Ahora los dueños de medios podrán ser pasibles a la sanción prevista por el Art° 16 de la Ley contra la Discriminación por el contenido de sus páginas de “Sociales”.

Este es acaso el sitio de la más flagrante discriminación contra los sectores populares, no importando si tienen más medios económicos que la “high society”, porque en las secciones de “Sociales” no entran polleras.

Hemos visto a madres venerables que quieren festejar la graduación de sus hijos con una fiesta, y van a los medios de prensa escrita para solicitar una página de “Sociales; pero por instrucciones “de arriba” no lo van a conseguir por más que ofrezcan pagar el precio de la página, debido a que usan polleras, un emblema de su extracción social distinta a la de la crema. En realidad, todas las secciones de Sociales de los medios de prensa escrita tienen la instrucción de rechazar con evasivas estas inserciones. Se les dice a los interesados que no se trata de pagar, porque es un servicio gratuito y que van a mandar al fotógrafo, pero nunca lo envían y, más aún, nunca salen dichas fotos porque en ellas hay polleras. Así ocurre del modo más notorio en todos los medios del eje central, pues los periódicos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz son una muestra flagrante de dicha discriminación, y sus dueños pueden ser pasibles de clausura si los damnificados así lo demandan.

Esto es discriminación pura con la complicidad de los periodistas asalariados, que defienden los intereses y ganancias de sus patrones, pero no son capaces de defender las justas reivindicaciones de sus afiliados.

El sindicalismo en la prensa pasa por un momento de aguda confusión cuando defiende un fuero que beneficia a los patrones y ampara las formas más sutiles de discriminación por el color de la piel, la vestimenta o la extracción social. De estos temas, así como de los salarios y beneficios de sus afiliados, los dirigentes sindicales de la prensa no se acuerdan. Tienen extremo celo para defender el bolsillo de sus patrones, pero una desidia suicida para velar por sus afiliados.