La Contraloría General del Estado (CGE) presentó una denuncia contra el Alcalde de La Paz Luis Revilla por la presunta comisión de los delitos de falsificación de documentos y apropiación de dinero público. Algunos concejales sospechan que la intención es descabezar al Gobierno Autónomo como ya ocurrió en Sucre y Potosí.

La presidenta del Legislativo edil Gabriela Niño de Guzmán recordó que el Concejo paceño solicitó expresamente una auditoría a la gestión constitucional de enero 2005 a mayo 2010 y presentó todos los estados financieros del órgano Deliberativo a funcionarios de la Contraloría en una audiencia pública el 29 de marzo de 2010.

La solicitud remitida al Contralor Gabriel Herbas señala que el Pleno del Concejo autorizó a la Directiva pedir a la Contraloría una auditoría al culminar su gestión de cinco años con la finalidad de transparentar sus acciones, en el marco de la Ley Nº 1178.

Este martes, el gerente departamental de La Paz de la CGE Jaime Gutiérrez Guzmán presentó una denuncia contra el Alcalde de La Paz Luis Revilla, por la presunta falsificación de documentos y apropiación de dinero y bienes del Estado.

Niño de Guzmán aseguró que Legislativo paceño no recibió informe alguno de parte de la Contraloría, ni solicitud de explicación, aclaración o descargo, y dijo que el Contralor incumple la norma al no notificar al Concejo sobre presuntas irregularidades relativas a eventuales gastos de representación.

La principal prueba de la acusación son documentos de la gestión 2006 en papel membretado con el logotipo del bicentenario “La Paz 200 años, un fuego que no se apaga”, que entró en vigencia en la gestión 2009.

Revilla Herrero recibía 3.480 bolivianos mensuales para gastos de representación cuando era Presidente del Concejo Municipal, y debía presentar “descargos de los gastos realizados durante el mes a la Dirección Administrativa del H. Concejo Municipal”, según la Resolución Municipal Nº 10/2006 del 16 de marzo de 2006.

Según la Contraloría, Revilla no presentó facturas de descargo en las gestiones 2006, 2007, 2008 y 2009, cuando fungió como Presidente del Concejo, sino reportes de gastos. En la rendición de cuentas de la gestión 2006 introdujo un documento con el membrete del bicentenario, pese a que el papel rotulado en Impresiones Gráficas VIRGO fue entregado a la Alcaldía recién en junio de 2008.

En consecuencia, la CGE detectó un daño económico a la entidad por 156.600 bolivianos, correspondiente a las gestiones de marzo de 2006 a diciembre de 2009, y acusó a Revilla de la presunta comisión de los delitos de “Incumplimiento de Deberes”, “Falsedad Ideológica”, “Uso de Instrumento Falsificado” y “Peculado”, tipificados por los Artículos 154, 199, 203 y 142 del Código Penal.

La CGE detectó contradicciones similares en formularios de ingresos y salidas de bienes de los Almacenes de la Alcaldía de La Paz. Orlando Nina Aliaga, encargado de Almacenes, Splynda Marilyn Sumi Velarde, encargada Administrativa Secretaria de la Comisión de Desarrollo Humano y Culturas, y Nora Tamara Paz, responsable Servicios Generales, utilizaron el papel membretado “La Paz 200 años, un fuego que no se apaga” para sustentar reportes de ingreso y salida de bienes de la entidad (repuestos para vehículos) en 25 casos.

Estos funcionarios fueron denunciados por la presunta comisión de los delitos de “Falsedad Ideológica”, “Uso de Instrumento Falsificado” y “Peculado”, tipificados por los artículos 199 y 203 del Código Penal.

Semanas atrás, el Alcalde de La Paz expresó su preocupación por la “extrema fijación que ejerce la Contraloría General del Estado en el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz con la solicitud de informes”, situación que no se replica en ninguno de los 337 municipios del país.

“Hay dos comisiones de auditoria de la Contraloría, recibimos dos cartas diarias del Contralor de la Gerencia Departamental de La Paz, pidiéndome información, en algunos casos información totalmente fuera de lugar”, se quejó Revilla.

“Es muy extraño que un municipio, de los 337 que existen en el país, tenga dos comisiones, tenga 15 funcionarios de Contraloría. Me imagino que hay alguna intencionalidad que hay que preguntarle al Contralor. Cuál es la necesidad de tener a tantos funcionarios y a tantos equipos en un municipio”, cuestionó el alcalde paceño.

Este martes, Revilla denunció el inicio de una ofensiva gubernamental y del Movimiento Al Socialismo (MAS) para tomar la Alcaldía de La Paz. “Necesito decirles a quienes desde el gobierno están impulsando esta ofensiva en contra de La Paz que no les tenemos miedo, que vamos a enfrentar esta acción en los planos jurídico, institucional y por supuesto en el plano político”, advirtió.

Respecto a la acusación en su contra, Revilla señaló que los gastos de representación están regulados en el artículo 12, numeral 23 de la Ley de Municipalidades, aún en vigencia porque no ha sido derogada por la Ley Marco de Autonomías, y que establece que los gobiernos municipales deben fijar anualmente el monto para este fin.

“En mi gestión como presidente del Concejo Municipal es que por primera vez se establece una reglamentación de los gastos de representación con procedimientos, porque antes estos gastos no tenían ningún documento, ni ningún tipo de descargos”, aseveró. Precisó que destinó los 3.400 bolivianos mensuales a distintas actividades de apoyo organizaciones vecinales y sociales.

Mostrando a la prensa sus descargos originales, Revilla aseguró que la denuncia del Contralor se basa en un documento falso que no lleva su firma. “Lo que no se percató el Contralor es que esta firma de este comprobante es la única distinta a todas los demás. Esta firma es un sello que aparenta la firma del Presidente del Concejo, Luis Revilla”, aclaró y dijo que esta irregularidad fue detectada anteriormente y se encuentra en proceso de investigación.

“Quiero alertar a la ciudadanía, a los paceños y paceñas, a ese 48 por ciento de votantes que me ha elegido su Alcalde, a que estén atentos, porque se ha desplegado una campaña en contra de La Paz, en contra de su institucionalidad, y peor aún para robarles el voto que los paceños han dado en abril y suplantar al alcalde de La Paz con un militante masista”, denunció Revilla.

Revilla analiza la posibilidad de enjuiciar al Contralor por calumnias, injurias, desacato, por violar sus derechos constitucionales con documentos falsos y dañar su imagen y honor personal.