(Enlared).- Funcionarios de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras (ABT), con el apoyo de las Fuerzas Armadas, intervinieron sus oficinas regionales en los municipios de Guarayos, San José de Chiquitos y San Ignacio de Velasco, en el departamento de Santa Cruz.

La intervención de produjo al encontrarse indicios de “irregularidades” en las que habrían incurrido los funcionarios locales, favoreciendo al comercio ilegal de madera, informó el directorio nacional de la ABT, Cliver Rocha.

A fin de frenar el comercio ilegal de madera, desde agosto pasado, la ABT realizó intervenciones en aserradores y barracas de San Javier ,en Santa Cruz, El Sena, en Pando, y en municipios del norte del departamento de La Paz.

En esa tarea, desde las 08:00 de la mañana de este lunes 18, la ABT instruyó la intervención de sus oficinas en San José de Chiquitos, Guarayos y San Ignacio de Velasco, suspendiendo a los trabajadores mientras se desarrollen las investigaciones.

“Estas tres oficinas han sido intervenidas, y las razón es porque tenemos indicios de que estas oficinas están ligadas a la ilegalidad”, remarcó Rocha.

Informó que en las oficinas intervenidas se encontró certificados de transporte en blanco, indicios de falsificación de otros certificados, además de varios elementos que son considerados como información para las acciones a iniciarse.

Rocha aclaró que la participación de las fuerzas militares simplemente fue para resguardar la seguridad física de los interventores, de los funcionarios de la ABT en Santa Cruz, quienes realizan un relevamiento de toda la información existente en las oficinas.

Con relación a la situación legal de los funcionarios, indicó que ésta será definida después de una primera auditoria y revisión de la información; aunque, adelantó, que cualquiera sea el resultado, se cambiará totalmente al personal de las tres oficinas mencionadas.

El director de la ABT señaló que en los próximos días se masificarán las intervenciones, particularmente en Santa Cruz; además de ejercer un mayor control en las carreteras con las brigadas móviles, para el decomiso de madera y el decomiso de camiones, que incurran en la ilegalidad.