Delegados técnicos de la República de Chile se negaron a reconocer la deuda histórica de su país por el uso de las aguas de los manantiales bolivianos del Silala, en una reunión del Grupo de Trabajo binacional celebrada el 30 de septiembre y el 1 de octubre de 2010.

Bolivia reiteró el planteamiento de la deuda histórica, de acuerdo a lo establecido en el Acta de la XXII Reunión del Mecanismo de Consultas Políticas entre ambos países, realizado en julio.

La delegación boliviana ratificó que existen obligaciones por parte de Chile respecto del uso de las aguas bolivianas del Silala en el pasado y que éstas deberían ser compensadas económicamente.

En esta ocasión, Bolivia propuso un artículo transitorio en el borrador del texto del Acuerdo Inicial, a través del cual se debería definir el monto y la forma de erogación por parte de Chile respecto del histórico de las aguas del Silala.

La delegación chilena manifestó su disconformidad con el precitado artículo transitorio y con su incorporación en el texto borrador del Acuerdo Inicial.

La delegación boliviana aprovechó para incluir en el debate la problemática del rio Lauca, para lo cual solicitó que se instalen en dicho río estaciones hidrométricas conjuntas, en un plazo de 120 días.

La delegación chilena considerará la solicitud y responderá durante la segunda parte de la reunión, y lamentablemente no quiso suscribir el Acta, aduciendo que carece de la autorización de autoridades superiores.