(ABI).- La bicameral Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) de Bolivia había aprobado 90, 30 más que el jueves, de los 149 artículos del proyecto de la Ley Marco de Autonomías (LMA), último eslabón del pentágono legal establecido en la Constitución boliviana, constató un periodista de la ABI, cerca de la transición del viernes al sábado.

En medio de marchas y contramarchas de una comisión de concertación, que reúne en proporciones paritarias a oficialistas y opositores, además de acicateada en persona y cuantas veces las circunstancias lo impusieron por el presidente nato del Legislativo, Alvaro García Linera, el proyecto era considerado en dos ámbitos, en el pleno de la ALP y en la misma instancia de consensos.

El pleno de la ALP, que desde el miércoles considera a salto de mata la norma, en su estación de detalle, trata los artículos que no tienen observaciones, 90 hasta el moento.

Mientras que la mesa de concertación negocia a marchas forzadas la convención de 18 artículos considerados conflictivos.

En la mesa de concertación también ha participado García Linera, a petición de la oposición, en específico del jefe de la bancada opositora Germán Antelo, “para que pueda dar soluciones políticas, antes que dar soluciones técnicas”.

En esta instancia intervienen además los titulares de las comisiones de Autonomías del Senado y Diputados, y representantes de las bancadas de oposición y oficialismo.

Los 18 puntos observados son los mismos que la oposición señaló en la carta dirigida el jueves al presidente Evo Morales.

Por acuerdo de partes, los disensos serán tratados, luego que se aprueben los artículos que no han sido observados.

La oposición aclaró que son “fundamentalmente tres” los temas que mediatizan los “18 artículos en disenso”, aspecto corroborado por el oficialismo.

El primero guarda relación con los estatutos autonómicos, que las prefecturas de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija mandaron a aprobar en sendos referendos celebrados al margen de la Constitución vigente hasta enero de 2009.

La carta política en actual vigor homologa las autonomías regionales, indígenas y municipales, mas prescribe que proyectos autonomistas precedentes deben adecuarse a su estructura normativa.

El segundo tema en conflicto se ha radicado en el pacto fiscal, postulado por el gobernador opositor de Santa Cruz, Rubén Costas y rechazado por el oficialismo.

Y, el tercero, refiere la suspensión de autoridades electas, esquema en el que el gobernador opositor de Tarija, Mario Cossio, hace fuerza, según fuentes legislativas que requirieron el anonimato.

Se trata de una prescripción que impone la suspensión de cualquier autoridad electa que no sean el Presidente y el Vicepresidente, que sea formalizada por una causa penal.

También el relevo de quienes, en su calidad de autoridades regionales y municipales electas, sean encontrados culpables y sentenciados por autoridades judiciales competentes. Se desconoce cuál es el avance de las negociaciones dado el carácter reservado en el que delibera la mentada mesa de concertación.

Sus integrantes aclararon que hay un compromiso para mantener discreción y no revelar lo tratado hasta el final de la negociación.

La sesión que terminó de canalizar hacia las 21h00 locales fue precedida de varios incidentes generados por la oposición.

“Se ve que tienen mucha susceptibilidad de no ser atendidos en sus planteamientos. La oposición también tiene la susceptibilidad de que lo único que pretende es dilatar la aprobación de la LMA. Una vez más mostramos que nuestra voluntad de atenderlos es muy grande, deseamos que tengan sus aportes para enriquecer esta ley. Por ello aceptó estar en la mesa de concertación los temas específicos planteados”, dijo García Linera.

Pasado el mediodía y cuando la la ALP intentaba abocarse al tratamiento del proyecto, la oposición pidió un cuarto intermedio en la aprobación de LMA, mientras se tranzaba la consideración de los disensos.