Sucre, (ABI).- El líder del Comité Cívico Potosinista (COMCIPO), Celestino Condori, exigió el jueves en la ciudad de Sucre la presencia del presidente Evo Morales, como condición indispensable para sentar el diálogo en la búsqueda de una solución al paro general indefinido y un corte de rutas que mantiene hace dos semanas aislada la región de Potosí, en el sudoeste de Bolivia, y amenazó, incluso, con abrir un piquete de huelga en el escenario de la reunión.

El diálogo, que parecía conducirse con la presencia de los gobernadores de Potosí, Félix Gonsalez, y su homólogo de Oruro, Félix Santos, además de dirigentes de los comités civiles y organizaciones sociales de ambas regiones bolivianas en la plaza neutral de Sucre, frenó en seco luego que Condori acusó de “derechistas” a los ministros del gabinete de Morales.

“A ustedes, señores ministros, los hemos calificado como ministros de la mentira. Ustedes, ministros, son de derecha” peroró de entrada, pese a que el ministro de la Presidencia, Oscar Coca, había encarecido, de entrada, “respeto mutuo” y el tratamiento puntual de la agenda del encuentro basada en el petitorio del COMCIPO.

“Vengo a exteriorizar una rabia del pueblo potosino, estamos decepcionados de ustedes”, insistió Condori al tiempo de exigir la presencia del Presidente en Sucre, como única salida al entuerto.

“Hay una agenda y nosotros deberíamos analizar esa agenda. Pido no salirnos del tema central” objeto de la controversia, dijo Coca antes de recibir el ataque de Condori.

Más tarde y luego que los representantes del COMCIPO, demandaran, al grito de “que venga el Presidente, la presencia de Morales y hasta soltaran pifias, interrumpiendo incluso las intervenciones de los ministros de Autonomía, Carlos Romero y del de Minería, José Pimentel, Condori consideró “una buena señal” la presencia de los ministros, aunque insuficiente porque “faltan algunos”.

Sin embargo insistió, en declaraciones a la privada red de televisión PAT, que sin Morales en el escenario de entendimiento instalado en la Gobernación de Chuquisaca, en Sucre, “no se puede dar el diálogo”.

Bajo un cuadro de situación signado por la tensión y el desencuentro, pese a los esfuerzos desplegados por los ministros, Condori advirtió que “vamos a instalar un piquete de huelga”.

Sólo con la presencia del mandatario, subrayó, “este conflicto encontrará solución de manera inmediata”.

A su turno, el ministro Romero deploró que antes de abordar puntualmente el petitorio se haya planteado, por parte del COMCIPO, una discusión política, que caracterizó el tenso preámbulo del encuentro frustrado.

Luego de destacar que las demandas de Potosí, por la construcción de una carretera que conecte con el vecino departamento de Tarija (sur), la construcción de una fábrica de cemento, la reactivación de la fundidora de Karachipampa, la concreción de las facultades autonómicas reguionales y la resolución de un problema de límites con Oruro, Romero pidió, en medio del foro, instalar el diálogo.

“Dejen de castigar al pueblo de Potosí, les pedimos que instalen el diálogo, les pedimos dialogar ahora”, en Sucre, remarcó Romero, que aludió la situación de incertidumbre que vive la población de esa región, sumida en el desabastecimiento tras 15 días de huelga.

Romero enunció las pérdidas que provoca la huelga general en Potosí, además de 200.000 dólares diarios por el freno a la actividad minera, los daños irreversibles a la industria del turismo, uno de los sostenes tradicionales de la economía regional.

También deploró la cancelación, a última hora, de los viajes a Potosí 25.000 turistas extranjeros y, más aún, un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos, que urgió a sus connacionales abstenerse visitar la convulsa región boliviana.

De acuerdo con informes de la prensa internacional, los turistas retenidos en Potosí suman por miles.

Peor aún, un comunicado de la Organización de Naciones Unidas que advirtió sobre la violación de derechos humanos en Potosí.

Un componente de la representación civil de Potosí, que usó de la palabra a nombre de las provincias de ese departamento, se expresó a favor de la instauración del diálogo en las condiciones establecidas en Sucre, el jueves por la noche.

