Poco después de participar en el megaconcierto contra la ley antiinmigrante de Arizona, que convocó a más de 85 mil personas en el zócalo mexicano, Saúl Hernández, líder de la mítica banda de rock azteca Jaguares, denunció que esa legislación “promueve el racismo y la discriminación” y expresó su deseo de que se realicen más acciones para rechazarla.

En declaraciones a Prensa Latina, el “líder Jaguar” afirmó que “la ley es un insulto a los derechos humanos, promueve el racismo y la discriminación hacia los latinos”, y añadió que “ojalá el concierto haya sido “un primer paso para construir una plataforma de respeto y quien se quiera unir, adelante. Esta legislación es una práctica discriminatoria que viola los derechos humanos fundamentales”, sentenció. Reveló que “probablemente” escriban una canción para condenar la ley firmada por la gobernadora de ese estado, Jan Brewer, que ha sido repudiada con multitudinarias manifestaciones en más de 70 ciudades estadounidenses.

En el concierto, organizado bajo el nombre Todos somos Arizona, Jaguares compartió escenario con populares bandas mexicanas como Molotov, Maldita Vecindad, Tijuana Sound Machine, entre otras.

Jaguares contra el bloqueo

Jaguares, que surgió tras la desintegración del grupo Caifanes, ofreció un histórico concierto en La Habana en 2006. En esa oportunidad reunió a más de 10 mil espectadores en la Tribuna Antiimperialista, José Martí, y condenó la construcción del muro en la frontera entre México y Estados Unidos por parte del gobierno del entonces presidente George W. Bush.

El “frontman” del grupo expresó que esa actuación en La Habana la recuerdan “con mucho cariño, con mucha fuerza y con la nostalgia de un encuentro profundo y honesto”, a la vez que repudió el bloqueo norteamericano a Cuba, medida que calificó de “arrogante”.

“El bloqueo no soluciona ningún conflicto, es simplemente una arrogancia política que quiere mostrar al mundo su poder bajo el concepto imperialista”, sostuvo. Sobre la posibilidad de regresar a tocar en la Isla afirmó: “Nuestras intenciones siempre serán compartir nuestra música con Cuba y su gente, y ojalá podamos regresar pronto”.

El “grito Jaguar” sigue en pie

Fundada en 1996, Jaguares ha grabado 11 discos, vendido más de 15 millones de copias y compartido escenarios con “monstruos del rock” como The Rolling Stones, Peter Gabriel, Morrissey y Red Hot Chili Peppers, entre otros.

Su sonido, en el que no faltan células rítmicas de la tradición musical mexicana, ha sido comparado por diarios como The New York Times con el de las legendarias bandas Led Zeppelín, The Who, y U2. En la actualidad el grupo lo integran Saúl Hernández (vocalista), Alfonso André (batería), César López “Vampiro” (guitarra) y Marco Rentería (bajo).

Desde el año 2008 ha presentado en diversos escenarios internacionales su más reciente producción discográfica, que lleva por título 45. El material, compuesto por 11 canciones, obtuvo en la más reciente edición de los premios Grammy el galardón como mejor álbum de rock alternativo y dos premios en su versión latina como mejor disco de rock y mejor canción de rock, Entre tus jardines.

“El disco nació por el número de millones de pobres que existen en México. Salió hace dos años y la cifra ha aumentado. Mientras podamos utilizar el poder de convocatoria para mandar mensajes de reflexión a la sociedad podremos crear una conciencia colectiva y enfrentar las debilidades del gobierno”, apuntó Saúl.

Precisó que la banda se encuentra en “un proceso de construcción creativa para los nuevos proyectos tanto individuales como de grupo”, y consideró que su principal desafío “pasa afortunadamente por una reafirmación de toda la gente que escucha Jaguares y una identidad cada vez más profunda mediante la cual se ha logrado romper con una brecha generacional”.

“Actualmente –dijo-“vemos en los conciertos un público muy joven en las primeras filas, muchachos desde 13 a 14 años que se saben todo el repertorio, y gente de nuestra generación reafirmando sus inconformidades”.

Colaborador de Prensa Latina.