Lamentablemente, de polvo venimos y en polvo nos convertiremos. Todos los seres vivos nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos, de una y de otra manera. Entonces, es fácil darnos cuenta de que, el hacer un recuento de nuestras vidas, éstas tienen una trayectoria relativamente corta, tan corta cuyo final puede ser para perdurar en la memoria de quienes nos ganamos sus aprecios o desprecios, según nuestra entrega y lealtad con la problemática de los pobres y los trabajadores. Para ser siempre recordados o fácilmente olvidados. Por ello, no hay peor cosa que no hacer nada por los demás, que merecen vivir en condiciones dignas del ser humanos como tal.

1. LAS MUJERES SON LO MEJOR QUE PUSO DIOS EN LA TIERRA.

La naturaleza de ser lo que somos nos permite querer, amar a la mujer como no lo haríamos con otro ser vivo del Planeta. Primero esta nuestra madre, luego nuestra esposa y los hijos que nos lo brinda con mucho amor y dolor. ¿Sabía usted que existe un dolor sólo conocido por la mujer?. El hombre no lo conoce, es un dolor que da vida. Por lo tanto, sostenemos con todo sentimiento que, “la mujer no merece sufrir”, por ser símbolo de vida, de amor, de sensibilidad, pero también de lucha, a la par del hombre o superándolo al ser más confiable.

Nuestro asombro por el valor de la mujer, comienza en el momento en que investigamos gran parte de la vida emancipadora de Doña Juana Azurduy de Padilla. Una amazona rebelde que amaba a su esposo como a nadie, y que sacrificó a cuatro de sus cinco hijos paridos en pleno proceso de liberación del yugo español, como también al leal poeta “huallparimachi” que se inspiraba en ella, y que fue capaz de cubrir con su cuerpo el proyectil destinado a la musa de sus ojos.

Nos causó gran admiración conocer el rescate del cadáver destrozado de su esposo, Manuel Asencio Padilla para darle cristiana sepultura, como una fiera enfurecida con su única guagua, mucho dolor en las espaldas y sable en la diestra, hizo lo que nadie iba hacer por ella; dejar marcado en la historia, una huella digna de seguir para ser libres.

En la fundación de la nueva República – polémica y controvertida -, en la Casa de la Libertad en la Capital de la República; los cronistas de entonces sostienen que, Bolivar habría dejado el recinto para dirigirse a la casa de Doña Juana; quien le habría expresado que la nueva República llevaba un nombre inmerecido y que debería haberse llamado Padilla,…y que le extrañaba no haberla visto en la gran Ceremonia de Fundación;… a lo que ella habría respondido: “no me invitaron, porque sabían que levantaría la mano para acusar a muchos, contra quienes tuve que luchar”. Además, sólo Bolivar la valoró signándola una pensión vitalicia, sí, así fue, pero se la arrebataron otros “revolucionarios” que gobernaban el País con intereses intestinos. Dura ironía en la vida de Doña Juana Azurduy de Padilla.

Doña Juana falleció ignorada y en una pobreza increíble un 25 de mayo. Día en que el tumulto se congregaba en Plaza 25 de Mayo para festejar el Primer Grito Libertario. No le abrieron paso para que pasase el ataúd que la contenía, cargado por sus leales, también pobres. Las autoridades habrían manifestado que no se debía perturbar el “Acto Patrio”, estando presente la heroína de la independencia. Paradójicamente le impedían irse a descansar en la paz del Señor. Posteriormente le destinaron a una fosa común. Alguna vez ella se habría preguntado “si valió la pena tanto sacrificio”. ¡Claro que sí Doña Juana!.

Este modesto preámbulo sea de nuestra parte el mejor homenaje a Doña Anamar, como era más conocida en al ambiente de pueblo. Periodista con ética que escudriñaba todo para llegar a la verdad. Quien vio y resistió de cerca el sangriento Golpe de Estado de “todos los Santos” de Albert Natuch Busch. De cuyo gobierno fuera canciller Guillermo Bedregal Gutiérrez (MNR) y autor de una obra calumniosa contra ella y que la obligó a retrucar con otra para restablecer la verdad con firmeza.

