Fueron las palabras pronunciadas por Miguel Justiniano, miembro del comité político del MAS Tarija, en la reunión desarrollada a inicios de noviembre en la ciudad de Tarija con la presencia del ministro Luis Arce y otras altas autoridades del Gobierno Nacional, que tenía como objetivo evaluar los resultados de la estrategia de desestabilización al Gobernador Mario Cossío.

Según los comentarios vertidos en dicha reunión, hace un mes aproximadamente sostuvieron una reunión en la que se habría tomado la iniciativa de “tumbar” a Cossío a través de una serie de ataques “judiciales” y políticos, pero que no habría dado resultados porque éste optó por victimizarse y su popularidad subió de manera importante/preocupante.

De forma muy gráfica y criolla, Justiniano detalla que Cossío está como funámbulo sobre la cuerda floja haciendo grandes esfuerzos por no perder el equilibrio, como consecuencia de las embestidas ejecutadas para hacerlo caer, y tomar el poder como suchas tras la carne podrida.

Estas afirmaciones son pruebas claras que todo el ataque judicial, social y político desplegado desde hace tiempo en Tarija y en el Chaco no es casual, no es espontáneo, ni tampoco obedece a reivindicaciones sociales, regionales o a la búsqueda de justicia, sino a un propósito innoble, espurio e infame, que es derribar a una autoridad legal y legítimamente constituida y la toma del poder por vías no democráticas, barnizadas con una retórica presentable y con apariencia legítima. Verdaderos muñidores profesionales. Politiqueros.

De manera “coincidente” (aunque no hay coincidencias en política), algunas de las autoridades del Chaco (PAN – MAS) han ingresado al concierto del feroz ataque mediático en contra de Cossío simultáneamente en esas fechas. Es muy probable que exista meticulosa coordinación en las arremetidas porque el PAN es aliado incondicional del MAS. No hay duda que el PAN forma parte de esta opereta planificado por verdaderos miuras.

La sedición es un delito que consiste en el alzamiento colectivo y violento contra una autoridad legalmente constituida que busca a través de la presión derrocarla. La conspiración es la unión de un grupo de personas contra un superior. El complot es la confabulación de un grupo de personas contra otra, con el fin de generarle algún perjuicio. Todas estas conductas están fuera de las reglas de la política porque traspasan la línea de lo legalmente establecido y éticamente aceptado, pasa a un terreno delictivo, punible, criminal. Agrava la situación, la presencia de los ministros de Estado y de asambleístas elegidos por el voto popular, y que tienen un mandato de respetar y hacer respetar la CPE y las leyes. Son los llamados a dar el ejemplo, a que todos debemos someternos a los procedimientos legales y no saltar al terreno de lo criminal.

Un delincuente usa su inteligencia para violar la ley sin ser descubierto, sin ser sorprendido. De la misma forma, este grupo de autoridades y políticos se reunieron para conspirar, para complotar, para confabular, para delinquir sin ser descubiertos, pero como nada queda en secreto en esta tierra, el entresijo, la verdad de la maquinación se ha descubierto y todavía tienen el descaro y la desvergüenza de soslayar la gravedad del asunto. Es obsceno.

Si esta maquinación habría sido planificada por opositores del Gobierno, ya estarían tras las rejas aprehendidos con mucha violencia por encapuchados, como sucedió con los involucrados en el caso Rozsa. El Gobierno intento minimizar el asunto como si fuera banal. Que contradicción.

La única forma de acceder a la administración de los poderes/instituciones públicas es a través de los mecanismos democráticos establecidos en la CPE y las leyes, las elecciones populares. No existe otro mecanismo establecido, por lo que esta forma delineada por el Gobierno Nacional y el MAS, no solo es ilegal, sino es inadmisible en un Gobierno hipócrita que levantó la bandera del cambio, la ética, la transparencia, el respeto del voto popular, la democracia, etc.

Si Bolivia sería un país serio, un país de leyes y no de voluntades de hombre, un país donde se respete las reglas del juego democrático, la única manera de que el MAS administre la Gobernación de Tarija, sería a través de una elección popular en abril de 2015, antes no. Así renuncie o sea renunciado Mario Cossío. Pero esto es Bolivia. Como dijo la alta comisionada de las NN UU, Bolivia tiene un buen sistema de leyes, pero las mismas no cumplen sus objetivos.

Pero por otro lado, Mario Cossío como si fuera núbil de la política ha caído en la trampa del entretenimiento que el MAS le ha tendido. Todo este tiempo de cinco meses Cossío ha demostrado poca monta en política, tomando en cuenta que está rodeado por profesionales y experimentado en la política. Aprendices de la política (del MAS) lograron cercarlo, entretenerlo (como confesó Quecaña), y ponerlo en la cuerda floja como acróbata. Lo que pasa es que Cossío no tiene un partido político que lo sustente, pues el MNR y el FRI ya no tienen existencia real y efectiva y Camino al Cambio es sólo un bonito cartoncito colgado que dice Personería Jurídica, es decir no existe en la realidad, solo en el cartón.

Cossío no hace política, sólo intenta no caerse, porque unos aprendices de la política están zamarreando el árbol con fuerza sin que nadie se los impida abajo. Están sin competencia, sin rivales, sin contrincantes, sin opositores, sin adversarios, tienen la cancha libre para hacer las travesuras políticas que les venga en gana. Son principiantes de la política, por eso no tuvieron éxito hasta ahora, pero los que tiene Cossío a su lado no son aprendices, son ineptos, incompetentes, inútiles, inservibles, torpes, y brutos. Padecen de idiocia. Hay que mandarlos de vacación. A todos. Se aplazaron con burdos novicios.

Ni que decir de la situación de Cossío en el Chaco, aquí los sátrapas cocinan todo tipo de platos con Cossío todos los días. Camino al Cambio es inexistente, y los del PAN – MAS tienen la cancha libre para hacer de Cossío un Túpac Katari todos los días sin que nadie se los impida. Da pena. No porque los del PAN – MAS sean los peritos y hábiles de la política, los maquiavelos de la política, sino porque no hay oposición y golpean hasta cansarse a Cossío como bombo leguero y nadie sale en su defensa. Da lástima cómo todos los días patean al Gobernador en el piso, como un borracho vapuleado y sacudido por un grupo de muchachos abusivos. Todo esto obedece a la ineptitud política de Cossío y de sus colaboradores. Los del PAN – MAS crecen y están fuertes en el Chaco, porque no hay contrincante vivo al frente y no porque saben hacer política.

Este es un momento para que Mario Cossío, antes de seguir haciéndose la victima comience por hacer política en serio. Si la victimización continua, dará resultados temporales. Porque cuando alguien da lástima por mucho tiempo, uno con el tiempo se acostumbra y luego ya no despierta el sentimiento de solidaridad con el más débil. Cossío, debe reaccionar y comenzar a hacer política en serio, despojarse del séquito de inútiles que tiene a su lado y a la pelea de frente como corresponde para recuperar el terreno. Tiene todas las condiciones para comerse vivos a varios sátrapas.

Esta es una gran oportunidad que le da la coyuntura a Cossío para noquear a sus oponentes y mantenerlos controlados. Pero para ello debe animarse a hacer política y dejar de jugar al gato y al ratón. Ha llegado el momento de hacer política en serio y dejar de dar lastima, que con eso no se resuelve los problemas de la gente y no se hace política en serio. Si tiene tiempo Cossío, le recomiendo la lectura rápida de los dos libros de Dick Morris.

* Periodista, analista político y docente. farfan2007@gmail.com www.farfanopina.blogspot.com