Cochabamba, (ABI).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) está equivocada, en Bolivia la libertad de expresión y de prensa están garantizadas, afirmó el lunes el portavoz de la Presidencia, Iván Canelas.

En una conferencia de prensa, Canelas contrastó una afirmación de la SIP, que en su evaluación anual sobre la situación de la libertad de expresión en Bolivia y otras naciones, señaló que la libertad de expresión en este país andino amazónico está en riesgo.

“Queremos ratificar y reiterar una vez más que en cumplimiento estricto a las leyes vigentes en el país a la Constitución Política del Estado y los principios que tiene el Gobierno, la libertad de expresión, la libertad de prensa están garantizadas en Bolivia”, remarcó.

El Portavoz Presidencial recordó que el Gobierno boliviano tiene una enorme diferencia con los miembros de la SIP, “porque son precisamente los dueños de los medios de comunicación que no tratan bien a sus propios trabajadores, los botan cuando quieren, no les pagan beneficios sociales, no les aseguran ni en salud ni en vejez, absolutamente en nada. Las diferencias son claras”, matizó.

Canelas señaló que los miembros de la SIP “están equivocados, seguramente por la información que reciben de algunos sectores” y dijo que están actuando “como han actuado siempre, y en el pasado, apoyando incluso dictaduras”.

“El gobierno quiere ratificar estos principios de la democracia, estos derechos y libertades están garantizados”, remarcó.

Según medios locales, en la evaluación anual que realizó la SIP en la ciudad mexicana de Mérida, afirmó que la reciente Ley Contra el Racismo y Toda Forma de discriminación ha empañado la imagen del presidente Evo Morales.

El Gobierno boliviano ha ratificado que esa ley, aprobada por una iniciativa legislativa y promulgada el pasado 8 de octubre, no vulnera la ley de expresión y ha reiterado su invitación para que los gremios de periodistas y sobre todo de los dueños de comunicación asistan a las reuniones para elaborar el reglamento a dos artículos cuestionados por los comunicadores.