El “modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”, reconoció el líder de la revolución socialista y ex presidente de Cuba Fidel Castro en una entrevista con el periodista Jeffrey Goldberg de la revista The Atlantic. Cuba “actualiza su modelo económico despojándolo de trabas obsoletas” y ha decidido fomentar las iniciativas de productores y comerciantes que trabajan por cuenta propia, reveló un periodista de Prensa Latina.

La economía cubana atraviesa por un momento particularmente difícil. Además de las cuantiosas pérdidas ocasionadas por bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos desde hace más de medio siglo, hoy la Isla socialista soporta con mucha dificultad los coletazos de la crisis financiera global.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba ha sido fuertemente afectado por la notable la caída de los ingresos por exportaciones de bienes tradicionales, como por ejemplo el níquel, cuyo precio cayó de 60 mil dólares hasta menos de 10 mil dólares la tonelada.

Además, Cuba debe lidiar con las pérdidas causadas por prolongadas sequías en los últimos años y tres huracanes en el segundo semestre de 2008. Sólo en 2008, los alimentos importados le costaron 2.500 millones de dólares, sin contar los gastos en fertilizantes y otros productos agrícolas.

El “modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”, confesó Fidel Castro en una entrevista de tres días de duración con el periodista Goldberg de la revista The Atlantic y con la especialista en temas cubanos y analista del Consejo para las Relaciones Exteriores con sede en Washington Julia Sweig, según un reporte de la agencia Europapress.

Sorprendido por la confesión, Goldberg pidió Sweig que valorara las palabras de Castro: “No estaba rechazando las ideas de la revolución. Lo interpreté como un reconocimiento de que bajo el ‘modelo cubano‘ el Estado tiene un papel demasiado grande en la vida económica del país”, le comentó Sweig.

Sweig consideró que Fidel intenta abrir “un espacio” para que su hermano, el presidente Raúl Castro, ponga en marcha “reformas necesarias frente a lo que seguramente encontrará resistencias de los comunistas ortodoxos dentro del partido y la burocracia”. (1)

La reforma económica en Cuba

Cuba “actualiza su modelo económico despojándolo de trabas obsoletas para lograr revertir la relación desfavorable entre el incremento de la productividad del trabajo y el salario medio como condición indispensable para desarrollar una economía eficiente…”, reveló el periodista de la Redacción Económica de Prensa Latina Roberto Salomón en un reciente artículo titulado “Economía cubana: tiempos difíciles”.

Salomón dijo que se introducirán cambios paulatinos en la dirección de la política económica cubana para actualizar el modelo de gestión, como por ejemplo un apoyo explícito a las exportaciones, la sustitución de importaciones y un mayor impulso al sector productivo local.

Una de las primeras acciones del gobierno de Raúl Castro sería la reducción de las “considerablemente abultadas” plantillas en el sector estatal. En el primer trimestre del próximo año se modificará el tratamiento laboral y salarial de los trabajadores de un grupo de organismos de la administración central del Estado, y con ello reducir los gastos improductivos, informó Salomón.

Por otro lado, el Consejo de Ministros acordó flexibilizar las normas laborales con el objetivo de ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia como una alternativa más de empleo. Para ello se eliminarán varias prohibiciones vigentes para el otorgamiento de nuevas licencias y la comercialización de algunos productos. Se convino en aplicar un régimen tributario para la actividad por cuenta propia que responda al contexto económico actual y garantice la contribución a la seguridad social.

Meses atrás, el gobierno de Raúl Castro anunció que el régimen sería más tolerante con pequeños emprendimientos privados y que permitiría a los extranjeros comprar bienes en la Isla. El comercio exterior de bienes es un mercado atractivo para los empresarios foráneos.

Cuba mantiene relaciones con más de tres mil compañías extranjeras de los cinco continentes e intercambios comerciales con más de 170 naciones de las Américas, Europa, Asia y Medio Oriente. Venezuela es su principal socio comercial, seguido por China, Rusia, España, Brasil, Canadá y otras.

Según el periodista Roberto Salomón, la estructura de la economía cubana ha cambiado y hoy el papel de los servicios es decisivo en las exportaciones. En su criterio, aún no se aprovecha todo el enorme potencial de las ventas de servicios técnicos y profesionales al exterior.

1. http://www.theatlantic.com/international/archive/2010/09/fidel-cuban-model-doesnt-even-work-for-us-anymore/62602/

* Con información de Europapress y Prensa Latina.