Radio y Tv Marti son nada menos que un antro de nepotismo y de amiguismo, donde solo sobreviven los privilegiados del “círculo de amigos” manejado por el director Pedro Roig quién explica su longevidad en su puesto por las relaciones que desarrolló, en el curso de los años, con dirigentes “de ambos partidos”. Tal es la descripción dada de la principal antena de la CIA contra Cuba en un amplio reportaje publicado por Poder 360°, importante revista del mundo de los negocios difundida en varios países latinoamericanos, en su sitio web en inglés.

Los autores de la investigación, Siobhan Morrissey y David Adams, se entrevistaron con Roig quién recordó con aparente candor como fue taxista a su llegada en Miami y luego chofer de camión con el fabricante de refresco Royal Crown Cola antes de reaparecer como dueño de una escuela privada de corte militar – Inter-American Military Academy… que lo llevo al micrófono de Radio Martí con un programa titulado “Puntos de Vista”.

Roig fue contratado como director de Radio y TV Martí en 2003, sin ninguna experiencia previa en la administración de una estación de radio y televisión.

La revista señala como el propio Roig contrató de director del personal con un salario de 100 000 dólares por año a Alberto Mascaró, el sobrino de su esposa. Y como encontró “botellas” a viejos socios como Luis Zuñiga Rey, el terrorista amigo de los Bush.

Para Roig, “la mitad de la población” de Cuba escucha diariamente Radio Martí – cuando fuentes de la propia inteligencia norteamericana reconocen la ausencia casi total de publico para la radio anticubana, solo sobrepasada en esto por la emisora hermana, TV Marti, apodada la “TV Que No Se Ve”.

Elemento esencial que explica su peculiar carrera – y que no menciona el reportaje – Roig fue formado por la CIA en Fort Benning al lado del terrorista internacional Luis Posada Carriles, como sicario de la Operación 40, con vista a la fracasada invasión de Playa Girón.

Cobertura “inventada” de la inauguración de Obama

La revista ilustra la ineficiencia crasa de esta empresa estatal con su cobertura de la ceremonia de inauguración del presidente Barack Obama.

El equipo dirigido por Cristina Sanson, la directora de programas, otra protegida de Roig, llego tarde a la ceremonia y se “inventó” una cobertura con recortes de imágenes de agencias.

Interrogada por los reporteros de Poder 360°, Sanson explicó como fueron incapaces de alcanzar su puesto de trabajo por la multitud de gente presente y la interrupción del servicio de metro. “Tuvimos que saltar cercas”, afirmó la algo obesa productora, con absoluta seriedad.

Al día siguiente de este disparate, Roig felicitó su equipo por la excelencia de su trabajo.

El dossier profesional de Sansón, en los archivos de la estación, comporta un diploma de Master en periodismo de la Universidad de Colombia. Sin embargo, la investigación de Poder 360° no encontró huella alguna de tales estudios al consultar la dirección de la prestigiosa institución.

Lo mismo ocurrió con un titulo de la Universidad de la Florida del Sur donde sí se apareció pero nunca completó el curso.

Sin embargo, otro “diploma” de mucho más peso justificó la contratación de Sansón por la dirección de Radio y TV Martí: llego con una carta de recomendación de Jorge Mas Canosa, el difunto “chairman” de la Fundación Nacional Cubano Americana, la entonces toda poderosa institución mafiosa en la cual su propio padre ocupaba un puesto de Director.

Poder 360° describe el aspecto poco acogedor del edificio de la emisora, situado en una área de almacenes de Doral, en el condado de Miami-Dade, y la oficina del propio Roig, decorada con fotos de Andy Garcia, Ronald Reagan y de la pareja George y Barbara Bush. Además de títulos universitarios cuya autenticidad no se ha averiguado.

Obligado a efectuar recortes de presupuesto, el año pasado, Roig eliminó de un solo golpe 35 puestos de trabajo. Las 35 víctimas de esta operación eran todos empleados de larga experiencia. Ningún miembro del círculo de amistades de la dirección fue afectado por la decisión.

Radio y TV Martí han “desaparecido” más de 500.000 millones de dólares del contribuyente en las últimas décadas.

Un reciente informe del Senado norteamericano recomienda fusionar la Oficina de Trasmisiones para Cuba (OCB), dueña de Radio y TV Martí, con la Voz de América, la radio oficial de propaganda del gobierno de Estados Unidos.