La Habana, (PL).- El personal la Fuerza Aérea de Israel (IAF) está entrenando intensamente desde marzo de este año la modalidad de reabastecimiento de sus aviones de combate, según informaciones citadas por la página http://www.strategypage.com. Esto es una señal evidente de una posible incursión contra otro país, señala el sitio web Atenea Seguridad y Defensa.

El hecho de que Israel ponga en alerta a su Fuerza Aérea es un aviso de una próxima situación peligrosa o delicada como parecen anunciar ciertas informaciones y comentarios recientes. Por ejemplo el ex embajador y ministro de Exteriores de Israel, Shlomo Ben-Ami, manifestaba: “En todo Oriente Próximo esta cobrando fuerza una creencia generalizada, la guerra es inevitable e inminente”.

En efecto, la práctica del reabastecimiento en caliente y en pleno vuelo se ha considerado siempre un síntoma de la inminencia de un combate contra un país lejano.

En caliente

La modalidad de “reabastecimiento en caliente” (hot refueling), en el argot aeronáutico militar, es un procedimiento de suministro de combustible y municiones que se hace con los motores del avión encendidos y sin que el piloto descienda del mismo. Esta operación precisa de un personal altamente entrenado y cuenta con unos procedimientos muy estrictos para evitar una posible explosión o incendio.

Se trata de una modalidad peligrosa al manejar simultáneamente combustible, municiones y explosivos con productos altamente volátiles y se realiza solamente en situaciones de guerra. Todas las fuerzas aéreas tienen procedimientos eficaces que consisten en poner los aviones reabastecidos y armados en el aire en el mínimo tiempo, o lo que es lo mismo en lograr aumentar el número de salidas por avión diariamente afirma la revista militar JANE.

El sitio Middle East Newsline informaba en marzo que Israel logró desarrollar en secreto y por su propia cuenta nuevas capacidades de reabastecimiento aéreo que hasta el momento Washington se había negado a proporcionarle.

Con el nuevo armamento fabricado se ha logrado la capacidad de poder realizar acciones de bombardeos a largas distancias, señaló el Vice Primer Ministro Moshe Yaalon durante una comparecencia efectuada el 10 de mayo último ante el Instituto Fisher de Estudios Estratégicos en el Aire y el Espacio Israel está muy bien preparado para una confrontación bélica contra Irán y Siria, aseveró entonces Yaalon, quien también fue Jefe de Estado Mayor del Ejército.

Aunque no identificó el nuevo sistema de reabastecimiento que se ha desarrollado con recursos propios, aseguró que ya empezó la confrontación con Irán y calificó a ese país como el principal enemigo en la actualidad.

Para Yaalon, un ataque sorpresivo y directo sería la mejor forma en que Israel podría defenderse y precisó “mientras más rápido el avión receptor pueda conectarse y desconectarse mayor será la eficiencia y seguridad de la compleja operación de reabastecimiento en el aire”.

Los expertos comentan que esto permitirá a Israel mayores opciones en términos de los vectores de vuelos a planificar y del tamaño de la flotilla que participaría en la acción, pero lo más importante es que por primera vez le daría la posibilidad de poderla ejecutar de manera independiente sin el apoyo de Estados Unidos.

La compañía Israel Aerospace Industries (IAI) anunció que tiene previsto realizar a principios de agosto del presente año una serie de vuelos de prueba de la aeronave Boeing 767-300 que ha convertido en avión cisterna para la Fuerza Aérea Colombiana.

La principal misión de esta aeronave será reabastecer en el aire a los 24 aviones de combate Kafir comprados por Colombia a Israel como parte del programa de modernización del equipamiento militar del país, cuya última partida llegó al país el pasado mes de junio informó Infodefensa.com.

El sitio STRATFOR expone que desde hace años Israel ha querido adquirir sin éxito en Estados Unidos el tanquero de reabastecimiento en pleno vuelo Boeing KC-767. Y asegura que la Fuerza Aérea de Israel contaba en el 2008 con cinco aviones tanqueros KC-130H, los que son una variante de los C-130 Hércules, así como otros cincos Boeing 707 especialmente adaptados, pero no se sabía exactamente cuantos de estos estaban operacionales o mejorados con nuevas adaptaciones.

