Washington y Londres (PL y Bolpress).- El telescopio espacial europeo Plank captó una imagen completa del cosmos con todas sus galaxias y estrellas y en solo seis meses ensambló todo el mapa del Universo conocido. El telescopio Swift registró la explosión de rayos gamma más violenta hasta la fecha; los telescopios VLT y Chandra fotografiaron un micro cuásar el doble de grande y decenas de veces más poderoso que otros conocidos, y el Hubble captó un exoplaneta con una temperatura superior a los mil grados celcius.

El telescopio Plank es una de las principales misiones de la Agencia Espacial Europea. Fue lanzado en mayo de 2009 y se ubica en una posición de observación a más de un millón de kilómetros de la Tierra.

Con el objetivo de encontrar las luces más antiguas que datan de 380 mil años después del Big Bang, el Plank busca la radiación de fondo de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), una emisión electromagnética que cubre todo el universo. La CMB constituye la primera luz que pudo salir hacia el espacio tras el Big Bang, instante en el que el Universo se enfrió lo suficiente para permitir la formación de átomos de hidrógeno, explicaron los científicos del Plank.

En la primera muestra del Plank se observa la estructura de nuestra galaxia en gas y polvo, lo cual nos dice mucho sobre lo que está ocurriendo en los alrededores del Sol, señaló Andrew Jaffe, miembro del equipo investigativo. La línea brillante horizontal que atraviesa a lo largo de la imagen es el disco principal de la galaxia, el mismo plano donde el Sol y la Tierra residen, explicó.

Allí también es donde la mayoría de las estrellas en la Vía Láctea se forman hoy, pero debido a que esta imagen sólo registra la luz en longitudes de onda muy largas (microondas en el infrarrojo lejano), lo que vemos en realidad no son estrellas, puntualizó.

Registran gran explosión de rayos gamma y un agujero negro que expide gas caliente

El telescopio espacial Swift captó la más violenta explosión de rayos gamma registrada por científicos hasta la fecha. El estallido denominado GRB 100621 es la fuente más brillante nunca vista en estas longitudes de onda a distancias cosmológicas, explicó David Burrows, director científico del telescopio de rayos X Swift.

El equipo diseñado para el estudio de violentos fenómenos cósmicos, captó un rango elevado de energía después de atravesar unos cinco mil millones de años luz. Para Phil Evans, el estallido fue tan brillante que en sus primeros momentos colapsó todo nuestro sistema de análisis de datos. Muchos fotones bombardearon el detector a cada segundo, era imposible contarlos de manera rápida, detalló.

Aunque con el fenómeno el telescopio se apagó de manera momentánea, los especialistas pudieron calcular la presencia de 143 mil fotones de rayos X por segundo, o sea, 140 veces más intenso que la fuente de rayos X más potente conocida hasta ahora. La intensidad de estos rayos X ha sido inesperada y no tiene precedentes, señaló Neil Gehrels, investigador principal del Swift en el centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA.

El hecho ocurrió el 21 de junio, pero Evans y Gehrels tardaron varios días para descifrar lo sucedido y aún tratan de reinterpretar los cálculos y los datos sobre su naturaleza y la inusitada violencia detectada en esta explosión.

Los estallidos de rayos gamma son considerados uno de los misterios de la cosmología; sin embargo, éste ocurrió por la explosión de una estrella supermasiva, el colapso mortal de un gigante estelar incapaz de resistir su propio peso y en el momento de convertirse en un agujero negro, dijeron los científicos.

Por otro lado, investigadores de la NASA fotografiaron una enorme burbuja de gas caliente saliendo de un agujero negro que tiene mil años luz de extensión, con la ayuda del El Telescopio Muy Grande (VLT, en sus siglas en inglés) del Observatorio Europeo Austral (ESO) y el Telescopio de rayos X Chandra.

Aunque este agujero negro tiene pocas masas solares y en comparación con otros cuásares y radio galaxias es muy pequeño, resulta asombrosa la cantidad de energía que inyecta en la burbuja, indicó Manfred Pakull, autor principal de la investigación.

El objeto conocido también como micro cuásar es el doble de grande y decenas de veces más poderoso que otros de su tipo conocidos, describieron los investigadores en un artículo publicado por la revista Nature.

“La longitud de estos chorros en NGC 7793 es increíble, comparado con el tamaño del agujero negro del cual provienen. Si el agujero negro se hubiese reducido al tamaño de una pelota de fútbol, cada chorro se extendería desde la Tierra hasta más allá de la órbita de Plutón”, indicó Robert Soria, uno de los autores del estudio.

