El ministro de Hidrocarburos y Energía Luis Vincenti suscribió en Buenos Aires un acuerdo de venta de 300 mil metros cúbicos diarios de gas a Uruguay, y en Bolivia el presidente de YPFB Corporación Carlos Villegas dio luz verde a los estudios de construcción de la Planta de Extracción de Licuables del Gran Chaco en Tarija.

Los ministros de Industria, Energía y Minería de Uruguay Roberto Kreimerman; de Planificación, Inversión Pública y Servicios de Argentina Julio De Vido, y de Hidrocarburos y Energía de Bolivia Luis Vincenti, reunidos en Buenos Aires, suscribieron hoy un acuerdo de integración energética e intercambio de electricidad y gas.

Bolivia venderá a Uruguay 300 mil metros cúbicos diarios de gas que se transportarán por gasoductos argentinos. De acuerdo con la disponibilidad y necesidades uruguayas, se podrá aumentar el suministro para la generación de electricidad en Uruguay y Argentina.

En Bolivia, Carlos Villegas y los representantes de Hytech – Bolpegas, Carlos Carrillo y Miguel Wegne, suscribieron el contrato de adjudicación de los estudios de actualización y ampliación, ingeniería conceptual, y desarrollo de ingeniería básica de la Planta de Extracción de Licuables del Gran Chaco en Tarija, con un precio medio de 34.925.800 bolivianos.

La planta de extracción y separación de licuables procesará un caudal máximo de 714 millones de pies cúbicos por día y producirá 1.250 TM/día de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y 2.142 BB/día de gasolina natural. Hytech – Bolpegas debe concluir el estudio el 31 de noviembre, informó el gerente nacional de Plantas de Separación de Líquidos de YPFB Corporación Gerson Rojas.

Por otro lado, el editor de HidrocarburosBolivia.com Bernardo Prado informó que hace un par de días el ministro Vincenti declaró a Reporte Energía que ejecutivos de la termoeléctrica de la multinacional AESubicada en Uruguaiana en Brasil quieren conformar una sociedad con el Estado boliviano para asegurarse la provisión de 2,5 MMmcd de gas natural diarios y de esta forma reactivar su planta, que tuvo que suspender operaciones en mayo de 2008 por falta de gas natural.