(PL y ABI).- En el Día Mundial de la Diabetes, instaurado hace cuatro años con el objetivo de generar conciencia sobre esa enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, Bolivia lanzó una inédita campaña de concientización para prevenir nuevos casos y detectar la enfermedad con pruebas gratuitas de glucemia y presión arterial.

El Día de la Diabetes fue establecido en diciembre de 2006 por una resolución de la Asamblea General de la ONU que también advirtió sobre el impacto de las complicaciones conexas de la diabetes y la necesidad de trabajar en la prevención del padecimiento.

El texto destacó la importancia de divulgar todo lo relacionado con el mal a través de los medios de comunicación, y llamó a los Estados miembros de la ONU a elaborar políticas nacionales sobre la prevención, el tratamiento y la atención de la diabetes que estén en consonancia con el desarrollo sostenible de sus sistemas de atención sanitaria.

Según la Organización Mundial de la Salud, siete millones de personas desarrollan cada año la enfermedad y alrededor del 80 por ciento de las muertes por diabetes tienen lugar en países subdesarrollados.

El 14 de noviembre se celebra el natalicio de Frederick Banting, un científico canadiense que en 1922 descubrió la insulina, la hormona que permite tratar a los diabéticos y salvarles la vida. Ese resultado le valió un año más tarde el Premio Nobel de Medicina.

En un mensaje con motivo del Día Mundial de la Diabetes, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon urgió a los gobiernos a cerrar filas a favor de los diabéticos y a educar a la población sobre la prevención de esa enfermedad, y destacó la importancia de trabajar por el diagnóstico temprano, el tratamiento efectivo y la recuperación de los afectados.

Resulta inaceptable que los enfermos mueran por falta de información, tratamiento o acceso a los medicamentos, apuntó el responsable de la organización mundial y consideró crucial la educación de los pueblos sobre los riesgos que enfrentan los diabéticos para de esa forma evitar factores adversos como el hábito de fumar y aumentar la comprensión acerca de cómo manejar el padecimiento.

Ban Ki-moon recordó que en septiembre del próximo año la Asamblea General realizará una reunión de alto nivel dedicada a la prevención y control de las enfermedades no transmisibles.

En Bolivia, la responsable de la Unidad de Enfermedades Transmisibles del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz Ludmila Pérez señaló que el personal médico instaló carpas para informar y educar a la población sobre los factores de riesgo y los hábitos saludables que pueden prevenir esa enfermedad.

“Estamos brindando información a la población para prevenir la diabetes que se produce por el sedentarismo, la obesidad y los malos hábitos alimenticios, entre otros factores. Hay que prevenir esa enfermedad y la única forma es informar para evitar más diabéticos en Bolivia”, afirmó.

La jefa del Programa de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Sdenka Mauri precisó que en Bolivia los enfermos de diabetes suman cerca de un millón de personas, es decir entre 8 y 10% de la población.

Sostuvo que la diabetes, mal controlada, genera complicaciones en la vista en al menos el 40% de los diabéticos. Además, detalló que el 35% de los pacientes que ingresan a las unidades de diálisis, por un problema de insuficiencia renal, tienen origen en la diabetes.

Mauri informó que Santa Cruz es el departamento con mayor número de enfermos, seguido por Cochabamba, La Paz y el Alto.

La autoridad anunció que el Ministerio de Salud implementará, en el proyecto de la nueva Ley del Sistema Único de Salud, políticas a favor de las personas diabéticas, como prestaciones gratuitas para detectar esa enfermedad, además de programas para abaratar costos.