Montevideo, Port Elizabeth, Pretoria (PL).- La selección de Alemania retuvo el bronce conseguido cuatro años atrás en sus predios, al vencer hoy 3-2 a Uruguay en el mundial de fútbol Sudáfrica 2010. La Celeste firmó con letras doradas el cuarto peldaño, en un sorpresivo regreso a los planos estelares de antaño y que salvó la honrilla de Latinoamérica. Los uruguayos aplaudieron y celebraron la actuación de su equipo en el Mundial Suráfrica 2010, que ya es uno de los cuatro grandes, algo que no ocurría desde 1970, en la Copa de México.

Alemania conquistó hoy la tercera plaza del Mundial de Suráfrica al derrotar 3-2 a la selección uruguaya en cerrado partido disputado en el estadio Nelson Mandela de esta ciudad. Con goles de Thomas Muller (19 min.), Marcell Jansen (56) y Sami Khedira (82), los teutones regresaron a casa con un estimulante tercer puesto, peleado de principio a fin ante un adversario que hasta el último minuto dio señales de vida.

Hace cuatro años la escuadra alemana acogió con gran regocijo el tercer lugar ganado frente a Portugal, luego de ceder en semifinales ante Italia al recibir dos goles en el epílogo del tiempo extra. El tercer peldaño deberían significar una alegría parecida a la de 2006, pero las caras de sus jugadores y su DT, Joachim Low, después de perder en semifinales con España, no transmitieron esa idea.

La selección uruguaya al mando de Oscar “Washington” Tabárez enfrentó a Alemania con un plantel de 11 titulares donde destacaron Diego Lugano, Diego Forlán y Luis Suárez. Sorprendió la designación de Jorge Fucile en la banda derecha del lateral mientras su lugar habitual lo ocupará Martín Cáceres, quien se desempeñó ante el equipo de Holanda. El once charrúa abrió con Fernando Muslera bajo los tres palos en tanto Cáceres, Lugano (capitán), Diego Godín y Fucile lo hicieron en la zaga. Como mediocampistas estarán Egidio Arévalo Ríos, Diego Pérez y Maximiliano Pereira y la delantera la integrarán Edinson Cavani, Suárez y Forlán.

Los pupilos de Joachim Low tomaron la iniciativa en los primeros minutos del partido al manejar el balón con comodidad. Un disparo de Muller que anidó en la red del guardameta uruguayo Fernando Muslera, fue anulado por fuera de lugar; los germánicos enviaron su primer aviso.

Con una salida rápida los alemanes mantuvieron sus líneas muy adelantadas y crearon dificultades en el área rival; la defensa adversaria defendió bien algunas buenas oportunidades teutonas.

En el minuto 8, Forlán buscó el palo del portero alemán Hans Jorg Butt y el balón salió cerca de la escuadra de la meta para perder la primera gran ocasión de su plantel. Pero tres minutos más tarde, el defensa Ami Friedrich “cabeceó” un tiro de esquina pasado que se estrelló en el marcó de arriba de la puerta de Muslera. La presión alemana comenzó a cobrar sus frutos.

Un “tirazo” de Bastian Schweinsteiger (min.19) desde más de 30 metros, no fue recepcionado bien por el cancerbero uruguayo, ocasión que aprovecho Muller con un remate letal para marcar su quinto gol del certamen y el primero del desafío.

Sin embargo, los charrúas no descansaron y lejos de amilanarse, Forlán, Luis Suárez, Cavani y Maxi Pereira, convertidos en punta de lanza, amenazaron con fecundidad el área de peligro de los teutones. En una jugada personal en la salida del balón de la medular, Diego Pérez aventajó a Schweinsteiger y cedió el Jabulani a Suárez, que esperó la llegada de Cavani para cobrar el gol del empate en el minuto 29.

Tras la igualdad, los suramericanos marcaron el ritmo del encuentro. Los germánicos al parecer no encontraron el regreso al partido pese a que Sami Khedira, Müller y Mesut Ã-zil se asociaron en la zona de tres cuartos.

