El periódico Mercury News de San José California reveló que agentes de la CIA vendieron cientos de toneladas de cocaína en EEUU durante los años que se mantuvo el conflicto en Nicaragua, con el objeto de obtener fondos para la CONTRA. El informe explica que líderes de la CONTRA se reunieron con un agente de la CIA para planificar la operación. La droga era transportada en aviones militares, hasta aeropuertos de Texas.

La droga primero se distribuyó por lo ghettos negros de los Ángeles California, de ahí se extendió a todo el país. A comienzos de la década de los 80, el crack y la cocaína arrasaron los barrios de EEUU, destruyendo los cerebros y la voluntad de luchar, de protestar, la CIA entonces se la llamó agencia de importación de cocaína.

El crack es un derivado de la cocaína, la pasta de cocaína se produce rociando hojas secas de coca con potasa, gasolina, asido sulfúrico, agua, queroseno, la masa resultante adquiere la consistencia del barro, también conocida como pasta base, y a través de otro proceso químico, se la libera de otros alcaloides, quedando únicamente como clorhidrato de cocaína.

La pasta base, una vez secada se vendía en Colombia como bazuco, desde 1981, solía ser fumada por los adictos, mezclándola con tabaco. Por 1985, el bazuco, empezó hacer diluido en amonio, o éter, calentado, filtrado, secado, se convierte en crack, y llegó a los EEUU. En ese mismo año el New York Times informaba de la aparición de esta droga en los barrios pobres, llamando al crack, la droga mas adictiva en la historia de la humanidad. Y es verdad, el humo llega instantáneamente al cerebro, además absorbido por los pulmones, produce intensa euforia, seguida inmediatamente de una violenta depresión, fumarla crea deseos compulsivos o demencia irreprimible, su uso causa paro cardiaco, respiratorio, angustia, trastornos mentales, delirio cocainico con fuertes alucinaciones, creando una actitud irritable y agresiva.

Hasta principios de los 80, por el alto costo la cocaína, ésta era solamente consumida por artistas y gente del Jet set; un año después, Reagan autorizó la formación de un ejército para desestabilizar el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua, conocido como frente democrático nicaragüense (FDN) o contras, estaba a las ordenes del Coronel Bermúdez, antiguo oficial de la guardia nacional. Sin embargo los fondos asignados no alcanzaban para el entrenamiento y la compra de armas.

En marzo de 1982, dos exiliados nicaragüenses, Danilo Blandon y Juan Meneses, volaron a Honduras para reunirse con el Coronel Bermúdez, a fin de tratar la financiación de la Contra. Meneses era un narcotraficante conocido como el rey de la droga. Acordaron que se instalara en San Francisco para supervisar la importación de toneladas de cocaína, mientras Blandón la distribuía a los traficantes. Para ese entonces ya la CIA y el Pentágono con el Coronel Oliver Norht formaban parte del cartel.

En los EEUU el número de consumidores pasó de 6 millones en 1974 a unos 25 a 30 millones en 1985. De estos consumidores el 75% se podrían considerar adictos. O‘Maley y Washton realizaron un estudio sobre el perfil de los consumidores de cocaína de los EEUU en 1982, los resultados arrojaron que la edad media de los consumidores era de 30 años, el 50% de ellos tenía ingresos superiores a 25 mil dólares anuales, el 50% restante con un nivel educativo igual o superior al colegio. Pero ya para 1987, después de la intervención de la CIA, la edad media de los consumidores era menor a los 25 años y solo el 15% tenia ingresos de 25 mil dólares, tan solo el 12% tenían estudios iguales al colegio.

El periodista Gary Webb del Mercury News denunció en el 2002 que la CIA fue un organizador clave del tráfico de armas y cocaína para financiar toda la guerra sucia de EEUU contra Nicaragua, por medio de redes de transporte creada por la CIA en Costa Rica, Honduras y El Salvador, aviones de este país llevaban la cocaína a los aeropuertos de Texas, Florida eludiendo controles de la DEA y de la aduana, luego regresaban cargados con armas para la Contra. La CIA autorizó la operación.

La cocaína para principios de los 80 era extremadamente cara en los EEUU, ya que nadie había encontrado rutas para transportarla con seguridad y en enormes cantidades, la red de la contra se conectó con los carteles colombianos para que lo surtan en grandes cantidades, fue así como Meneses logró introducir la cocaína en EEUU, casi 200 toneladas por año, logrando bajar el costo de 50 mil dólares el kilo hasta 20 mil, e inclusive 10 mil dólares. Por la gran oferta, era más popular en los barrios pobres en forma de crack, el impacto fue devastador, la adicción era 20 veces mas fuerte que la cocaína y muchísimo mas barato.

Mientras la administración americana a mediados de los 80 lanzó una agresiva campaña para preservar a la juventud de los peligros de la droga, cuatro organizaciones, la DEA, ADUANAS, el departamento de Sheriff, y el Buró de Narcóticos de California, se quejaron de que las investigaciones sobre el tráfico de drogas era sistemáticamente dificultadas por la CIA, alegando intereses de “seguridad nacional”.

El Mercury News afirmó no hace mucho -mientras ya nadie recuerda la guerra en Nicaragua- que los barrios negros de EEUU siguen sufriendo los efectos de la droga, especialmente del crack, introducida por la CIA. Comunidades enteras de vagabundos adictos deambulan promoviendo la violencia, las cárceles están llenas de jóvenes negros y latinos, en mayor porcentaje, cumpliendo sentencia por tráfico de cocaína, droga difícil de conseguir en las barriadas negras antes de que la CIA la distribuyera en enormes cantidades. Las pandillas de Los Ángeles, usaron esos dineros para armarse y distribuir la cocaína por todo el país.

La OMS, la ONU, la oficina para el control y fiscalización UNDCP de ese organismo, calcula que en la actualidad adictos a la cocaína superan los 44 millones de personas, sin considerar otras drogas legales e ilegales. La ONU supone que el consumo de heroína también se incrementó, considerando las hectáreas cultivadas en Afganistán, y por el incremento de las exportaciones de heroína desde Colombia en los últimos años, coincidiendo con la invasión a Afganistán y el plan Colombia.

Los estudios de WOLA, encargada del análisis del impacto del plan Colombia contra las drogas y sus repercusiones en derechos humanos en ese país, advierte del fracaso de dicho proyecto. Desde su iniciación en 2000, la proyección de consumidores de drogas ilícitas en las ciudades estadounidenses data de 1994 la primera, el último estudio a gran escala es de 2004, a raíz del plan Colombia. En ellas se demuestra el incremento del consumo de droga, no solo de la marihuana; de ésta, EEUU es el principal productor, superando al maíz y al trigo, sus principales productos agrícolas, sustancia prácticamente legalizada en ese país, historia que empieza por los años 40, cuyo sembradíos eran utilizados por la industria del papel, y su alta calidad en papel moneda, por ese entonces, luego por problemas con Rockefeller, principal empresario de la industria del papel, pugnas internas, con las otras papeleras de California, y por la falsa moral del imperio, se la terminó catalogando como droga.

* rcpuma061@yahoo.com