Los Estados Unidos (USA) tienen Balanza comercial continuamente negativa y Balanza de pagos crecientemente deficitaria. Por eso el valor del dólar estadounidense (USD) disminuye. Pero, varios países le exportan contra pago en USD, el que además constituyen sus Reservas Internacionales (RI), sumando mundialmente ¡62%! al 2009, por lo que goza de un “exorbitante privilegio”.

Con esos USD China también compra en Africa y América Latina materias primas para su industria y los invierte en ferrocarriles para transportarlos hacia la misma China, donde los transforman en productos vendibles a su población y exportables al mundo competitivamente. El país que más USD de sus RI tiene es Japón con un 80%, monto igual al de la China, pero representando 37% sobre más del doble de RI que el Japón. Brasil tiene unos 40% de sus RI en USD y Rusia un 30% sobre el doble de RI. Con el USD perdiendo valor en relación a las monedas de casi todos esos países, que en sus RI tienen importantes porcentajes de USD, los USA devienen más competitivos para exportar sus productos y servicios.

Por otro lado, países como el Brasil siguen recibiendo USD por lo que exportan a diferentes países y deben revalorizar sus reais, cuya emisión aumenta y puede ocasionar inflación por exceso de circulante. Por lo que el Banco Central brasileño cobra impuestos sobre todo ingreso de capital extranjero que principalmente son USD. También apura acuerdos con los países que comercia para pagarles en reais y recibir la moneda del comprador y evitar más USD. Para disminuir la oferta de reais, le queda aún venderlos como bonos públicos a mayores intereses que los créditos ofertados por los bancos a los ahorristas; los bancos preferirán comprarlos en vez de otorgar créditos: menos reais en circulación, menos inversiones y producción, así como oferta de servicios y crecimiento brasileño en disminución.

Lo interesante es que los USA, que no pueden equilibrar su Balanza comercial y disminuir su déficit presupuestario, proponen comprar vía sus bonos públicos más U$, los que emitirán por montos considerables para inyectarlos a su economía vía créditos de sus bancos privados comerciales, buscando aumentar la demanda interna e incentivar su producción y oferta de servicios. Pero puede suceder que ese dinero más bien salga al exterior para comprar materia prima e industrias. Mientras la deuda de los USA sigue creciendo y el valor del U$ continúa reduciéndose y sus productos y servicios son más competitivos, tenemos una paradoja: menos vale el U$ más permite a los USA competir en el comercio internacional, sin que su población recupere su demanda antes compradora de la oferta extranjera, ni tampoco aumente la demanda de su oferta local, dejando a los países que le exportaban bien preocupados y con sus U$ como RI, cuyo valor finalmente sólo se explica, por el “exorbitante privilegio” que los USA sabe darle cuando los dispone en exceso