y/o confidenciales con respecto al total de cables emitidos en cada embajada. Asi, el 85% de los cables originados en la embajada de USA en Venezuela fueron de tipo confidencial y/o secreto. Le sigue en orden de importancia por densidad, la embajada en Bolivia con 62% de cables de tipo secreto y/o confidencial. La embajada en Colombia se halla en un tercer lugar, con 51%. En cuarto lugar está la de Ecuador con 50%, en quinto la de Nicaragua con 48% y en sexto la de Honduras con 43%. Si de esta lista quitamos a Colombia y añadimos a Cuba, obtenemos completito el listado de los países del ALBA. Los países que más han avanzado en su liberación del imperio son los que más le interesan/preocupan al imperio y son los que mas se han quejado estos últimos años del apoyo descarado de los norteamericanos a los grupos de oposición a los procesos de cambio latinoamericanos.

Wikileaks recién ha publicado 278 de los 251,287 cables. Lo que ya se ha visto en algunos de esos primeros cables va de lo risible a lo escalofriante. Un ejemplo es el cable que se origina en la oficina de Hillary Clinton el 31 de diciembre de 2009 (por la tardecita, como haciendo sus votos de año nuevo) y que lleva el código 09STATE132349 <http://cablegate.wikileaks.org/cable/2009/12/09STATE132349.html>. En el memo, Clinton instruye al personal de la embajada en Buenos Aires averiguar todo lo necesario como para acabar con los nervios (matar de nervios) o matar de rabia, a la presidenta Fernández de Kirshner, o a su esposo, QEPD.

Los cables se irán conociendo de a poco y seguirán causando indignación y repudio por un buen tiempo. A medida que se vayan conociendo más cables, podremos confirmar, o rechazar, las especulaciones hechas con base al supuesto adoptado al inicio. Sin embargo, más allá de las especulaciones, lo que es seguro es que los cables nos ayudarán a convencernos del carácter nauseabundo de las “diplomacia” imperial y confirmar las sospechas que tiene el mundo entero sobre la ética podrida con la que el gendarme global maneja sus relaciones con los demás (y con la Madre Tierra).

* idearium@gmail.com