(Plataformaenergetica.org).- Bolivia todavía está a tiempo de convertirse en el mayor centro de conversión del gas natural en combustibles líquidos del continente americano, asegura el estudio “Hacia una política de industrialización del gas en Bolivia”, elaborado para la Plataforma Energética por el especialista Christian Inchauste, actual presidente de la transportadora estatal de hidrocarburos.

Según el estudio, elaborado a principios de año por Inchauste, la posibilidad de que Bolivia sea el eje regional de la transformación de gas a líquidos (GTL, gas to liquids) radicaría en la rápida y adecuada implementación de un proyecto que se localizaría en el Chaco tarijeño, en el extremo sur de Bolivia, en la frontera con Argentina.

Se trata una planta industrial de transformación de gas natural a diésel, nafta y jet fuel, con una capacidad de producción de 15.000 barriles por día, proyecto que demandaría una inversión estimada en 500 a 600 millones de dólares y que beneficiaría al país con la reducción y eliminación de la importación de diésel.

Con este emprendimiento, según el estudio, Bolivia podría emular en América lo que el Estado de Qatar realiza con gran éxito a nivel mundial.

“Por el momento queda claro que es el Estado de Qatar, en el golfo arabo-pérsico, el que ha tomado la decisión estratégica de convertirse en la “capital del mundo del

GTL”, llevando a cabo esta importante iniciativa con bastante éxito financiero y atrayendo montos multimillonarios de inversión extranjera y financiamiento a través de la estatal Qatar Petroleum”, señala el informe que advierte que “recientemente Petrobras ha iniciado estudios preliminares para convertir en líquidos el gas de las reservas del Presal”.

Dos condiciones previas

Sin embargo, según el análisis difundido por la Plataforma Energética, “el proyecto debe superar un doble handicap: por un lado depender de precios del gas que le permitan el equilibrio financiero y por el otro tener que encontrar un mecanismo que sustituya el precio de venta subsidiado de los líquidos en Bolivia (mientras que de todas maneras se compra el diésel y la gasolina a precios de mercado internacional)”.

La planta de GTL del Chaco de Tarija demandará un consumo diario de 4 millones de metros cúbicos de gas natural y el uso de 1,2 trillones de pies cúbicos en 20 años.

El estudio de factibilidad ha determinado un precio de equilibrio para el proyecto de alrededor de 3 dólares por millar de BTU.

“El precio de equilibrio del gas parece ser el punto fundamental para el desarrollo del proyecto. El subsidio nacional al diésel y a la gasolina es otro punto a ser estudiado”, agrega la investigación que considera necesario realizar una evaluación de los subsidios y el respectivo ajuste en las leyes sectoriales.

Producción para dos mercados

“El proyecto de transformación de gas a líquidos en el Chaco boliviano tendría como objetivo principal cerrar las importaciones de diésel que se destina esencialmente al complejo agroindustrial de Santa Cruz”, dice el informe de la Plataforma que destaca que el 70 por ciento de la producción de la planta de GTL estaría orientada hacia el mercado interno y el 30 por ciento restante a la exportación.

“Cabe destacar que el producto acabado, el diésel ecológico y los subproductos que son la nafta y la gasolina de aviación (jet fuel) producidos por este tipo de plantas, tienen alta demanda internacional por la calidad de refinación y los pocos contaminantes que generan en relación a los líquidos de refinerías tradicionales”, agrega. Actualmente, el proyecto de GTL está en la fase de prefactibilidad.

Cuatro ejemplos exitosos

Por ahora, según Inchauste, son cuatro los ejemplos a escala mundial más exitosos en la transformación de gas a líquidos. “El primero es el de la estatal sudafricana Sasol. El segundo es la planta Bintulu GTL de Shell en Indonesia de 15.000 Bep/día. El tercero es el proyecto Oryx GTL de 34.000 Bep/día entre la estatal de Qatar, la Qatar Petroleum y la Sasol, que costó $us 1.000 millones entre 2003 y 2005 dando un precio de inversión por barril de $us 29.41, una variable importante para evaluar la viabilidad del proyecto. El cuarto es el proyecto Pearl GTL de 200.000 Bep/día entre la Qatar Petroleum y la Shell”.