Muchos lectores escuchan constantemente el nombre de americanos así solo o precedido por las palabras “Sud”, “Centro”, “Norte”, “Meso”, “Hispano”, “Indo”, “Latino” ó “Ibero”. En esta nota veremos que significa cada uno de estos conceptos yveremos como usted califica para una o la mayor parte de esas denominaciones.

Por ejemplo, una persona con raíces en América del Sur, Centro o Norte y que habla el castellano o tiene raíces hispánicas es un “hispanoamericano”. Si un hispanoamericano quiere verse asociado con los brasileños y con otros pueblos que hablan su mismo grupo lingüístico (el ibérico) ya sea en las Américas o el mundo se puede calificar también de “iberoamericano”. Y si esa misma persona quiere verse asociado con otros pueblos solo americanos que hablan otra lengua latina (como el francés y sus derivados criollos del Caribe), aunque no la entienda, se considera “latinoamericano”.

Americanos del Norte y del Sur

Hay unos 900 millones de americanos quienes son los que han nacido o que provienen del único continente que viene desde el polo sur al norte y que está rodeado por 4 de los 5 océanos.

Los 42 millones de kilómetros cuadrados de América están divididos geográficamente en dos subcontinentes que parten desde el corredor de Panamá. El del Norte que se extiende hacia el Ártico y el del Sur hacia el estrecho de Magallanes que le separa de la Antártida. Hace solo 3 millones de años Sud y Norte América eran dos continentes separados que solo se juntaron cuando aparecían los primeros homínidos en el África.

América Central y Caribeña

Por razones políticas (y no geográficas) al 5% de tierras que tiene Norte América en su parte inferior se le suele considerar como una o dos regiones diferentes. Una es Centro América compuesta por el istmo compuesto por 7 estados (Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá) y otras es el Caribe compuesta por las Antillas grandes (Cuba, Haití-República Dominicana, Jamaica y Puerto Rico) y por cientos de Antillas pequeñas. Algunos territorios atlánticos que bordean, aunque no integran el mar Caribe, se les suele sumar a esa región (como las 700 Bahamas o las islas Turcas y Caicos).

Todas las Antillas menores y Jamaica hablan el inglés, francés, holandés o lenguas criollas locales basadas en la fusión de estos idiomas europeos con elementos africanos, amerindios o ibéricos.

Las Guayanas

Con las Guayanas ocurre algo singular. La Guyana es una amplia meseta en el noreste de la plataforma continental suramericana. Este es el único pedazo de las Américas que fue dividido en torno a las 5 principales potencias europeas que colonizaron el nuevo mundo: España, Reino Unido, Holanda, Francia y Brasil. Esta región, que es la única que genera disputas territoriales entre países suramericanos, no es técnicamente hablando ni realmente parte de América Latina ni del Caribe. De hecho la nominación más correcta de toda la parte americana al sur de EEUU debería llamarse “América Latina, el Caribe y las Guayanas’. No obstante, las Guayanas, pese a tener mayor territorio que todas las Antillas juntas debe dividirse y escoger entre las que se asocian con América Latina (como los Estados orientales de Venezuela y los nororientales del Brasil) o con el Caribe (como Guyana o Surinam, quienes a pesar de que no tienen costa caribeña, su habla inglesa u holandesa y su pasado colonial les ha ligado a las Antillas británicas u holandesas). La Guyana Francesa (la única zona de la América continental que sigue siendo una colonia) se puede sentir tanto parte de América Latina (por su lengua) como del Caribe (por sus lazos con las otras 4 dependencias francesas de las Antillas menores.

Perturbaciones

Las delimitaciones entre Centro América y el Caribe con los otros dos subcontinentes se perturban cuando entran a tallar consideraciones de tipo político.

La República Dominicana, a pesar de compartir con Haití la segunda isla antillana, es miembro del Sistema de Integración Centro Americano (SICA). Las islas del Caribe a veces son consideradas parte de América Central o del Norte, aunque las de Trinidad, Aruba, Curazao y Bonaire están a pocos kilómetros de la costa de Venezuela (en tanto que una docena de otros Estados y territorios de las Antillas menores están más cerca a esta república sudamericana que a cualquier otro territorio continental).

Por razones geográficas e históricas México forma parte de Norteamérica. La mayor parte del territorio actual de EEUU llegó a ser administrado por México, el cual, cuando se independizó hace 2 siglos, tenía un territorio mayor al de EEUU o Canadá.

Sin embargo, hay quienes consideran que todos los países americanos que están debajo de EEUU son sudamericanos, mientras que en Sudamérica muchos creen que México es parte de Centroamérica ya que Norteamérica queda reducida solo a EEUU o a la suma que ésta hace más Canadá. Además, México es el estado más grande en territorio y población de la cuenca del Caribe.

Para complicar más las cosas México es el eje de Meso América, que significa el medio de América, zona que comparte con gran parte o toda América Central (depende de cómo s ele defina) y que es atribuida como la región cuna de las grandes civilizaciones olmeca, maya y azteca.

Guyana forma parte de la Union de Naciones Sudamericanas (UNASUR) pero también de la Comunidad Caribeña (CARICOM). México forma junto a EEUU y Canadá el Tratado de Libre Comercio de Norte América (NAFTA) pero también es un miembro observador de la UNASUR y del Mercado del Sur (Mercosur).

Hispano, Latino, Indo e Ibero América

Estas 4 nominaciones de corte cultural agrupan a pueblos de las 4 regiones descritas (América del Sur, Norte, Central y Caribeña). Hispanoamericanos son aquellos que provienen de los países o poblaciones que fueron colonias españolas.