Fue galardonada como la mejor periodista. Escribió tanto y siempre con mucho aplomo y responsabilidad. Fue la Defensora del Pueblo en momentos críticos de las jornadas de lucha de los Movimientos Sociales, en especial las del “Heroico Octubre del 2003”, asumiendo valientemente la decisión de la Huelga de Hambre para que Goni huyera vergonzosamente y se instaure un Proceso de Cambios, y que en consecuencia contribuiría en la estructuración del nuevo tipo de Estado Plurinacional como Presidenta del Senado.

Una señora que supo dar todo sin esperar nada. Cuantos la habremos admirado por su calidad humana, por su celo con los derechos humanos. Por su identificación con la problemática de los pobres y los trabajadores; haciéndola nuestra para que asuma una posición política con el actual Proceso de Cambios, del cual fuera actora valiente y consecuente con el legado de los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”. Para que se desplomara el neoliberalismo y hoy tengamos de una situación mejor. Adiós doña Anamar Q.E.P.D., siempre estará en el corazón de todos los bolivianos.

2. NO TODOS LOS HOMBRES PASAN A LA HISTORIA.

Creo en Dios, en Jesucristo su único Hijo que fue calumniado, juzgado injustamente y crucificado por los poderosos. Como también creo en las luchas y los pensamientos del “Che” Guevara, de Marcelo Quiroga Santa Cruz, Luis Espinal Camps y de tantos otros que ofrendaron sus vidas por la causa de los pobres y los trabajadores. Vidas que fueron segadas por la cobarde y ceguera perniciosa de los poderosos. Que asesinados ellos, aún los temen.

Cuando muchos se pierden en saber cómo precisar la contradicción principal de una determinada coyuntura. En qué consiste el juego democrático burgués aún imperante. Revolución permanente o un Proceso de Cambios. Si vamos por la Liberación Nacional o directamente al Socialismo. La toma del poder por la vía del enfrentamiento o la del voto en las urnas. Instaurar un gobierno de Dictadura o de Democracia, etc., etc.; otros, mucho más valientes y lúcidos que los “Revolucionarios de Salón”, han emprendido la difícil tarea de desmoronar el Neoliberalismo, a identificar a los verdaderos enemigos de los explotados, a fijar una dificultosa correlación de fuerzas políticas que hagan posible un Proceso de Cambios en casi todo el Continente y para bien de los explotados.

En el inexorable transcurrir del tiempo, hay unos que se quedan, otros que avanzan y otros que cómodamente ven y dejan pasar la historia. Nosotros nos identificamos con los que avanzan, pese a la adversidad. Es el caso del ex Presidente Néstor Kirchner -y casi todos los gobiernos de Sur América-; que condujo a la hermana República Argentina, de una profunda crisis política, económica y social a una situación de estabilidad y de dignidad para los argentinos. Y que tuvo el coraje de frenarle en seco al FMI, expresándoles que, “no estaba dispuesto a asumir sus exigencias políticas y económicas, y que en lo económico, su deuda externa lo pagaría según sus posibilidades o no las pagaría, porque primero estaba su pueblo”. Posteriormente compro esa deuda externa, gracias a la cooperación de Hugo Chávez, presidente de Venezuela. Con gobiernos neoliberales, este hecho ejemplar hubiese sido imposible.

Después del genocidio, la caída y huida vergonzosa de Gonzalo Sánchez de Lozada y sus secuaces, hacia el país en quiebra y más belicoso del mundo, Estado Unidos; asumió el gobierno Carlos D. Mesa Gisbert. En un momento crítico de su corto periodo de gobierno; en la cumbre de presidentes realizado en Monterrey, México, el gobierno de George W. Busch bajo el diseño del Pentágono, habría tomado la decisión de intervenir Bolivia. Todo en nombre de cuidar la “democracia y la libertad”. Cuando los indicadores de las próximas elecciones generales en Bolivia le daban el triunfo a Evo Morales Ayma, quien implementaría políticas de interés nacional que afectarían innegablemente al de las transnacionales.

