El gobierno ordenó suspender de sus funciones al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de El Alto (FELCC) Israel Vega y a otros seis efectivos policiales involucrados en la muerte del presunto delincuente David Olorio en celdas policiales. Olorio habría sido parte de la banda que asaltó la oficina de Vías Bolivia en la autopista La Paz – El Alto y asesinó al suboficial Leonardo Condori de de 56 años el domingo pasado.

Olorio de 41 años fue aprehendido en el barrio paceño de Vino Tinto el martes 6 de julio y el miércoles en la madrugada perdió la vida súbitamente víctima de un ataque cardíaco, luego de ser interrogado por efectivos de inteligencia de la FELCC de El Alto.

El ministro de Gobierno Sacha Llorenti instruyó al comandante General de la Policía general Oscar Nina que suspenda e investigue a los uniformados involucrados en el caso, ya que existen “evidencias” que revelan que Olorio no fue víctima de muerte “súbita”.

El cuerpo presenta laceraciones, equimosis, golpes y lesiones de distinta índole, indica la primera autopsia. Según Llorenti, ese informe señala que Olorio habría muerto asfixiado, “probablemente por bronco aspiración del sangrado encontrado en vías respiratorias”.

“Instruí al Comandante de la Policía que haga la correspondiente tramitación para la suspensión de sus labores al coronel Israel Vega de la FELCC de El Alto; capitán Marco Antonio Aseñas Cusi, jefe de Inteligencia de la FELCC; teniente Ronald Saravia, teniente Cristian Vargas, teniente Omar Antezana, sargento Juan de la Cruz, y al cabo Luis Aquino, para que sean puestos a disposición del Ministerio Publico”, informó Llorenti el sábado en una conferencia de prensa. (ABI)

El Ministerio de Gobierno conformó una comisión con el Ministerio de Justicia para investigar el sospechoso deceso. Además, el ministro de Gobierno solicitará al Comandante de la Policía que designe a los mejores investigadores del país para esclarecer la muerte del suboficial Leonardo Condori en el atraco a la caseta de Vías Bolivia.

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) solicitó el viernes al comandante de la Policía Oscar Nina un informe detallado sobre la extraña muerte “súbita” del presunto delincuente. La presidenta de APDHB Yolanda Herrera comentó que “todos los indicios muestran que su muerte habría sido un asesinato” y recordó que no es la primera vez que Derechos Humanos recibe denuncias de maltratos en celdas policiales.