Cuando los agujeros negros absorben materia sueltan una enorme cantidad de energía y se pensaba que esta era liberada en forma de radiación, principalmente rayos X. No obstante, nuevas investigaciones revelan que estos pueden liberar energía en forma de chorros de partículas de alta velocidad. Los resultados del trabajo contribuirán a comprender las semejanzas entre los agujeros negros pequeños, formados por explosiones de estrellas, y los supermasivos.

Descubren nuevo exoplaneta

Los astrónomos han detectado más de 460 exoplanetas en las últimas dos décadas. Hace poco, el telescopio espacial Hubble captó un exoplaneta ubicado a unos 153 años luz de la Tierra, con una temperatura superior a los mil grados celcius y un recorrido sobre su órbita de solo tres días y medio.

El exoplaneta denominado HD 209458b registra una trayectoria sobre su órbita que es todo un récord en comparación a la de Mercurio, el planeta de nuestro Sistema Solar más veloz que da la vuelta alrededor del sol en 88 días, señalan los científicos.

Tiene una atmósfera que se evapora, escapa hacia el espacio y por efecto de los vientos estelares forma una especie de cola similar a la de un cometa, describieron especialistas de la NASA en un artículo publicado en revista Astrophysical Journal.

El llamado planeta cometa se encuentra muy cerca de su estrella, hasta cien veces más cerca que Júpiter del Sol, lo que provoca esas altas temperaturas. En estas condiciones, su atmósfera se recalienta como un horno gigante y parece intentar escapar junto sus contenidos de materiales de desechos, detallan los especialistas del Hubble.

Las observaciones realizadas con el espectógrafo de Orígenes Cósmicos explican cómo los vientos calientes de la estrella barren los desechos más pesados de carbono y silicio, causa de la cola de este planeta, como si se tratara de un cometa gigantesco.

Nuevos datos sobre el Sistema Solar

Científicos del Instituto Carnegie para la Ciencia revelaron que la humedad presente en la Luna pudiera ser más alta de la estimada hasta ahora, tras analizar la apatita, un mineral de las rocas de ese satélite natural hallado por las misiones espaciales Apollo en las décadas del 60 y 70 del siglo anterior.

Los científicos encontraron en el mineral por lo menos 100 veces más agua de la que se creía anteriormente. Si tomamos toda el agua contenida en las rocas lunares y la derramamos en la superficie, formaría una capa de un metro de profundidad que cubriría toda la Luna, explicó Francis McCubbin, quien encabeza el equipo investigativo. Podría ser algo así como 2,5 veces el volumen de los Grandes Lagos de América del Norte, comparó en un artículo publicado en la revista Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.

En sus análisis de los grupos hidroxilos (OH), compuestos por un átomo de hidrógeno y otro de oxígeno, comprobaron que la apatita tiene más capacidad de retener agua que el cristal volcánico. A juicio de los científicos del Instituto Carnegie, estos son importantes resultados para estudios futuros.

Por otro lado, un estudio divulgado en la revista Astrophysical Journal Letters confirmó que un objeto de grandes dimensiones impactó en Júpiter en julio de 2009 y dejó una cicatriz bien visible cerca de la región polar del planeta más grande del sistema solar. El choque de algo que pudo ser un asteroide o un cometa se produjo en el lado oscuro del astro, a una gran altitud, por lo que no pudo ser observado directamente.

El impacto desató una nube muy negra que alcanzó un tamaño de unos cinco mil kilómetros. La trayectoria fue opuesta a la que siguieron los fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9, que impactó con Júpiter en el mismo mes, pero de 1994.

Los especialistas españoles y estadounidenses autores del trabajo explicaron que la caída de objetos celestes de gran tamaño en Júpiter es más frecuente de lo pensado. Si algo similar ocurriera en la Tierra, las consecuencias serían catastróficas.

En tanto, la NASA informó en su sitio web que el próximo robot explorador que enviará a Marte, denominado Curiosity, se encuentra dotado de llantas con un nuevo sistema de suspensión capaz de salvar los escollos de la geografía marciana, que impedirá que se atasque en una capa de arena como ocurrió al vehículo Spirit en abril de 2009, sin que hasta ahora haya podido salir del atolladero.

Curiosity examinará una región de Marte con posibles entornos habitables, aunque su misión no es hallar rastros de vida. El robot geólogo analizará las rocas, el suelo y la atmósfera del planeta rojo para lo cual se encuentra dotado de herramientas como un láser para destruir fragmentos de rocas que le puedan obstaculizar, así como un equipo con la posibilidad de detectar compuestos orgánicos.

El estudio geológico de Marte comenzó en 1997 con el robot Sojourner de la misión Pathfinder en la cual se pudieron apreciar las primeras imágenes del planeta. Los robots geólogos Spirit y Opportunity exploran suelo marciano desde 2004 y confirmaron que el planeta rojo tuvo un pasado húmedo. Curiosity partirá hacia Marte entre el 25 de noviembre y el 18 de diciembre del 2011.