(ABI).- Las exportaciones de manufacturas crecieron en 46 por ciento y las de minerales en 45 por ciento en los primeros siete meses del año, informó el viceministro de Exportaciones y Comercio Interno Huáscar Ajata.

“Los datos que tenemos hasta julio son muy positivos, hemos crecido en todos los rubros, no solamente en los líderes. Un dato importante es que las exportaciones en manufacturas y semifacturas han crecido en 46 por ciento y en segundo lugar le siguen los minerales con un incremento del 45 por ciento”, dijo.Ajata señaló que se pudo apreciar el incremento de las exportaciones en todos los rubros en un 28 por ciento, que representan 3.763 millones de dólares en valor y de seis a siete millones de toneladas en volumen, es decir un 5,3 por ciento. Subrayó que las exportaciones de hidrocarburos, gas y sus derivados crecieron en un 23 por ciento y las de productos agropecuarios y agrícolas en 2 por ciento. “Asimismo, tenemos un superávit en la balanza comercial que casi alcanza los 1.000 millones de dólares, hemos pasado de 600 a 1.000 millones de dólares, lo cual es también un resultado positivo para la economía”, aseguró. En los primeros siete meses del año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) determinó que las ventas de minerales al exterior ascendieron a 1.056 millones de dólares, frente a 719,4 millones de dólares registrados en el mismo periodo de 2009. Ajata aseguró que el Viceministerio desarrolló políticas para fomentar la exportación de textiles logrando muy buenos resultados, como los alcanzados en seis meses con la facturación de 43 millones de dólares.

El presidente Evo Morales aseguró el domingo que la honestidad y la austeridad, implementadas desde el primer día de su Gobierno, son los puntos claves para explicar el crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica en Bolivia, en un modelo que ha sido destacado internacionalmente.”A veces llego a la conclusión, cuando algunos me preguntan qué he hecho para ese crecimiento, yo les digo dos cosas: austeridad y honestidad, son los puntos clave para el crecimiento de Bolivia. Por esta clase de iniciativas ahora Bolivia no solamente es conocida, sino respetada internacionalmente”, justifico en una entrevista con los medios estatales. Morales recordó que su política de austeridad se ejecutó desde el primer día de su gestión cuando decidió rebajar su sueldo de cerca de 30 mil bolivianos a 15 mil, que fue la palanca para implementar una austeridad con la regulación de sueldos y salarios en las diferentes instituciones públicas. “En el tema de honestidad siempre podemos dar la cabeza por todo. Hay ministros, ministras, que con su profesión pueden estar ganando plata y dicen no, (y aceptan) la convocatoria del Presidente para apostar por Bolivia”, argumentó. A su juicio, se trata de temas vitales que rompieron con la costumbre de otros gobiernos, en los que se pensaba más en intereses particulares, que colectivos, y que ocasionaron un permanente déficit económico, con altos índices de inflación y además con la necesidad de recurrir a préstamos de organismos internacionales, hasta para pagar salarios. “Antes escuchaba que algunos decían que nacemos con deuda, ahora se terminó eso”, sostuvo. El Primer Mandatario dijo que el crecimiento de Bolivia se refleja en el incremento de las reservas internacionales, que en 2005 no sobrepasaban los 1700 millones de dólares, y que ahora, en casi cinco años de Gobierno sobrepasan los 9.000 millones de dólares con una política en la que la punta de lanza es la nacionalización de los recursos naturales, sobre todo de los hidrocarburos, principal fuente de ingreso. “Quisiera que llegue a 10 mil millones de dólares, porque calculamos que somos como 10 millones de habitantes que estamos en el territorio boliviano, si tuviéramos 10 mil millones de dólares de reservas internacionales, pues las reservas internacionales per cápita serían de 1.000 dólares por persona”, explicó. Aunque Morales reconoció que a pesar de los buenos índices económicos que tiene Bolivia, no se pueden atender todas las demandas del pueblo, y que aún se debe recurrir a préstamos de países amigos y de organismos internacionales, que a veces son morosos. Por esa razón, justificó su petición de crear un Banco de los países en desarrollo, como planteó en la reciente Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas. Aseguró que el Banco del Sur, aceleraría el crecimiento de los países subdesarrollados, con recursos de las reservas internacionales de cada país, para atender de forma oportuna todos los requerimientos de los países que formen parte esa entidad de financiamiento multilateral. “Una de las propuestas que hice en las Naciones Unidas es que haya un Banco del Sur, con una parte de nuestras reservas internacionales, para acceder fácilmente a créditos, pero especialmente para combatir la pobreza y de esta manera puedan cumplirse las llamadas metas del milenio”, puntualizo.