El tipo se llama Marc Faber. Es Analista de Inversiones y empresario. En junio de 2008, cuando el Gobierno Bush estudiaba lanzar un proyecto de ayuda a la economía Americana, Marc Faber escribía en su boletín mensual un comentario con mucho humor:

“El Gobierno Federal está estudiando conceder a cada uno de nosotros una suma de U$$ 600,00. Si gastamos ese dinero en Walt-Mart, ese dinero va para la China. Si lo gastamos en gasolina, va para los árabes. Si compramos un computador, va para la India. Si compramos frutas, irá para México, Honduras o Guatemala. Si compramos un buen auto, irá para a Alemania o Japón y ningún centavo de ese dinero ayudará a la economia americana. El único medio de mantener ese dinero en USA es gastándolo con putas o cerveza, considerando que son los únicos bienes todavía producidos por aqui. Yo, estoy haciendo mi parte… – Respuesta de un argentino igualmente de buen humor: “Estimado Marc: Realmente la situación de los norteamericanos es cada vez peor. Lamento informarle que la Budweiser fue recientemente comprada por la brasileira AmBev… por lo tanto, le quedan solamente las putas. Ahora, si ellas (las putas), decidieran mandar su dinero a sus hijos, este dinero vendría directamente a Buenos Aires, donde existe la mayorconcentración de hijos de puta del mundo.