La Contraloría General del Estado (CGE), a través de la gerente departamental de Tarija Carmen Rosa Ortíz, interpuso denuncia contra ex autoridades de la prefectura de ese departamento por la adquisición de motores en mal estado a la empresa Cumming, causando un daño económico al Estado de más de tres millones de bolivianos.

Los motores Cummings adquiridos para proveer el servicio de energía eléctrica en Bermejo y Entre Ríos en la gestión 2006 habrían presentado fallas que motivaron el reclamo de la población, informó la Agencia de Noticias Contraloría.

“Por denuncias de la población y de la prensa local la Contraloría programó en el POA de la gestión 2009 la realización de la auditoría, a la adquisición de motores en mal estado a la empresa Cumming, por parte de la Prefectura de Tarija, el informe de auditoría determinó un daño económico al Estado de 3 millones 174 mil 781,62 bolivianos equivalentes a $us. 437.160,17 ocasionado por el ex prefecto Adel Cortez Maire y del ex secretario general, arquitecto Melciades Peñaloza”, aseveró Ortíz.

Los delitos penales en cuestión son Contratos Lesivos al Estado y Conducta Antieconómica para el ex prefecto, y por el delito de Conducta Antieconómica, para Melciades Peñaloza.

La denuncia fue interpuesta en cumplimiento del artículo 286 inciso 1) del Código de Procedimiento Penal, que establece que los funcionarios públicos tienen la obligación de denunciar los delitos de acción pública que conozcan en el ejercicio de sus funciones y dando cumplimiento a las formalidades establecidas en los artículos 285 de mismo texto procesal y 35 de la Ley Nº 1178.