(PL) La Cancillería de Ecuador expresó hoy su rechazo categórico a todo intento de desestabilización del orden democrático en el país, legitimado por la voluntad popular y Constitucional, y alertó al mundo de esa situación.

En un comunicado oficial se convocó a todos los ecuatorianos y ecuatorianas, así como a la Comunidad Internacional a estar vigilantes frente al intento de Golpe de Estado en el Ecuador.

Reiteró que los intereses particulares de determinados grupos no pueden estar por encima de los intereses generales de todo el país, y expresó su deseo de que el diálogo y el interés común, prevalezcan bajo el objetivo de fortalecer la democracia en Ecuador. La secretaría de Comunicación de la Presidencia reiteró la denuncia, ante el intento de desestabilización del sistema democrático ecuatoriano, ocasionado por la insubordinación de elementos de la fuerza pública. Destaca que el Gobierno del presidente Rafael Correa, desde el triunfo de la voluntad popular en las urnas, ha generado y liderado un proceso histórico de cambio político, social y económico, que ha beneficiado a los sectores menos favorecidos, garantizando sus derechos y todas las libertades. La lucha de la Revolución Ciudadana trasciende el espacio nacional y se inserta en la lucha de los pueblos del sur por la democratización del sistema internacional, agregó la nota. El presidente ha llamado a manifestar el apoyo al proyecto, por que la ciudadanía no aceptará se torpedee el proyecto que tanto tiempo y esfuerzo ha costado instaurar, el cual ha recibido el apoyo en varias ocasiones de la mayoría de los ecuatorianos, concluyó.

Estado de excepción

El estado de excepción por una semana comenzó a regir hoy en Ecuador después de un intento de golpe de Estado ejecutado por sectores de la policía. En una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, hizo el anuncio y dijo que en ese período las tareas de orden interior las asumirán las fuerzas armadas. Mera indicó que la medida obedece al ambiente de conmoción creado por sectores de la policía supuestamente contrariados por una ley que, según ellos, les recorta beneficios. Por su parte, el ministro del Exterior, Ricardo Patiño, llamó al pueblo a lanzarse a las calles pacíficamente y rescatar al presidente Rafael Correa, quien se encuentra en un hospital de la policía. El canciller pidió al pueblo, en todas las ciudades y poblados del país, expresar su apoyo incondicional al gobierno y su presidente e impedir cualquier intento de violar la constitucionalidad que tratan de quebrar fuerzas antipatrióticas.