Latinoamericanos son los americanos que hablan una lengua latina. Sin embargo, este concepto impuesto por el último emperador francés para anexionarse México en los 1860s no queda claro si incluye al país que tiene más hablantes nativos del francés fuera de Francia (Canadá, la misma que inicialmente tenía más francófonos que anglo-parlantes y cuyo mayor Estado, Quebec, tiene a un 85% de sus habitantes hablando primordial o únicamente a ese idioma).

Tampoco ese concepto justicia a los norteamericanos. Francia dominó el oeste de Canadá y el centro del actual EEUU, mientras que el sur y el oeste de los EEUU de hoy fueron parte de España o de México. Canadá sigue siendo el país latinoamericano con mayor cantidad de franco-parlantes mientras que EEUU tiene una población hispana mayor a la de la propia España y a la de cualquier otra nación hispánica después de México.

Los que hablan lenguas amerindias y no latinas, y quienes son la mayoría de la población en Paraguay, Bolivia y Guatemala y sendas minorías en Perú, Ecuador, México, Chile y Belice, no se sienten muy a gusto con ese término.

Por eso muchos de ellos hablan de Indo-América. Este concepto lo popularizaron Victor Raúl Haya de la Torre y José Carlos Mariátegui, los dos principales teóricos del marxismo y de la socialdemocracia latinoamericanas, respectivamente, en los 1920s. Este concepto se suponía que debía unir a los pueblos al sur de EEU, aunque ha perdido peso pues en esa región hay más gente hoy con sangre africana, europea y mestiza que amerindia, y porque varios de las naciones nativas o amerindias que más derechos han conquistado se encuentran en EEUU, Canadá y Groenlandia.

Dentro de los pueblos originarios americanos ha surgido la idea de buscar un nombre nativo que substituya al impuesto por los europeos. De allí que los distintos congresos amerindios vengan acuñando el término “Abya Yala”, que es la manera en la cual los 50,000 indios Kuna se referían al continente que ellos divisan desde sus islas (Kuna Yala, o tierra de los kunas). Sin embargo, este concepto solo es reconocido por una extrema minoría de los americanos, mientras que la idea de que el hemisferio occidental es un continente aparte es algo del que no se tenía conocimiento durante los aztecas, incas o mayas, y que solo se pudo realizar tras los Viajes de Cristóbal Colón y Américo Vespuccio.

Iberoamérica nació en las Américas para referirse a los pueblos cuya lengua oficial era la española o portuguesa. Fue un heredero del vocablo “Colombia” con el que inicialmente los libertadores quisieron unir a todos los países de habla ibera del continente de Colón. Cuando los vocablos “Colombia” así como “América” tendieron a estar más asociado con una determinada república, es que se fue utilizando el apelativo de “Iberoamérica”. Este, a su vez, es el único de todos que ha tendido a extenderse más allá del continente hasta terminar integrando a la península ibérica y estar en proceso de incorporar a todos los territorios de habla ibera del Asia y África que llegaron a ser administrados desde Brasil, México o Argentina.

Desde 1949 existe la Organización de Estados Iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura (OEI) y el 3-4 de diciembre la Argentina del bicentenario va a ser la sede la XX cumbre de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, en tanto que durante todo este año se han realizado unas 30 cumbres de distintas áreas culturales, sociales o legales de dicho bloque.

Una ventaja que tenemos todos los americanos nacidos al sur de EEUU es que tenemos la libertad de adoptar muchas denominaciones para identificarnos, algo que no poseen en la misma manera los habitantes de otras regiones del planeta.

Podemos ser sur, centro, meso o norte americanos por razones geográficas. Todos los americanos que hablamos español podemos ser, al mismo tiempo, hispanoamericanos, latinoamericanos o iberoamericanos. Si queremos resaltar nuestras raíces indígenas o negras podemos hablar de ser indoamericanos o afro-indo-americanos o afro-indo-ibero-americanos. Si queremos decir que provenimos del único continente que va de polo a polo podemos llamarnos ‘abya-yalenses’ o simplemente ‘americanos’, término último que no deberíamos permitir que sea monopolizado por una sola superpotencia.

La comunidad iberoamericana en Reino Unido

Según el último censo (2001) en Gran Bretaña hay más de un millón de personas que bien de las Américas. Las dos principales nacionalidades de Norteamérica son las de Canadá y EEUU (cada una con más gente que todos los hispanoamericanos), de Centroamérica es la de Jamaica (la cual triplicaba al número de hispanoamericanos), de Suramérica las de Guyana y Trinidad-Tobago y de Hispanoamérica es Colombia.

Sin embargo, en UK hay aún más brasileros que colombianos y hay más nacionales de las dos pequeñas islas que hablan el francés latinoamericano de Santa Lucía (una de ellas, Dominica, es parte del ALBA).

Sin embargo en la amplia comunidad de habla hispana o portuguesa nunca se ve a ningún latinoamericano de habla francesa o a los caribeños (pues ambos ya están reconocidos como caribeños y tienen la ventaja de tener derecho a voto en todas las elecciones, conocer la legislación inglesa por haber sido o seguir siendo súbditos de la corona y conocer el inglés). Dentro de la comunidad latinoamericana de UK existen más españoles y a una gran cantidad de latinos con ciudadanía española.

Por todo eso es que el mejor término que sirve para designar a quienes hablan español en UK es el de hispanos y el de quienes entienden el español (incluyendo brasileros y portugués hablantes) es el de iberoamericanos.

Todos los latinoamericanos de habla española y portuguesa somos iberoamericanos. La ventaja de usar este último término es que les asocia con gente que tiene similares problemas culturales y lingüísticos, mientras que los hermanos latinoamericanos de habla francesa conforman una comunidad aparte junto al resto de caribeños.