(ABI).- El presidente Evo Morales aseguró el viernes que la corrupción es una traición al pueblo y llamó a consolidar la transparencia institucional aplicando la Constitución Política del Estado, que consagra la trilogía indígena: ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama kella (no seas flojo).

En la inauguración del “Taller para servidores públicos sobre la ley Marcelo Quiroga Santa Cruz”, que endurece las penas para la corrupción y establece la no prescriptibilidad de ese tipo de delitos, el Jefe de Estado dijo que debe terminar ese concepto de que “funcionario público es sinónimo de negocio oculto bajo corrupción”.

Después de varias consideraciones y de recordar cientos de casos de corrupción no sancionados en gobiernos anteriores, Morales aseguró que llegó a la conclusión de “que la corrupción es traición al pueblo” y subrayó que es además “traición al partido” cuando se trata de militantes en funciones gubernamentales.

Arengó a los participantes en el seminario, ministros, viceministros, directores y otros funcionarios de alto rango a convertirse en verdaderos servidores públicos para dar ejemplo y terminar con esa lacra que -dijo- puso a Bolivia al borde del colapso económico y la graduó como “subcampeón de la corrupción”.

“Si ser servidor público ya no es un negocio oculto bajo corrupción, seguro que de acá al poco tiempo ya no van haber tantos partidos que se pelean para ser presidente o vicepresidente”, reflexionó.

Expuso que esa debe ser la meta y abogó para sentar las bases, aplicando la ley, para que su Gobierno sea “un modelo” y para que nada sea “como antes, robar, robar y enriquecerse ilegalmente, ilícitamente”, generando fortunas sospechosas y fortunas mal habidas.

Reconoció que es un tema todavía pendiente de su Gobierno y de algunos funcionarios que fueron salpicados con denuncias de corrupción, pero destacó que “como nunca” esos malos funcionarios están siendo procesados e investigados.

Coincidió con la ministra de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo, que abrió el foro y que abogó por mayores recursos para luchar contra la corrupción.

“Cuando me dicen que necesitamos más recursos económicos, tienen razón, conversamos también con el ministro, faltan jueces, fiscales, investigadores, yo no sé si hay que preparar hasta agentes encubiertos. Por culpa de unos pagamos todos”, puntualizó.

A su juicio, dio señales de su decidida intención de acabar con la corrupción desde el inicio de su gestión, en enero de 2006, cuando rebajó su salario y por efecto de toda la administración pública, cuando eliminó los gastos reservados, que eran utilizados por gobiernos anteriores como fondos de libre albedrió y cuando impulsó la Ley Anticorrupción, Marcelo Quiroga Santa Cruz, la primera de su tipo en Bolivia y en muchos países del mundo.