(ABI).- El Ejército boliviano se declaró antiimperialista, anticapitalista, socialista y comunitario en el Bicentenario de las Fuerzas Armadas. El Presidente Evo Morales ratificó por un año más a los comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas Ramiro de la Fuente, de Ejército Antonio Cueto, de la Fuerza Aérea Víctor Gandarillas, y de la Armada Hugo Contreras “para que acompañen el proceso de cambio”.

El Ejército de Bolivia celebró este domingo el Bicentenario de su creación con un inédito homenaje en el patio de honor del Colegio Militar “Gualberto Villarroel” de La Paz, que se replicó en las nueve ciudades capitales del país y en las unidades militares acantonadas en las fronteras y otras regiones.El Ejército Boliviano fue creado el 14 de noviembre de 1810 en los campos de Aroma, aledaños al departamento de Oruro, donde tuvo lugar la primera batalla contra tropas españolas.A partir de esa fecha se desencadenaron 15 años de sangrientas luchas por la Independencia, que consolidaron al Ejército en base a tres armas: Infantería, Caballería y Artillería, apoyados por tropas auxiliares y de servicio.El 26 de mayo de 1821 fue creado el primer Regimiento de Infantería denominado “Colorados de Bolivia”, Escolta Presidencial.El Ejército boliviano combatió en la batalla de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824, al mando del entonces General Antonio José de Sucre, donde se consolidó la libertad del Alto Perú.El 2 de abril de 1825 se libró la batalla de Tumusla, que dio paso, el 6 de agosto de 1825, a la independencia del entonces Alto Perú, que nació a la vida republicana con el nombre de República de Bolívar, que posteriormente se llamó Bolivia.El 3 de febrero de 1826 en la localidad de Viacha fue creado el Regimiento de Infantería 2, en honor al Mariscal de Ayacucho, José Antonio de Sucre y Alcalá.El 28 de agosto de 1836 se crea el Regimiento de Infantería 3, en memoria del general Juan José Pérez, que murió en los campos del Alto de la Alianza.Las glorias militares en la consolidación de la República se registraron entre 1829 y 1841, periodo en el que se dieron las campañas de la Confederación contra los ejércitos peruanos (1835-1836), contra las tropas argentinas (1836-1838) y contra las expediciones chilenas (1837-1847).En el periodo del Federalismo, los separatistas y la Guerra del Sucre (1885-1907), se funda, en la cuidad de La Paz, el Colegio Militar. El 5 de noviembre de 1895 se imprime el Código de Ordenanza Militar, por Decreto Supremo se emite el Reglamento del Estado Mayor estableciendo las atribuciones del Ministerio de Guerra.Entre los años 1910 y 1928 se produce la tercera creación de la Escuela de Guerra y, por Decreto Supremo, se crean los Comandos de División, se aprueba la Ley Orgánica del Ejército y se inaugura la Escuela de Clases.En 1932 el Ejército combate en la Guerra del Chaco, donde pierde al menos 50 mil hombres que perecieron por balas paraguayas y por la geografía de ésa región. En 1967 el Ejército participó de las acciones de Ñancahuazú, luego en Teoponte en 1969.En la gestión 2006, el gobierno del presidente Evo Morales toma la decisión histórica de nacionalizar los hidrocarburos, asignando a las Fuerzas Armadas la misión de devolver la dignidad, ocupando en una operación sincronizada las fuentes de riqueza.Actualmente el Ejército boliviano participa en Operaciones de Mantenimiento de Paz en el Congo, además desde el 2006, tiene a un regimiento en Haití.

Militares antiimperialistas

En la conmemoración del Bicentenario del Ejército, el PResidente Morales destacó la labor de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el contrabando, el narcotráfico, la asistencia a la población de las zonas fronterizas, el apoyo en el pago del Bono Juancito Pinto y la Renta Dignidad, además de la colaboración en la atención a los damnificados en los desastres naturales, entre otras acciones.”Las últimas acciones de las Fuerzas Armadas mediante el Comando Conjunto: Andino Amazónico y del Plata sientan soberanía y empiezan a recuperar los recursos naturales, en el marco de la nacionalización”, destacó el Mandatario.”Espero comandantes ratificados, de las distintas unidades militares y comandantes de los comandos conjuntos que sigan fortaleciendo y potenciando nuestras Fuerzas Armadas para que sean queridas, respetadas y admiradas por el pueblo boliviano”, puntualizó.El Presidente pidió al ministro de Defensa Rubén Saavedra y al comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Ramiro de la Fuente difundir los logros de esas instituciones en la recuperación de las minas de oro y de minerales en la frontera con Perú.”Quedé impresionado con los comandos conjuntos que hacen el trabajo de sentar soberanía, dignidad y defienden los recursos naturales”, destacó.

