Cochabamba, (ABI).- Es irresponsable y un exceso emitir informaciones sin presentar pruebas para estigmatizar años niños y a la región de El Chapare con el narcotráfico, manifestó el sábado el portavoz oficial de la Presidencia, Iván Canelas.

En una conferencia de prensa, Canelas salió al frente a las declaraciones del monseñor Tito Solari, quien dijo que los niños de El Chapare salen a vender droga en la noche. “Es lamentable que se emitan esas declaraciones sin presentar pruebas y lo único que se logra es mellar la imagen nacional y, peor aún, desprestigiar a una región como El Chapare y a los niños que la habitan”, señaló. El Portavoz expresó que esa no es la manera de luchar contra el narcotráfico, que es un delito que debe ser combatido por la sociedad en su conjunto, pero no con ese tipo de acusaciones sin presentar constancias. Puntualizó que es preocupante que sea un prelado de la iglesia católica quien sea el que haga esas afirmaciones sin presentar pruebas. “Lo correcto es que si cuenta con esa información debe darla a conocer a los organismos de lucha contra el narcotráfico para que investiguen”, anotó. Indicó que si no hay constancias probatorias, esas denuncias solamente tienen fines políticos. El Portavoz Oficial resaltó que Bolivia realiza grandes esfuerzos para luchar contra el narcotráfico, al punto de batir este año todos los récords de erradicación de plantaciones de coca, incautación de droga y la desarticulación de grupos de narcotraficantes. “La meta de erradicación de cocales era este año de 5.000 hectáreas, pero hasta el momento ya se alcanzó a más de 7.000 hectáreas”, dijo. Agregó que esas actividades se realizan sin disparar un solo tiro, ni agredir a nadie, una vez que la erradicación se cumple en forma concertada con los productores de coca. “El Gobierno a través de Los organismos especializados realiza permanentes investigaciones para evitar que el narcotráfico se expanda en el país”, subrayó. “El narcotráfico es un problema grave, habría que preguntar a Estados Unidos qué hace para evitar el crecimiento del mercado de consumo de cocaína, en el marco de su responsabilidad compartida contra el delito”, enfatizó. Grandes cantidades de droga peruana llega al mercado estadounidense, de gran demanda de estupefacientes, en muchos casos utilizando a Bolivia como país tránsito. El Gobierno ha subrayado con reiteración la necesidad de que las naciones industrializadas consumidoras de drogas asuman su responsabilidad en el combate al narcotráfico, antes que exigir solamente a los países afectados por la producción que lo hagan.