El juez Segundo de Sentencia en lo Penal René Delgado condenó al ex Presidente Jorge Quiroga a dos años y ocho meses de reclusión por difamar, injuriar y calumniar al Banco Unión. El año pasado Quiroga denunció que la entidad financiera estatal era una “lavandería de corrupción” y este lunes ratificó que maneja “más de mil millones de dólares de fideicomisos fuera de presupuesto, sin auditoría y sin control”.

En 2009, el ex Presidente Quiroga denunció que el Banco Unión era una especie de “lavandería de corrupción” y pidió al gobierno que lo intervenga. La entidad financiera le inició un juicio por dañar su reputación, y el fin de semana el juez Delgado sentenció al ex Presidente a dos años y ocho meses de reclusión por el delito de difamación.

“Como institución querellante apelaremos al fallo y a la pena impuesta por el juez, y vamos a pedir una mayor pena… como se trata de un concurso real de delitos, el juez tenía la posibilidad y la potestad de sancionarlo con la pena más grave aumentada en un tercio o en un cuarto”, informó el abogado del Banco Unión René Arzabe.

Quiroga no cometió ningún delito y sólo denunció corrupción en Yacimientos y en el Banco Unión, reclamó su abogado Iván Alemán y denunció que la justicia se politizó. “El régimen está buscando destrozar toda voz de disenso y callar la libertad de expresión… Este atentado contra la democracia y la libertad de expresión se perpetró con la bajeza más grande que pueda tener, está claro de que vivimos en un régimen autoritario que no admite voces de disenso”, lamentó Quiroga en una teleconferencia ofrecida desde Austin, Texas.

“Qué enorme paradoja que no haya sanciones para los responsables del caso de corrupción más sonado de los últimos tiempo, el caso YPFB, ni del caso de terrorismo doméstico como fue la colocación de bombas en Yacuiba por efectivos militares vinculados al gobierno contra un canal de televisión”, se quejó Quiroga.

El jefe de Unidad Nacional Samuel Doria Medina comentó que la condena judicial es un abuso para todo aquel que piensa diferente al gobierno. “Ya no nos extraña, seguramente vamos a ver uno y otro caso, estamos viendo que este proceso inclusive afecta al sector empresarial”, añadió el diputado de UN Jaime Navarro.

“El gobierno quiere amenazar y amedrentar a cualquier oposición política que tenga la posibilidad futura de una candidatura, lógicamente que la van a querer anular con este tipo de procesos y acusaciones, entonces nuevamente la libertad de expresión está amenazada en nuestro país”, evaluó el congresista Antonio Franco.

El viceministro de Coordinación Gubernamental Wilfredo Chávez aseguró que el proceso contra el ex Presidente Quiroga no tiene un trasfondo político. Se trata de “un proceso que se ha seguido por acción privada por el Banco Unión por las ofensivas declaraciones del ex presidente Quiroga en contra de todo un banco; los acusó poco más de ser una organización criminal, eso no se puede hacer”, explicó.

El Viceministro consideró que Quiroga Ramírez perdió derechos ciudadanos y ya no podrá ser nunca más candidato a un cargo público. Sin embargo, mientras no sea ejecutoriada, la sentencia es apelable y el sentenciado sigue gozando de libertad porque la pena es menor a tres años. Quiroga volverá al país el miércoles para asumir su defensa y anunció que apelará a la sentencia.

El ex Presidente Eduardo Rodríguez Veltzé también se declaró perseguido político. “Están diciendo te van a enjuiciar y no lo hacen. Espero que con el mismo nivel de escándalo que se anunció hace casi cinco años procesos y otras cosas (por el caso misiles), que se avancen en procesos con el mismo nivel de responsabilidad, pero con debido cumplimiento de normas y garantías; si queremos hacer justica y juzgar y sancionar, tenemos que dar a la par las garantías de jueces y reglas imparciales”, dijo.