El mismo Ozil (min.37) en gran jugada quebró al defensa sin tocar el balón y luego cedió Cacau que cayó ante el defensa Diego Lugano, para perder una buena ocasión de poner delante a su equipo. En los minutos finales del primer tiempo, Suárez desperdició un balón que parecía sencillo para poner el marcador 2-1, y una falta cobrada por Schweinsteiger en zona de peligro, tocó la barrera y salió por fuera.

Tras el regreso de los vestidores, los alumnos del DT urugayo Oscar Tabárez no pudieron ante la velocidad del meta aleman Butt que atajó dos buenos balones suramericanos en el minuto 49. Pero el genio de Forlán apareció nuevamente sobre el área alemana para rematar con una volea letal un centro de Egidio Arévalo (min.51) y adelantar a su equipo 2-1.

Otro error del portero Muslera en una salida para atrapar un centro del defensa Jerome Boateng dejó su plaza libre a merced de Marcell Jansen que puso el 2-2 en el tanteador (min.57).

Uruguay tuvo problemas para elaborar tras el empate y Alemania impuso su juego al filo de minuto 60. El primer cambio teutón llegó a los 70, entró Kiessling y se retiró Cacau; por los uruguayos: Diego Pérez por Walter Gargano.

Tras varias jugadas de mucho impacto en la zona de peligro de ambos equipos, nuevamente Low realizó otro cambio: Kroos por Jansen, un refuezo para el mediocampo.

Un saque de esquina alemán que Lugano no pudo despejar resultó rematado de cabeza por Kedhira por encima de Muslera (min.82) puso el 3-2 favorable a los europeos.

A estas alturas del partido la diferencia comenzó a pesar sobre los uruguayos, pero en el minuto 92, el último, Forlán cobró una falta a balón parado y la pelota se estrelló con potencia sobre el palo de arriba del marco de Butt.

El choque fue emotivo hasta el minuto final cuando el estelar Diego Forlán estrelló un tiro libre en el travesaño, que hubiera significado el empate a tres, pero se convirtió en la última jugada del encuentro.

“Fue una lástima. Cuando rematé, la vi un poquito alta, pero cuando pega en el travesaño uno piensa que la pelota puede bajar, propiciar un rebote o directamente entrar. Ya está, no hay que lamentarse”, comentó Forlán.

“Cometimos un par de errores que hoy en día los pagas caro. Nos vamos bien, haciendo buenos partidos, a pesar de haber perdido los dos últimos. Uruguay ha hecho grandes partidos ante grandes rivales”, señaló el estelar delantero.

Así terminó la aventura de la “Celeste” en este Mundial surafricano que reservó la tercera plaza a un equipo alemán que dará mucho de qué hablar en el futuro más inmediato.

Las repercusiones

Diego Forlán con su quinto tanto del certamen empató con Muller, el español David Villa y el holandés Wesley Sneijder, en la cima de los más goleadores. Forlán fue nominado entre los mejores jugadores de la lid; “yo creo que la nominación estuvo bastante acorde con lo que es Diego como referente de esta selección. No sólo hay que ser buen profesional y jugar bien al fútbol. Los elegidos dicen presentes en los momentos que hay que decir presente y el lo hizo”, apuntó el técnico uruguayo Tabárez. También se mostró sorprendido con una encuesta de la revista Don Balón, que lo coloca como el DT con más mérito del Mundial.

“Con el honor intacto”, “Arriba la celeste”, “Uruguay regresa a casa luego de un mundial monumental” y “Uruguay con la frente en alto”, fueron algunos de los títulos colgados en los medios digitales locales. La abundante hinchada agradeció el desempeño de la escuadra “charrúa” y celebró el cuarto lugar en emblemáticos sitios de esta capital como la Plaza Independencia, la rambla (malecón) y la Avenida 18 de Julio.

Ahora cuando ya el Mundial es historia para Uruguay, sus pobladores preparan para el próximo lunes un gran recibimiento al conjunto, que tendrá su ceremonia central en las escalinatas del Palacio Legislativo.

El Consejo de Educación Secundaria resolvió suspender las clases de ese día en los liceos de Montevideo y del vecino departamemnto de Canelones, para permitir a los alumnos concurrir al recibimiento del equipo.