(Agencias).- El presidente ecuatoriano Rafael Correa fue liberado por un grupo de élite de las Fuerzas Armadas luego de permanecer secuestrado durante más de 12 horas en el Hospital Metropolitano de la Policía de la ciudad de Quito. En estos momentos el Mandatario brinda un discurso desde los balcones del Palacio de Carondelet en el centro de la capital ecuatoriana y acusa al opositor Lucio Gutiérrez de ser el autor intelectual del frustrado golpe de Estado.

Correa fue rescatado por militares al promediar las 22:30 hora boliviana en una silla de ruedas y con máscara antigases, tras un fuerte enfrentamiento con policías golpistas.

Miles de personas permanecieron en inmediaciones del Hospital de Policía Nacional a la espera de que el jefe de Estado sea rescatado.

Muchas gracias hemanos del Movimiento País, dijo Correa a la multitud de simpatizantes de su partido congregados en las puertas del Palacio de Gobierno.

Actualización de Prensa Latina (1:00 AM, 1/10/2010)

(Pedro Rioseco).- Noche de victoria y reafirmación revolucionaria vivieron los pueblos de Ecuador, América Latina, El Caribe y los movimientos progresistas del mundo, con la derrota del golpe de Estado en las últimas horas del jueves y el regreso triunfal del Presidente constitucional, Rafael Correa. Un operativo conjunto del Grupo de Operaciones Especiales del Ejército Nacional y otras fuerzas militares logró anoche liberar a Correa tras un fuerte enfrentamiento con policías sublevados, quienes lo mantuvieron secuestrado durante 12 horas en un hospital de Quito. A una enardecida multitud de miles de compatriotas que se mantuvieron durante las horas de su secuestro frente al Palacio de Carondelet, Correa les dirigió un breve discurso minutos después de llegar al lugar en medio de una fuerte escolta militar. “Ahora más que nunca compañeros, a unirnos para vencer a los vendepatrias de siempre y sacar la Patria adelante”, exhortó el Mandatario ante miles de personas que exigían castigo a los promotores del golpe y llamaban asesino al expresidente Lucio Gutiérrez. La referencia a Gutiérrez, líder del opositor Partido Sociedad Patriótica, fue respaldada por Correa, quien estimó es la fuerza política detrás de la conspiración y el intento de Golpe de Estado. El Mandatario agradeció profundamente a cientos de compatriotas que fueron desarmados a intentar rescatarlo al Hospital de la Policía Metropolitana, a su escolta personal, a los ministros que lo acompañaron, todos dispuestos a morir si fuese necesario. “Hoy el presidente no ha renunciado como hicieron tantos otros cobardes. Cuando me exigían revocar la ley (de Servicio Público) para dejarme salir, le respondí que no perdieran el tiempo, porque o salía como presidente digno o salía como cadáver”, afirmó Correa. “!Muchas gracias pueblo ecuatoriano, muchas gracias hermanos del Movimiento PAIS, con ustedes nos sentimos seguros!”, enfatizó tras señalar que “han tratado de hacer retroceder siglos al país, con una actuación de opereta de un grupo de la fuerza pública” y agradecer el masivo respaldo internacional. Fueron unos cuantos los organizadores de este golpe, y serán sancionados de acuerdo con la ley, precisó y comentó que el Hospital Policial está destrozado y muchos enfermos han sufrido por culpa de estos elementos. Finalmente, enfatizó que este intento de golpe demostró que “a nuestra Revolución ciudadana no la para nada ni nadie”, y concluyó su discurso con la consigna histórica de “Hasta la Victoria Siempre”.