(ABI).- “La mejor forma de acabar en Bolivia contra el racismo y la discriminación es recuperando la identidad y los valores”, dijo el martes el presidente Evo Morales Ayma.

En una conferencia de prensa, tras participar en la ceremonia inter religiosa en el marco de los actos del bicentenario de Cochabamba, el Jefe de Estado subrayó su convencimiento de que “el racismo y la discriminación social puede ser superado con una actitud de solidaridad y complementariedad”.

Señaló que otra de las formas de descolonizar de actitudes racistas de algunos sectores “es cumplir con los mandatos de la Constitución Política del Estado que establece la igualdad de derechos para todos los bolivianos”.

“Desde la vigencia de la nueva Carta Magna, que fue elaborada y aprobada por el pueblo en un Referéndum Constitucional, ya no existen en Bolivia ciudadanos de primera, de segunda o de tercera, todos somos iguales”, anotó.

Agregó que si bien “los bolivianos tenemos derecho a tener diferencias, con una actitud de solidaridad y cooperación podemos superar las mismas”.

Dijo que Bolivia ha comenzado a andar hacia una descolonización que nos permita integrarnos mucho más y solucionar nuestros problema con fraternidad”.

Recordó lo que sucedía en su pueblo de nacimiento., Orinoca, donde todos esperaban el 4 de octubre, que es el aniversario de la población, para celebrar matrimonios, bautizos o participar en otras actividades sociales y religiosas.

“Para esas fechas se realizaban matrimonios y se invitaba a amigos a ser compadres, a veces a personas que vivían en las ciudades, a quienes se los esperaba con las mejores galas al siguiente año para volver a reunirse”, señaló.

Igualmente señaló que, cuando vivía en el trópico de Cochabamba, los egresados de medicina, que iban a realizar su año de provincia antes de titularse, atendían con esmero a los pobladores, lo que hacía que los nombren compadres.

Se refirió igualmente a un periodista español que llegó a Bolivia a hacer reportajes y le pidió ayuda para viajar a diversas comunidades. “Este periodista fue a la población de Aroma, en el departamento de La Paz, donde sintió el cariño de la gente, al punto que varios lo nombraron compadre”, anotó.

El Presidente destacó que las poblaciones indígenas y campesinas, que en el pasado fueron humilladas por la sociedad, son amistosas “y jamás discriminan a los demás, mucho más si esas personas les muestran amistad y cooperación”.

Sin embargo subrayó que esa misma amistad se torna en rebelión cuando el movimiento campesino e indígena se enfrenta a “políticas de exterminio o de saqueo de los recursos naturales”.

“Nuestros pueblos han sufrido en el pasado hasta escarmientos, como el descuartizamiento de Tupac Katari, amedrentamientos y violaciones a los derechos humanos, “pero jamás se doblegaron y lucharon por su liberación”, enfatizó Morales.

Las reflexiones del Primer Mandatario se producen en instancias en las que el Senado se apresta a revisar el proyecto de Ley de Lucha contra el Racismo y la Discriminación que fue aprobada en la Cámara de Diputados.