La Inversión Extranjera Directa (IED) bruta captada por el Estado Plurinacional de Bolivia cayó de un récord de $us1.302 millones en 2008 a $us687 millones en 2009. La IED representaba el 3,1% del PIB en 2008 y el 2,4% del producto en 2009. La rentabilidad del capital privado extranjero disminuyó del 12,1% al 10,5%, según el Tercer Reporte de Capital Privado Extranjero (CPE) 2008 – 2009 del Banco Central de Bolivia (BCB).

El Tercer Reporte de CPE del BCB muestra los principales resultados sobre los flujos y saldos de activos y pasivos externos del sector privado nacional con el exterior obtenidos a partir de encuestas a 340 empresas.

El CPE comprende el movimiento de activos y pasivos externos de empresas e instituciones privadas financieras y no financieras. El Manual de Balanza de Pagos registra los activos y pasivos externos diferenciando inversión directa, inversión de cartera y otra inversión.

La categoría de Inversión Directa refleja el objetivo de un inversionista directo de obtener una participación duradera en una empresa residente de otra economía. La Inversión de Cartera incluye además de títulos de participación en el capital y los títulos de deuda en forma de bonos y pagarés, instrumentos del mercado monetario e instrumentos financieros derivados. Sus componentes principales son los títulos de participación en el capital (menor al 10%) y los títulos de deuda.

Otra Inversión comprende todas las transacciones financieras no incluidas en inversión directa, inversión de cartera o activos de reserva. Se clasifica en créditos comerciales, préstamos, moneda y depósitos y otros activos y pasivos (como cuentas varias por cobrar y por pagar).

Panorama mundial y regional

Los flujos de IED mundiales afectados severamente en 2009 por la crisis financiera internacional cayeron de un record histórico de $us1.979 billones registrado en 2007 a $us1.697 billones en 2008. Para 2009 se proyecta un monto que oscila entre $us900 y $us1.200 billones, de $us1.100 a $us1.400 billones en 2010.

La crisis económica global también impactó negativamente en los flujos de IED recibidos por América Latina y el Caribe, debido principalmente a la aversión al riesgo, al menor acceso al financiamiento y al también el impacto en la rentabilidad originado por la contracción de la demanda y la disminución de los precios internacionales de productos básicos que la región exporta.

En 2009, la IED neta en la región sumó $us65.375 millones, 30% menos que en 2008. De este monto, América del Sur recibió el 69,8% y México y el Caribe el resto. La contracción en América del Sur alcanzó a 20,2%, mientras que en México y el Caribe a 45,7%.

Brasil captó $us28.587 millones de IED, mayor en 16% respecto a 2008. Las captaciones de Perú y Paraguay aumentaron en 9% y 3%, respectivamente. Los demás países de la región registraron caídas en la IED respecto a 2008. Colombia presentó el mayor descenso (59,1%), seguido por Argentina (54,6%) y Chile (42,5%).

En términos del Producto Interno Bruto (PIB), el flujo neto de IED en la región disminuyó en 2009 con relación a 2008 en todos los países, excepto en República Dominicana y Uruguay.

La situación en Bolivia

Los flujos de IED bruta recibidos por Bolivia alcanzaron un récord de $us1.302 millones en 2008, y en 2009 sumaron $us687 millones. Por modalidad de inversión, la IED bruta en 2009 se explica en gran medida por las utilidades reinvertidas que alcanzaron un máximo de $us509 millones (25,1% de incremento), los desembolsos de créditos intrafirma sumaron $us177 millones y los aportes de capital $us0,5 millones.

Gran parte de los flujos de IED bruta en 2009 se dirigieron hacia los sectores extractivos tradicionales, particularmente hidrocarburos y minería (60,7%); comercio y transportes, almacenamiento y comunicaciones registraron participaciones de 12,2% y 12,6%, respectivamente.