El Presidente Morales afirmó que las Fuerzas Armadas son antiimperialistas desde su nacimiento, su organización, y dijo que esa historia no se puede olvidar, por lo que pidió previsión para rechazar cualquier intervención extranjera.”La historia demuestra que el Ejército nace con una posición antiimperialista porque ha combatido el imperio europeo desde 1810 y por eso estoy convencido que el gran pensamiento y sentimiento de las Fuerzas Armadas son antiimperialistas desde su nacimiento, desde su organización, su movilización”, remarcó, tras recordad que un 14 de noviembre de 1810 un ejército de indios, mestizos y criollos derrotó en los campos de Aroma a las fuerzas realistas.Morales recordó la larga la historia de “ese sentimiento militar pensando en la Patria” y enumeró las acciones de algunos militares que legaron a la presidencia y que marcaron historia con decisiones a favor del pueblo y de los indígenas.Se refirió a los militares que, después de la Guerra del Chaco (1932-35) conformaron la agrupación Razón de Patria (Radepa), que crearon “una doctrina como el socialismo militar, el nacionalismo militar, que no fue importado ni impuesto” por nadie.”Un general como David Toro que es el primer presidente que obligó por decreto a los trabajadores sindicalizados, otro como Gualberto Villarroel que convocó al congreso indigenal”, puntualizó.También se refirió, entre otros, a German Busch de quien dijo confesó que llegó a la presidencia no para servir a los capitalistas y del general Juan José Torres, que se declaró “presidente y militar antiimperialista”.A su juicio, durante “las épocas nefastas”, en alusión a los periodos de las dictaduras militares en las que se vulneraron los derechos humanos y se asesinó a cientos de bolivianos, las decisiones no provinieron del Alto Mando Militar, sino fueron de orden político, que las Fuerzas Armadas acataron por su disciplina y subordinación.

El comandante del Ejército Antonio Cueto afirmó que esa entidad castrense se declara antiimperialista, anticapitalista, socialista y comunitario, y aseguró que no se debe permitir que ningún poder externo se imponga en este país andino amazónico.”Nuestro aporte institucional fue fundamental para la construcción de Bolivia especialmente los momentos de inflexión tanto interna como externa por eso nuestro Ejército ostenta orgulloso la insignia de fundador de la patria”, remarcó.Dijo que el Ejército celebra orgulloso su Bicentenario convertido en el crisol de la nacionalidad, al recordar que entre sus filas hay bolivianos y bolivianas de todas las regiones, “comprometidos con el actual proceso y conscientes de su realidad”.Aseguró que la nueva Constitución Política del Estado, que goza de legitimidad porque fue elaborada sin injerencia externa y aprobada por el 70% de la población, establece que Bolivia se constituye en un Estado unitario, social de derecho, plurinacional, comunitario, libre, independiente soberano, democrático e intercultural.”Lo anterior da lugar a que el Ejército surja como una institución socialista, comunitaria y como tal nos declaramos antiimperialistas, porque en Bolivia no debe existir ningún poder externo que se imponga, queremos y debemos actuar con soberanía y vivir con dignidad”, consideró.Dijo que también se declara anticapitalista, porque ese sistema está destruyendo a la Madre Tierra y pidió unir todos los esfuerzos y capacidades para defender el medio ambiente.A su juicio, los anteriores “gobiernos neoliberales” pactaron con el sistema capitalista, buscando la destrucción de las Fuerzas Armadas con planes que disminuían progresivamente su capacidad operativa.”Por otro lado la Carta Magna también establece que Bolivia es un Estado pacifista que promueve la cultura y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo es por eso que mantenemos relaciones con todos los ejércitos del mundo”, argumentó.El comandante del Ejército dijo que las Fuerzas Armadas preservaran el legítimo derecho a la defensa del territorio nacional, de los recursos naturales, como la madera, el oro, los hidrocarburos y el litio, entre otros. “En preservación de la soberanía no vamos a permitir bajo ninguna circunstancia la instalación de bases militares de potencias extranjeras en nuestro territorio”, sentenció.”Con la finalidad de lavar el honor del Ejército”, solicitó a las autoridades actúen en consecuencia, aplicando la Ley Anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz en contra de “quienes entregaron (a Estados Unidos) para desactivar misiles militares, que fueron adquiridos para la defensa del Estado”.”El Ejército de Bolivia ha iniciado un proceso que conlleva concretar cambios estructurales al interior de nuestra institución de esa manera consultando a la sociedad civil, gobernantes, movimientos sociales y con el asesoramiento de países amigos que han tenido experiencias similares se ha realizado seminarios con el objetivo definir los pasos a seguir dentro del proceso de cambio”, puntualizó.”El Ejército va al lado de los movimientos sociales buscando que se cumpla con la política del Vivir Bien porque el Ejército emerge del pueblo y se debe a él porque es su esencia trabajando con el pueblo y para el pueblo”, agregó.