Los expertos de ese tanque pensante consideran que Israel podría contar ya con un plan de vuelo que cruce sobre territorio de Iraq y utilizaría sus aviones más avanzados como el F-15I Raâ€Öam y el F-16I Sufa.

Los expertos militares consideran que una operación de esta envergadura tendría que llevar también otros aviones de apoyo y de búsqueda y rescate de los pilotos en caso que sean derribados en territorio enemigo. Lo fundamental, según todos los consultados, sería el factor sorpresa y la contundencia del primer golpe por lo que Israel necesita una muy precisa información de inteligencia humana y satelital.

Ya se cocina a fuego lento

La prensa israelita casi en su totalidad da por hecho que la decisión está tomada para atacar a Irán próximamente, pero hay diversas versiones en cuanto a cual sería el mejor momento y cual la reacción de Estados Unidos ante el hecho consumado que lo remolcaría a una guerra que hoy no le conviene, publica el diario Haaretz.

Unos consideran que puede ser durante el Ramadán (ayuno) en agosto y septiembre, varios piensan que una semana antes de las elecciones estadounidenses de noviembre cuando el presidente Barack Obama necesitaría desesperadamente del voto judío apunta el diario Arutz Sheva.

Otros aseguran que será en el invierno preferiblemente en diciembre cuando los aviones operan más frescos y tienen mejores condiciones para el despegue y aterrizaje según el Jerusalem Post. Y terceros opinan que el golpe principal puede venir con el apoyo de Georgia y Azerbaiján países aliados de Israel durante un feriado religioso cercano.

Un video reciente muestra al Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu refiriéndose abiertamente a su intención de manipular a Estados Unidos informa Radio Democracy Now. El mismo habló abiertamente de un “amplio ataque” y dijo: “Lo principal, antes que todo, es golpearlos. No darles simplemente un solo golpe, sino muchos tan dolorosos que el precio sea muy difícil de sobrellevar”.

En alusión a la eventual oposición de Estados Unidos al expansionismo israelí, Netanyahu afirmaba ya en el año 2001: “Sé lo que es Estados Unidos. Es un país al que se puede llevar fácilmente en la dirección adecuada y no se interpondrá en nuestro camino”.

Operación Ópera

El estado de Israel utilizó aviones cazas para bombardear la instalación nuclear de Osirak en Iraq en 1981 y de nuevo actuó sin ningún tipo de coordinación con su principal aliado Estados Unidos cuando destruyó otra en Siria en el 2007. Operación Opera fue el nombre dado por Israel al ataque sorpresivo unilateral que lanzó contra la instalación nuclear iraquí de Osirak.

La flotilla de bombarderos israelitas voló en aquella ocasión mil 100 kilómetros sobre Jordania y Arabia Saudita, se reabastecieron en el aire y regresaron sin contratiempos a Israel. El 24 de abril del 2009 el Christian Science Monitor alertaba que el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, había amenazado al presidente estadounidense Barack Obama con que iniciaría un ataque sorpresivo unilateral contra Irán sí se le permitía a ese país continuar con sus investigaciones nucleares.

Esa información fue confirmada posteriormente por la revista The Atlantic que la calificó de amenaza para forzar a Obama a propinar un primer golpe contra Irán. Los estadounidenses no deben olvidar a sus principales escritores pacifistas del siglo XIX que condenaron las guerras. Entre ellos figuró Herman Melville (autor de Moby Dick) quien dijo que las guerras golpean como una bofetada al sentido común y al cristianismo. También estuvo Walt Whitman, quien se refirió a la guerra como creadora de un infierno asqueroso para la humanidad. O a Nathaniel Hawthorne, quien consideró el enfrentamiento armado entre hombres como el regreso a los tiempos primitivos.

Si Irán es golpeado sorpresivamente ya ha puesto en claro que no circularán nunca más carburantes por el Estrecho de Ormuz. Tal respuesta conduciría a la economía mundial a una verdadera calamidad, ya que se afectaría gravemente también el decisivo comercio que transita por esa importante vía.