La decisión del lúcido Néstor Kirchner y Lula da Silva, presidentes de la Argentina y Brasil respectivamente, evitaron la osadía del gobierno de los Estados Unidos. Y no hubo intervención, pero sí intención de dividir el país. En razón a estos sencillos indicadores, nosotros en oportunidad de la inauguración del año Judicial en Sucre, a la que asistió Carlos D. Mesa Gisbert; al margen de plantearle ciertos puntos de interés de la Capital y la Región, le expresamos que: “Señor Presidente pase a la historia, haga lo que está haciendo Don Néstor Kirchner en la Argentina, de lo contrario, no olvide que los Movimientos Sociales del hermano país, derrocaron a dos gobiernos en tiempo record de democracia”, a lo que nos respondió: “sabremos tomarlo en cuenta”. A un luchador social normalmente se le lanza un cumplido, porque otras fuerzas predomina la conducta de los gobernantes. El tiempo se encargo de demostrar que no estábamos equivocados. Los Movimientos Sociales que le apoyaron, al sentirse defraudados, hicieron de que Mesa se fuera del gobierno al igual que su antecesor.

De ahí en adelante, en Sur América, surgen gobiernos rebeldes con consciencia nacionalista, con convicción antineoliberal y antiimperialista. Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Chile, Paraguay y otros latinos, pese a todo; hoy sostienen una lucha decidida que hace unos años atrás habría sido imposible realizarlo.

Nace el ALBA, la UNASUR, de esta última fue su Secretario General, siendo diputado y ex Presidente de la Argentina, Néstor Kirchner. Quien puso todo de sí para que se estructure una nueva iniciativa de organización, de solidaridad, de defensa de la democracia y asistencia recíproca para el desarrollo continental y de cada país en particular, dentro un marco fraterno y de respeto entre cada quien. Asumió posición con convicción contra las intentonas de golpes de Estado en Bolivia, Ecuador y Honduras, en este último país hermano con saldos negativos y perniciosos para la democracia.

Néstor Kirchner, le demostró una estima muy especial al pueblo boliviano. En cierto momento que visitó a nuestro país, -gobierno de Evo Morales, agobiado por la reacción fascista al hecho histórico de la “Nacionalización de los Hidrocarburos”-, con firmeza expresó: “Si las transnacionales amenazan con retirar sus inversiones para hacer fracasar la nacionalización, la Argentina promete llenar ese vacío para que eso no suceda”. Posteriormente, su esposa, Presidenta de la Argentina conjuntamente el Presidente de Venezuela, Cristina Fernández y Hugo Chávez respectivamente, intentarían inaugurar una planta de tratamiento de hidrocarburos; y fueron ahuyentados vilmente par la derecha fascista de Tarija. Kirchner y Lula apoyaron desde un principio la Nacionalización de los Hidrocarburos en Bolivia incondicionalmente, porque no tenían mentalidad neoliberal como la oligarquía nacional fascista.

Por convicción y pese a la adversidad, consideramos que todo sigue en camino irreversiblemente, pero esta vez disminuidos. Los argentinos dirían que se les fue el armador de campo para aguantar lo negativo y ganar el partido, y que sólo les queda su Presidenta, Cristina viuda de Kirchner, para continuar con coraje y decisión el Proyecto Popular Nacional de Néstor su esposo, quien dejo marcado la senda a seguir para una Argentina mejor; de lo contrario, ¿cuál sería la opción en un país donde la izquierda no tiene un referente político claro estructuralmente hablando, y que hoy pierde a uno de sus líderes más esclarecidos?.

Dios siempre se lleva lo mejor, la prueba está a la vista de todos, con Néstor Kirchner y Ana María de Romero de Campero, cuyos viajes son sin retorno. Que Dios los acoja en su gloria; se lo merecen, pese al vacío y el dolor que dejan.

A estos titanes les fallaron sus corazones de cristal, pero no la estrategia que trazaron con convicción, el resto, es responsabilidad de todos; en especial de los pobres y los trabajadores que merecemos mejor suerte.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-27-Octubre-2010