(Agencias).- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) registraron la tasa de paro laboral más alta de la historia: 210 millones de personas están desempleadas en el mundo, 30 millones más que al inicio de la crisis económica en 2007.

Según un documento conjunto del FMI y la OIT, cerca de las tres cuartas partes de los 30 millones de nuevos desempleados viven en naciones industrializadas, especialmente en España y Estados Unidos. La tasa global de desocupación de los jóvenes aumentó hasta 13 por ciento en 2009, con 81 millones de afectados.

En Estados Unidos hay 14,9 millones de personas sin empleo, 7,5 millones más que hace tres años. El índice de desocupación creció de 9,5% en julio a 9,6% en agosto: 12% entre los hispanos, 8,7% en la población blanca y 16,3% entre los afroamericanos.

En Europa al menos 16 millones de personas están desempleadas; la tasa en julio se situó en 10%. En Holanda y Alemania el paro laboral está por debajo del 7%; en España ronda el 20%, mientras que la desocupación entre los jóvenes pasó del 20 a cerca del 40 por ciento.

Según el director del FMI Dominique Strauss-Khan, el penoso paro amenaza la subsistencia, la seguridad y la dignidad de millones de personas en todo el mundo. El 80 por ciento de la población mundial carece de protección social, y cerca de 1.200 millones de mujeres y hombres, un 40 por ciento de la fuerza de trabajo mundial, no gana un salario suficiente para superar el umbral de pobreza.

La OIT estimó que se necesitarán más de 440 millones de nuevos puestos de trabajo en los próximos 10 años para absorber a quienes se incorporen al mercado de trabajo.