Los flujos de IED bruta provinieron principalmente de Estados Unidos, España, Brasil y Reino Unido. En 2008, la IED de Suecia se dirigía principalmente al proyecto minero San Cristóbal. Destaca el incremento de las inversiones de España, sobre todo en el sector de hidrocarburos.

La desinversión registró $us264 millones, 66,6% menos que el año anterior, principalmente por amortizaciones de deudas intrafirma y la compra de participación accionaria extranjera por el gobierno, como por ejemplo parte de las acciones de Transredes por $us60 millones. En 2008, la amortización de préstamos intrafirma fue determinante de la desinversión y la compra de acciones se explican principalmente por las operaciones realizadas con Transredes ($us120 millones).

La IED neta recibida en 2009 alcanzó a $us423 millones, registrando una disminución moderada respecto a 2008. Fue importante el impacto de la conclusión del plan de inversiones de la empresa Minera San Cristóbal S.A., que determinaron un nivel récord en 2008.

Si bien la IED neta disminuyó en 2009, el monto supera a los registrados entre 2003-2007. Al 31 de diciembre de 2009, el saldo de IED en Bolivia aumentó $us423 millones respecto a 2008, lo que determinó en gran medida que la Posición Neta del CPE registre un saldo neto deudor de $us6.008 millones.

Deuda externa privada

Al 31 de diciembre de 2009, el saldo de la Deuda Externa Privada no relacionada, es decir sin incluir la deuda con casas matrices y filiales, alcanzó a $us934 millones, menor en $us352 millones respecto al saldo de 2008. El 19,5% del saldo es deuda de corto plazo y el 80,5%, deuda de largo plazo.

De los $us352 millones, $us203 corresponden a reclasificación de deuda no relacionada a deuda relacionada (de deuda con bancos y organismos internacionales a deuda con casa matriz). La deuda externa privada no relacionada representa el 5,3% del PIB en 2009.

La mayor parte de la deuda privada corresponde al sector privado no financiero (73%) y el 27% al sector financiero representa. Cabe destacar que la relación de pasivos externos respecto al total de pasivos en el sector financiero disminuyó de 3,0% en diciembre de 2008 a 2,3% en diciembre del 2009, lo que muestra una baja exposición del sector con los mercados internacionales.

Al 31 de diciembre de 2009, la estructura de acreedores de la deuda externa privada muestra una importante participación de los organismos internacionales con 37,9%, seguidas por las instituciones financieras privadas con 23,8%, proveedores con 18,8%, banca internacional con 17,3% y agencias de gobierno con 2,2%. Destaca la notable disminución de la deuda con la banca internacional.

En 2009 los desembolsos por concepto de deuda externa privada sumaron $us321 millones, de los cuales $us124 millones corresponden al sector financiero y $us197 millones al sector no financiero.

El servicio de deuda fue $us512 millones, compuesto por $us470 millones en amortización y $us42 millones en intereses y comisiones. Del monto amortizado, $us157 millones corresponden al sector financiero y $us313 millones al sector no financiero.

Los bancos se constituyeron en el principal deudor frente al exterior con 15,4% respecto al total, seguidos por las financieras con 11,6% y cooperativas con 0,1%. Se registraron disminuciones de la deuda de bancos y cooperativas respecto a 2008.

Los saldos por actividad económica en 2009 muestran que en el sector no financiero la actividad con mayor participación es la de petróleo y gas natural con 23,1% del total, seguida por el transporte, almacenamiento y comunicación con 21,3% y producción y distribución de energía, gas y agua con 10,1%.

La disminución en explotación y exploración de minas y canteras en 2009 ($us229 millones) se debe básicamente a la reclasificación de deuda con terceros a deuda relacionada. Los sectores con incremento de saldos adeudados son: comercio al por mayor y menor (22,8%) e industria manufacturera (9,4%).

Pasivos y activos externos

Los pasivos externos sumaron $us7.388 millones en 2009, 0,9% mayores respecto al saldo al 31 de diciembre de 2008, y compuestos principalmente por inversión extranjera directa (86,9%) y deuda externa privada con acreedores no relacionados (12,6%).