“Hemos sido las provincias las que hemos pedido al valeroso pueblo de Potosí, que se instaure el diálogo”, relievó.

Ante la condición interpuesta por Condori, Pimentel aseguró, a su turno, que “el compañero Evo Morales va estar en Potosí, cuando él vea conveniente”.

La representación del COMPIPO desdeñó de plano el diálogo sin Morales en la Gobernación de Chuquisaca y grupos de civiles, alguno de ellos mineros cooperativistas, interrumpieron a los ministros con pedidos cantados por el Presidente en el escenario de la conversación.

El Ministro de Minería, oriundo de Potosí, representó que “nadie puede dudar que existe la voluntad del compañero Evo Morales de integrar el departamento” a manera de contestación a los coros que se alzaban desde el fondo del auditorio.

“Ahora es la oportunidad de encontrar una solución integral” a la demanda del COMPICO para que se preserve la estructura cónica del legendario Cerro Rico, sostuvo.

También a las otras demandas que planteó el COMCIPO para sustentar su prolongada protesta.

“La planta de Karachipampa no funciona por la política neoliberal. Ese es nuestro compromiso, nuestro compromiso de hacer funcionar la planta de Karachipampa”, insistió al tiempo de subrayar que la parálisis de la fundidora es atribuible a la empresa canadiense Atlas, cuyos incumplimientos fueron sancionados por la administración Morales con la ejecución de las boletas de garantía.

“Si Atlas no cumple este gobierno va a asumir la responsabilidad de hacer funcionar la planta de Karachipampa”, apuntó.

Dado el carácter radical de la protesta, el Gobierno estimó que intereses políticos se mueven a la sombra del petitorio del COMCIPO, cuestión que Condori rechazó en medio de enojos evidentes.

Por su parte, Coca denunció que una carta enviada por la Presidencia de Bolivia al COMPICO y fechada el 23 de julio, en que Morales, que “esperó” en vano, durante la semana a los líderes de la protesta para dialogar en La Paz, atendía el petitorio regional en casi toda su extensión, no fue divulgada, incomprensiblemente, al pueblo de Potosí.

“De manera incomprensible esta carta no ha sido divulgada”, denunció el Ministro de la Presidencia que recalcó que las observaciones planteadas por el COMCIPO a la autonomía de Potosí habían sido absueltas en esa misiva.

“Quien conflictúa el país cuando el camino está resuelto entre Bella Vista-Vitiche- Cotagaita”, una de las razones del corte de rutas y la huelga regional, “no quiere escuchar razones”, hizo notar.

Coca fue punto por punto a la médula de las demandas del Potosí.

“La fábrica de cemento está avanzando. La ciudadanía y el país deben saber que conflictuar el país simplemente para pretender crear más hambre y postergar a Potosí (..) deberíamos sentarnos a buscar una solución”, urgió.

Ante el foro en el umbral de la convulsión, Romero dijo que el gobierno de Morales invirtió, en obras de infraestructura pública, 180 millones de dólares en Potosí en el período 2006 y 2009 y que la proyección, entre 2010 y 2013, es de 371 millones de dólares.

Mantuvo que a diferencia de coeficientes de cálculo que se emplean para definir las regalías petroleras, en el caso de las regalías por extracción minera y en lo concernido focalmente a Potosí, la tasa es de 76%. De hecho y en un intento decidido por sentar el diálogo, dijo que el Gobierno plantea tres comisiones de trabajo para allanar los reclamos de Potosí.

“Una referida al diferendo limítrofe con delegados acreditados (..) una segunda comisión para dialogar acerca de la estructura del Cerro Rico y el proyecto de Karachipampa y una tercra para deliberar acerca de la fábrica de cemento (en que) exponerlos los estudios técnicos, programas, acciones a seguirse y las demandas de infraestructura de caminos”, detalló.

La incidencias del diálogo frustrado fueron transmitidas por la estatal Bolivia TV, Canal 7, cuyos funcionarios debieron superar previamente, un atentado por desconocidos a sus equipos, según la gerenta Leila Cortez.