(ABI).- De las 22,9 toneladas de cocaína confiscada en Bolivia este año, cerca al 50 por ciento ingresó del Perú para utilizar a Bolivia como país tránsito, confirmó el viernes el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres.

“Para evitar que Bolivia no siga siendo un país tránsito de cocaína que es enviada desde el Perú, las unidades anti droga han adoptado las medidas pertinentes”, anotó.

Afirmó que la droga peruana tenía como destino los centros de acopio para su purificación en los laboratorios de la Chiquitanía y, en otros casos, era directamente exportada a los mercados de Brasil, Chile y Argentina.

Detalló que del total 20.328, 59 kilogramos, 2.621,61 kilogramos eran de clorhidrato. Dijo que también fueron incautados 964.932,37 kilogramos de marihuana.

Los éxitos en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas muestran “la gran capacidad de respuesta que tiene la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), que, a diferencia de los gobiernos anteriores, realizan operativos que superan las expectativas”.

Para Cáceres, en el pasado la FELCN realizaba entre 3.000 y 3.500 operativos al año, pero en la actualidad esas acciones se multiplicaron con resultados positivos de interdicción, confiscación de droga y detención de traficantes.

Informó que este año los efectivos de la FELCN realizaron más de 10.450 operativos, sobre todo, en las zonas fronterizas con el Perú, en la Chiquitanía de Santa Cruz, el trópico de Cochabamba y en otras regiones del país.

Destacó que “como nunca, en los últimos tres años, la FELCN encontró 36 laboratorios de cristalización de cocaína y 22 de reciclaje, principalmente en la Chiquitanía.

El último mega laboratorio fue descubierto el lunes. Tenía una capacidad de producción de 500 kilos por semana. Operaba con tecnología colombiana.

El laboratorio de cristalización estaba ubicado a 210 Km. de la ciudad de Santa Cruz de Sierra, en las inmediaciones de la carretera a Trinidad, específicamente en la región conocida como “Lomoncito”.

En el lugar se encontró 12.000 litros de sustancias químicas liquidas y 3.000 kilos de sustancias químicas sólidas. Además de dos vehículos, una camioneta y una motocicleta.

También fueron hallados un generador eléctrico de gran capacidad, un horno industrial para secado, una recicladora de éter de gran capacidad, un equipo de radiocomunicación marca Motorola y otros.

“Los efectivos de la FELCN también verificaron la existencia de puestos de vigilancia, áreas de oxidación, de depósitos de químicos, sólidos y líquidos y un sector de secado”, afirmó el Jefe Antidroga.