Un ataque sorpresivo unilateral provocaría además un tsunami anti israelita pues expondría inevitablemente a las comunidades judías a ser blanco de actos extremos, calculó el periodista Seymour Hersh.

Un ataque israelita a Irán sería apreciado como una injustificada cruzada contra el Islam y podría desencadenar una guerra santa internacionalmente puntualiza Al Jazeera.

Medios occidentales han llamado a Netanyahu a no convertirse ridículamente en victima de la propia situación política interna de Israel, ni pretender que pisando fuerte va a suavizar las ansiedades domésticas en su país.

Lo verdaderamente preocupante es que ese mandatario tiene record por tomar decisiones desacertadas, pues cuando estuvo en ese cargo de 1996 a 1999 hizo retroceder todo el proceso de paz en aquel momento, evoca la revista The Economist.

Desde los años sesentas diversos líderes israelitas han manejado lo que han llamado la Opción Sansón, o la variante nuclear de destrucción total, en honor al personaje bíblico que derrumbó las columnas del Templo de los Filisteos y provocó su propia muerte y la de todos sus enemigos.

En el año 2003 el profesor de Historia Militar en la Universidad Hebrea de Israel, Martin van Creveld, escribió en su libro Las Armas y el Ramo de Olivo: “Israel tiene la capacidad nuclear para destruir al mundo completo y citó al General Moshe Dayan cuando dijo en una ocasión que su país debe actuar como un perro rabioso para que todos sepan que no pueden molestarlo”.

Las inclinaciones extremas de Israel se manifiestan también en lo que sus Fuerzas de Defensa llaman la Doctrina Dahiya consistente en aplicar la ley de tierra arrasada en cualquier ciudad donde sean atacados aunque eso implique un elevado número de bajas civiles inocentes.

El Comandante militar del Sector Norte Gadi Eisenkot afirmó que el exterminio ocurrido en el poblado de Dahiya, en Beirut, en el 2006, se repetirá nuevamente en cualquier otro lugar ya que aplicaran la fuerza para causar el mayor daño y destrucción. Y añadió “Para nosotros no son poblados civiles, sino bases militares de terroristas”.

El gobierno israelí reanudó la destrucción de viviendas en Jerusalén con seis edificios que eran propiedad de palestinos. Israel había suspendido las demoliciones en octubre pasado, ante las críticas de Estados Unidos.

El Parlamento israelí por su parte, aprobó medidas sin precedentes contra una legisladora árabe-israelí que participó en la agredida flotilla de ayuda a Gaza. Esta legisladora, Hanin Zoabi, se encontraba a bordo del Mavi Marmara, el barco principal de la flotilla en el que los soldados israelíes mataron a nueve pasajeros. El Parlamento israelí decidió arbitrariamente mediante una votación especial quitarle el pasaporte a Zoabi y prohibirle indefinidamente que viaje al extranjero.

Zbigniew Brzezinski, quien fuera asesor de seguridad nacional del ex presidente Jimmy Carter, recomendó a Estados Unidos negar a los aviones israelíes el permiso a sobrevolar Iraq si los sionistas deciden atacar a Irán.

El investigador Kenneth S. Brower asegura que en estos momentos Israel cuenta con más de 400 artefactos nucleares que pueden ser lanzados desde tierra, aire y mar lo que le da la posibilidad de poder responder con un segundo golpe nuclear incluso cuando el país este prácticamente destruido en su totalidad.

Las opciones suicidas se vinculan ocasionalmente al heroísmo en la idiosincrasia hebrea con el episodio del cerco a la ancestral fortaleza de Masada donde 936 judíos prefirieron suicidarse en masa antes que ser derrotados por los romanos, según narra el historiador de la antigüedad Josephus Flavio en su libro La Rebelión Judía.

Han transcurrido dos mil años de aquella inmolación y tratar de repetir ese episodio en pleno siglo XXI sería de una ignorancia y una demencia enciclopédica.

* El autor es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.