París y Washington (PL).- Sudamérica se clasifica como el continente más seguro para navegar por la web, mientras Francia se ubica entre los primeros 20 países mejor protegidos; Norteamérica es el continente más peligroso, según un estudio de antivirus AVG Technologies difundido hoy.

Basado en datos obtenidos de 144 naciones y alrededor de 100 millones de ordenadores en la última semana de julio, AVG obtuvo que las posibilidades de sufrir algún ataque mientras está en línea en Suramérica es de uno de cada 164 usuarios, señala un comunicado.

El país más protegido del continente es Argentina (uno de cada 241), ubicándose entre los 20 más seguros al igual que Francia (uno de 225) y el más afectado Perú (uno de cada 131).

Por otra parte, el primer lugar de la lista confeccionada por orden de países más peligrosos para surfear en Internet lo ocupa Turquía.

Sorprendentemente, siete de los 10 lugares más seguros en los que se puede navegar se encuentran en África, liderando Sierra Leona (uno de cada 696 usuarios), añade el texto. No obstante, se aclara en el informe que es importante tener en cuenta la baja disponibilidad de acceso a Internet y la escasa penetración de banda ancha en el continente.

Por ello estiman que Japón, donde el promedio de ataques es de únicamente uno de cada 404, es posiblemente el lugar más seguro para incursionar por la red.

En el mismo orden, Norteamérica es el continente más peligroso (uno entre 51) con Estados Unidos (uno de 48) en el noveno puesto, seguida de Europa (uno de cada 72) y de Asia, incluida el Pacífico (uno de cada 102).

AVG aclaró que las clasificaciones y el orden de los países no son fijos.

Organizaciones latinas estadounidenses pidieron al presidente Barack Obama, al Congreso y a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que impidan el control del acceso a Internet.

El grupo Latinos por una Internet Libre denunció los planes de grandes empresas como AT&T, Verizon y Comcast de ejercer un mayor control en el acceso y el contenido en la red de Redes, lo que en su opinión restringe la libertad de expresión y de uso.

Los demandantes, que representan a 19 millones de personas de un total de 47 millones que conforman la mayor minoría del país, sostienen que Internet les permite mantenerse informados por medio de un sistema inclusivo, democrático y transformador.

Recientemente, medios estadounidenses han manifestado su contrariedad ante los planes de la Casa Blanca de facilitar a los servicios de seguridad vigilar a los usuarios de Internet, tras filtraciones de secretos militares y violaciones cometidas por militares estadounidenses aparecidas en algunos sitios digitales.