El Tribunal Supremo Electoral (TSE) explicó hoy que en las actuales condiciones es imposible realizar un referendum por iniciativa ciudadana debido a la falta de reglamentación para el efecto. Impulsar un referéndum que anule dos artículos de la Ley Contra el Racismo es una iniciativa de los dueños de medios de comunicación y grupos de periodistas que todavía consideran a la nueva ley como atentatoria a la libertad de expresión.

“El tema del referéndum que se encuentra establecido en la Constitución Política del Estado y a la vez normado por una ley especial, bajo el título de Democracia Directa aún carece de reglamentación”, dijo hoy en una conferencia de prensa el presidente del TSE Wilfredo Ovando.

La aclaración fue hecha debido a que al momento 22 trabajadores de la prensa realizan una huelga de hambre y a la par organizaciones de periodistas recolectan firmas para cambiar la ley contra el racismo a la que llaman “mordaza”. La campaña de recolección de firmas ha sido muy exitosa en todo el país.

“El tema del referéndum no está aún reglamentado, por lo tanto el TSE se ve imposibilitado de llevar adelante la consulta”, dijo Ovando y explicó que “el Órgano Electoral lo único que hace es aplicar la Constitución Política del Estado, las Leyes, Reglamentos y demás normas, porque no emite criterios, sólo cumple”.

Además, el funcionario explicó que las iniciativas deben cumplir requisitos, entre los cuales figura no ser tema contrario a la unidad e integridad territorial, no afectar a los derechos humanos, no tocar temas impositivos ni de seguridad interna y externa.

“No puede haber referéndum tratándose de Leyes orgánicas y de Leyes marco”, subrayó y agregó que aún en el caso de cumplirse con todos los requisitos, el Tribunal Constitucional debe revisar la constitucionalidad de la iniciativa.

Según Ovando hasta el momento ninguna organización periodística se acercó al Órgano Electoral para iniciar el trámite para la realización de un referéndum, que se inicia con la solicitud al Tribunal Supremo.

“En lo que respecta al Órgano Electoral no hemos recibido hasta el día de hoy, hasta este minuto ninguna petición de referéndum”, explicó.

El analista político Jorge Lazarte consideró que la campaña de recolección de firmas no tendrá efecto jurídico. “Por un lado empezó a hablarse de referéndum, pero luego se dieron cuenta que es la Corte la que tiene que proporcionar esos libros. Se habla de iniciativa ciudadana legislativa, el problema es que, como en el caso del referéndum, la Constitución reconoce la iniciativa ciudadana legislativa que consiste en presentar proyectos de ley al Parlamento con carácter obligatorio, pero la Constitución dice a la vez que debe haber una ley que reglamente este ejercicio y esa ley no existe”.

Lazarte sugirió cambiar el nombre de la iniciativa y no llamarle iniciativa legislativa ciudadana sino simplemente iniciativa popular o sólo iniciativa ciudadana, de tal manera que la opinión pública exprese su opinión, y empezar los trámites para un referéndum, que puede tardar mucho, pero es lo más seguro.

“El camino más complicado, pero el más seguro es el referéndum, y a todas las personas que están firmando esos libros de adhesión volver a pedirles que vuelvan a firmar en libros proporcionados por el organismo electoral”, planteó Lazarte en una entrevista con radio Panamericana.

El abogado constitucionalista Carlos Alarcón rechazó las recientes afirmaciones del viceministro de Coordinación Gubernamental Wilfredo Chávez, quien calificó de anticonstitucional e incluso de “desacato” la pretensión de modificar dos artículos de la Ley Antirracismo.

Alarcón recordó tres derechos ciudadanos reconocidos plenamente en la Constitución Política del Estado: el referendo, la iniciativa legislativa ciudadana y la revocatoria de mandato. “Por lo tanto, es un absurdo jurídico hablar de que se estaría violando la ley o incurriendo en desacato cuando lo que se está haciendo es el ejercicio de un derecho político fundamental”, afirmo.