La IED es el rubro más importante de los pasivos de CPE con un saldo de $us6.421 millones al 31 de diciembre de 2009. El sector de hidrocarburos captó el 44,4% de IED, la minería el 18,3%, transportes, almacenamiento y comunicaciones el 14,2% y la industria manufacturera el 8,3%.

Los activos externos totalizaron $us1.380 millones, 2% menos con respecto a diciembre de 2008. El principal componente de los activos externos de empresas residentes bolivianas son los depósitos en el exterior, seguidos por inversión de cartera y préstamos al exterior.

Al cierre de 2009, el saldo de depósitos en el exterior fue $us700 millones, mayor en $us3 millones al saldo de 2008. El sector de hidrocarburos posee el 62,5% de estos activos, seguido por el transporte, almacenamiento y comunicaciones con 25,1% e industria manufacturera con 6,4%.

A diciembre de 2009, el saldo de la inversión directa de residentes bolivianos en el exterior alcanzó a $us61 millones, 75,7% concentrado en el sector de transporte, almacenamiento y comunicaciones. El saldo total de la inversión de cartera en el exterior fue de $us117 millones, 75% concentrado en el sector de transporte, almacenamiento y comunicaciones.

La inversión de cartera está constituida en su totalidad por títulos de participación accionaria. Respecto a los flujos netos en títulos de deuda, en 2009 hubo una notable disminución en las adquisiciones y ventas debido principalmente a la reclasificación de empresas de IED al sector público. El flujo neto se incrementó respecto de 2008 de $us14 a $us17 millones.

El flujo neto de préstamos al exterior por residentes bolivianos en 2009 fue $us34 millones, resultado de desembolsos por $us271 millones y amortizaciones por $us237 millones. El saldo de los préstamos al exterior alcanzó a $us501 millones, mayor en 7% a 2008.

Renta de la IED

En 2009, la renta neta de la inversión registró un flujo negativo de $us688 millones, menor en $us48 millones (6,5%) respecto a 2008. La renta debida al exterior alcanzó $us695 millones, menor en 8,2% a la registrada en 2008.

La renta de la inversión extranjera directa alcanzó $us652 millones (93,7%), luego está la renta que se originó en créditos no relacionados con $us42 millones (6,1% de participación) y la renta de la inversión de cartera con $us1 millón (0,2%).

En la renta de la inversión extranjera directa, el monto más importante corresponde a utilidades reinvertidas que alcanzaron a $us509 millones (73,3%), con un aumento de 25,1% respecto a 2008.

Los dividendos sumaron $us134 millones, menos de la mitad de los dividendos pagados al exterior en 2008 como consecuencia de la nacionalización de las empresas de inversión extranjera.

Los intereses por deuda intrafirma alcanzaron a $us8 millones (menor en $us7 millones). La renta recibida en la gestión 2009 alcanzó a $us7 millones, la misma que se originó por intereses de los depósitos en el exterior (28,6%), préstamos al exterior (28,7%), deuda intrafirma (24,2%), cuotas de participación en el capital (14,2%) y títulos de deuda (4,3%).

El capital privado extranjero en Bolivia en la modalidad de IED obtuvo una rentabilidad de 10,5% en 2009, menor al 12,1% de 2008 cuando se registró un incremento considerable del precio internacional de los principales productos de exportación (petróleo y minerales).

El costo promedio de la deuda externa privada fue 4,5% en 2009, con una mayor participación de la deuda de mediano y largo plazo (85,6%). La deuda de corto plazo muestra un costo promedio menor.

Respecto a los activos, la inversión directa registra una rentabilidad positiva en 2009. La inversión de cartera (0,9%) es menor a la registrada en 2008 (2,8%) debido a las bajas tasas de interés en los mercados internacionales.

Se prevé que los flujos de IED en 2010 y 2011 serán diferentes por sector económico. Se estima que la recuperación será mayor en el sector agrícola y de alimentos y en la industria farmacéutica, y menor en el sector automotriz.