(ABI).- Con reservas probadas de litio que llegan a 100 millones de toneladas métricas de litio hasta el momento, Bolivia garantiza el abastecimiento mundial de este mineral por lo menos hasta el año 7.014, manifestó el jueves el presidente Evo Morales Ayma.

En una conferencia de prensa, el Mandatario hizo conocer los estudios de certificación del litio realizados por el Estado sobre los yacimientos de litio existentes en aproximadamente 17.000 kilómetros cuadrados en los departamentos de Potosí y Oruro.

“Con estas reservas, Bolivia está en condiciones de garantizar el cambio de la matriz energética mundial hacia una energía más limpia, ecológica y no contaminante a precios justos, sin especulación y sin monopolio”, destacó.

Dijo que de esa manera Bolivia asume plenamente su responsabilidad para defender el medio ambiente y evitar el calentamiento global que amenaza el planeta por la excesiva producción de gases de efecto invernadero.

Bolivia se ha colocado a la vanguardia de la lucha por la vida y por la defensa del planeta, cuya sobrevivencia está en riesgo por la irracional política de industrialización que llevan adelante algunas naciones desarrolladas.

El Jefe de Estado enfatizó que, para cumplir con la fase de exploración, investigación, explotación e industrialización del litio que posee, Bolivia invertirá aproximadamente 902 millones de dólares entre 2011 y 2014.

Anotó que, tras las investigaciones y los procesos de certificación realizados, se comenzará a producir el próximo año unas 40 toneladas de carbonato de litio y 1.000 de cloruro de potasio en la primera de industrialización, con una inversión de 17 millones de dólares.

Subrayó que la segunda fase comprenderá hasta el año 2014 con el mejoramiento de los procesos de industrialización de productos derivados del litio y del potasio, junto a los de boro, magnesio y sulfatos y el desarrollo de baterías en proyectos que demandarán una inversión de 458 millones de dólares.

De acuerdo con las estimaciones, hasta los años 2013, o 2014 como máximo, Bolivia producirá 30.000 toneladas métricas de carbonato de litio cada año y 700.000 de cloruro de potasio, cuya venta generará una recuperación anual de 374 millones de dólares.

La tercera fase del proceso de industrialización del litio incluye la producción masiva de baterías de litio, de gran demanda mundial en las industrias automotrices y de electro electrónica, que demandará una inversión de 400 millones de dólares con un retorno anual de 350 millones por las ventas.

Morales aclaró que la segunda y tercera fase se llevarán adelante en forma paralela, por lo que el retorno superará un ingreso favorable a Bolivia de más de 700 millones de dólares.

Señaló que “Bolivia está en condiciones de financiar la totalidad de las inversiones que requiere la industrialización del litio, pero anotó que queda abierta la posibilidad de que puedan ingresar socios extranjeros, en especial para el proceso de transferencia de tecnología de punta.

El Gobierno ha reiterado su política de asociaciones con inversionistas privados en sentido de que “sean socios y no patrones”, es decir que el Estado mantenga siempre el control y la propiedad de los recursos naturales con un número mayor de acciones en esos emprendimientos.

El Presidente confirmó que varias empresas mundiales de gran porte están interesadas en participar como socios en el desarrollo del litio en Bolivia, debido a que posee el 70 por ciento de las reservas mundiales del mineral, pero reconoció que la mayoría de ellas no quieren estar en el proceso final de industrialización, sino cumplir con esa etapa en sus propios países.

Morales dijo que del total del litio que hay en el mundo, 100 millones de toneladas métricas están en Bolivia, 30 millones en Atacama, Chile; unos 2 millones en los salares del Hombre Muerto y Rincón, de Argentinas, y unos siete millones en otras regiones.

Dijo que los yacimientos bolivianos se extienden en 17.000 kilómetros cuadrados en los salares existentes en los departamentos de Potosí y Oruro, con capacidad de producir 2.000 toneladas métricas de cloruro de potasio y 530 millones de toneladas métricas de carbonato de litio en la primera fase de la industrialización.

El valor estimado de esos productos en base a las reservas y potencial de producción llega a 2.650 millones de dólares en carbonato de litio y a 1.214 millones de dólares en cloruro de potasio, lo que suma 3.864 millones de dólares.

El Jefe de Estado hizo conocer que Bolivia no ha descuidado ninguna de los requerimientos para iniciar con fuerza el proceso de industrialización porque inició los trámites para la adquisición de ocho patentes mundiales de protección intelectual.

El litio y sus derivados son utilizados para la producción industrial de vidrios de alta calidad, grasas, en la industria farmacéutica, en la fabricación de baterías de vehículos, de relojes, teléfonos celulares, combustibles, fusión nuclear, fertilizantes no contaminantes para la agricultura y otros.