El suspendido alcalde de Sucre, Jaime Barrón, presentó hoy su renuncia irrevocable a su cargo ante el Concejo Municipal de su ciudad. Barrón fue suspendido después que la fiscalía presentara una imputación penal por la participación de Barrón en la humillación racista a campesinos el 25 de mayo de 2008.

El alcalde de Sucre Jaime Barrón renunció irrevocablemente a su cargo y exigió a la Corte Departamental Electoral de Chuquisaca que convoque a elecciones municipales para que el pueblo elija a la nueva autoridad del municipio. Tras la renuncia, según la normativa legal vigente, debe convocarse a nuevas elecciones para alcalde en los primeros días de 2011.

El alcalde de la agrupación Pacto de Integración Social (País) elegido en los comicios del 4 de abril fue suspendido de sus funciones el 17 de junio, luego de que la Fiscalía lo acusó formalmente de instigar y promover las agresiones racistas contra un grupo de campesinos el 24 de mayo de 2008, cuando fungía como presidente del Comité Interinstitucional de Chuquisaca.

Barrón fue suspendido de su cargo en una bochornosa sesión realizada el 17 de junio.Entre los cargos que pesan contra Barrón figura el haber promovido la formación de grupos de choque que impidieron el ingreso del presidente Evo Morales a Sucre, en mayo de 2008. Tras la suspensión, el Concejo municipal designó a Verónica Berrios (MAS) en el cargo de alcaldesa interina.

La ley de Autonomías en vigencia ordena suspender temporalmente a cualquier autoridad acusada formalmente por la justicia para que enfrente los cargos. Ese es el caso del ex alcalde y ex rector de la Universidad San Francisco Xavier, presunto responsable intelectual de las humillaciones sufridas por los campesinos en plena plaza principal de Sucre.

“Hoy me toca nuevamente ver más allá de mis propios intereses y responder por los grandes objetivos comunes y el desarrollo de nuestro municipio; por eso ahora ante el pueblo que me eligió elevo mi renuncia irrevocable a las funciones de Alcalde de la capital del Estado boliviano, y exijo a las autoridades pertinentes y el Concejo Municipal para que de acuerdo a ley se convoque cuanto antes a elecciones municipales, para que sea el pueblo quien decida quién será su autoridad edilicia”, declaró Barrón.

“Ciudadanos de Sucre, esta no es una derrota, es un nuevo sacrificio en el proceso de lucha por acariciar nuestra democracia y nuestros derechos; no hay derrota alguna cuando se respeta la legalidad, la democracia y la vida”, dijo el ex alcalde, seguro de que su pueblo “pedirá un frente amplio que asegure una administración con identidad propia y elimine una conducción centralista”.

En un plazo de 90 días, el Tribunal Electoral Departamental debe convocar a nuevas elecciones, que se celebrarían el próximo año. Pelearán por la Alcaldía de Sucre el Movimiento Al Socialismo (MAS), la Alianza por Chuquisaca (APCH) y el Pacto de Integración Social (PAIS), entre otros frentes políticos.